viernes, 23 de agosto de 2013

ETAPA 1: Cáceres-Casas del Monte. Camino de Santiago: Vía de la Plata + Camino Francés.

En octubre de 2012 empezamos a dar los primeros pasos de esta aventura, en una de las primeras clases de la Escuela de Ciclismo Cáceres Bike con los mayores de la Escuela, se me ocurría que para finalizar el curso, si todo iba bien y podían, en verano podríamos hacer el Camino de Santiago, bien saliendo desde Roncesvalles o saliendo desde Cáceres. La condición, que los resultados académicos en junio fueran merecedores de realizar esta experiencia.

Después de valorar las opciones, la Vía de la Plata era el recorrido elegido. Viajar a Roncesvalles era demasiado engorroso y nos saldría bastante más caro.La fecha sería para finales de julio y en principio iríamos cuatro: Óscar, Pablo y Dani. Según se acercaba la fecha, a Dani le surgían otras citas importantes y retrasábamos la fecha hasta el 5 de agosto, más tiempo para preparar todo.

Arrancamos. 766km por delante.


Finalmente, el 5 de agosto, a las 7.30 de la mañana, con los primeros rayos de sol, Pablo, Dani y yo, arrancábamos rumbo a Santiago de Compostela (A Coruña) desde la sede de la Escuela de Ciclismo Cáceres Bike. Lamentablemente, Óscar no podía venir con nosotros, una auténtica pena tanto para él como para la comitiva. Después de haber pensado durante todo el año que podríamos ir los cuatro.

Casar de Cáceres


Los primeros kilómetros hasta el Casar de Cáceres se hacían de manera extraña, adaptándonos a las distintas sensaciones que provocan las alforjas, los distintos comportamientos de la bicicleta que da la sensación que se va a caer para uno de los lados en cualquier momento, el considerable peso, la inercia en las bajadas y llanos, cuidado en los baches,... Con la ilusión del primer día, los primeros kilómetros pasaban casi sin darnos cuenta. En un momento estábamos ya en el Casar, un poco más y pasábamos por los miliarios del camino de las barcas y otro poco más y.... primer incidente. No llevábamos ni 20km cuando a Pablo se le rompía una de las alforjas, mucha guerra nos darían las alforjas durante el camino.

Un camino por delante.


Después de atarla varias veces hasta quedarla sujeta, salíamos a la carretera N630 para cruzar los puentes del Almonte y del Tajo. Subiendo al cruce de Hinojal, nos encontrábamos con Daniel (Cadete de Cañaveral que corre con Trujillo) que estaba entrenando por la carretera. Le animamos a que se venga con nosotros y se da la vuelta para acompañarnos. Ya que se viene con nosotros, en vez de subir a Cañaveral por el camino, subimos con él al puerto de Los Castaños, ahí ya las alforjas comenzaban a tirar de verdad para atrás. Subimos tranquilos, pasamos Cañaveral y al empezar la parte final del puerto se nos unía Santi (Pelín), que acababa de salir de trabajar y había salido a dar una vuelta. Grata compañía hasta el alto, donde ellos se desviarían para subir a El Palancar y nosotros seguiríamos nuestro camino hacia Galisteo.

Miliarios del Camino de las Barcas.


A Galisteo llegábamos con 1 hora de adelanto, a pesar de el incidente, el haber subido el puerto por la carretera nos había dado un tiempo extra. En Galisteo, primera parada para comer algo y descansar, sentados en la muralla, con las vistas puestas al norte, por donde continuaba nuestro camino, que hasta Carcaboso discurre por una carretera estrecha que nos permitiría seguir acumulando adelanto.

Galisteo.


En Carcaboso, nueva parada para coger agua, refrescarnos y en marcha. A partir de ahí volvíamos a coger caminos y sendas, algunas recordadas por las maratones de Carcaboso y por las rutas del curso de Guía, buenos recuerdos en esta zona... hasta ese día. Era la 1 de la tarde, estábamos a poco más de 30km de Aldeanueva del Camino (fin de la primera etapa), cuando la alforja de Pablo volvía a ceder y perdíamos casi una hora en poderla colocar de modo que no se moviera, cayera, se metiera en los radios,...

Sendero de la Plata.


En esa hora, avanzamos 5-10km como mucho, el sol ya calentantaba de verdad, nos quedaban unos 20-25km y no teníamos nada de agua. Decido tomar carretera para ir a Oliva de Plasencia a por agua y luego volver a Caparra, pero recuerdo un camino de una de las maratones que iba hasta Caparra y nos metemos por él, lamentablemente no era ese camino, si no otro a penas 1-2km más allá, aunque aún no lo sabía. Mejor dar la vuelta e ir sobre seguro, volvemos a la Vía de la Plata y tiramos hacia Caparra donde pensamos parar, coger agua, refrescarnos, comer algo y descansar para los últimos 20km.

Carcaboso.


Llegamos a Caparra y.... CERRADO. El Centro de Interpretación cierra los lunes, se nos complica aún más todo. Sin agua, con mucho calor y con Dani y Pablo ya cansados, prefiero no seguir por el camino hacia Aldeanueva, algo menos de 17km, y tomamos carretera hacia Villar de Plasencia, que es terreno favorable y en 6km tenemos un sitio donde poder comer, beber y descansar. Daremos un rodeo, pero merece la pena.

Arco de Caparra.

Es poco terreno, es sencillo, pero a Dani se le hace eterno, tenemos que parar en una sombra a descansar un poco. Les animo a seguir, no quedan ni 2km para llegar a Villar de Plasencia, finalmente se suben a la bicicleta y salimos a la N630 donde por fin podemos coger agua y comer en una gasolinera, momento malo superado, las botellas de agua y los bocadillos entran solos, sentados tranquilamente, tomos aire durante cerca de dos horas y retomamos el camino ya repuestos para hacer el tramo final del día, no sin antes encontrarnos con otros dos bicigrinos que venían de Valdesalor, aunque todo por carretera.

Casas del Monte, que gustazo.


Porfi (Antolín) nos había dicho en facebook que el albergue de Aldeanueva no estaba muy bien, además Victor Holgado nos había dicho que el albergue de Casas del Monte estaba muy bien, así, aunque teníamos que desviarnos del camino y subir cuatro duros kilómetros hasta la piscina natural, nos íbamos hasta Casas del Monte donde nos esperaba el agua fresquita de su piscina. Fin de la primera etapa. 147,4km en 7h27m desde mi casa hasta que aparcamos la bicicleta, buena templita para empezar, para estar orgulloso de los chicos.


No hay comentarios: