miércoles, 5 de junio de 2013

Ruta por las Villuercas. Guadalupe 2013

Tras la senda de los rutones. Esta temporada, entre el mal tiempo, las carreras y otros menesteres, las grandes rutas de carretera se han ido retrasando y han tardado en arrancar, sin embargo desde que comenzamos con la Ruta de las Hurdes, parece que hemos cogido inercia y no cuesta ponernos de acuerdo para juntarnos un buen grupo de amigos para ir a disfrutar de la bicicleta de carretera como más nos gusta, entre puertos y buenos compañeros. En esta ocasión, una grupeta de 10: Víctor, José Félix, José Julían, Pachío, Jesús, Carlos y yo, que repetíamos de La Pesga, y  Santi, Manolo y Nando que se animaban para esta.

Croquis de la ruta.


El domingo pasado nos tocó desplazarnos hasta Guadalupe para una preciosa y divertida ruta por Las Villuercas con un buen número de subidas: 1850m de desnivel acumulado en 113 kilómetros. Como en la anterior ruta, Carlos fue el encargado de diseñar el recorrido y nuevamente agradecemos el espectacular trazado que nos preparó. Como subidas principales, Puerto de San Vicente y los puertos de Arrebatacapas y el Hospital del Obispo. Además de un par de subidas más cortas, una al inicio y otra al final de ruta. Que bonita es Extremadura, un paraíso ciclista que no sabemos valorar como merece. Para nosotros, desde Cáceres, a menos de una hora de coche podemos hacer rutones en el Este (Rutas Hispano-Lusas desde Valencia de Alcántara, La Codosera,...), por el Sur (Sierra de Montánchez), en el Oeste (Ibores/Villuercas), además de cualquier variante o combinación que queramos tomar al Norte (Gata, Las Hurdes, Valle de Ambroz, Jerte o La Vera). No tendremos puertos a nuestra mano, pero estamos rodeados de un terreno fantástico.

Perfil de los que gustan.


A lo que estábamos. Camping de Guadalupe, poco más de las 9.30 de la mañana, con algo de retraso dábamos inicio a otra gran jornada de ciclismo entre amigos, que como siempre digo, "con amigos, el ciclismo es más". Descendemos a la rotonda para tomar la carretera de Alía y en nuestras primeras pedaladas nos sorprende una fuerte "nevada" proveniente de los chopos, grandes copos de semillas que con los rayos de sol que se filtraban entre las ramas de la arboleda, daba una imagen espectacular para iniciar la ruta.

Los primeros 2-3 kilómetros, hablando, rodando tranquilos, acercándonos al primer punto caliente del día, una pequeña subida de unos 4km al 3-4% de media que iba perdiendo intensidad según avanzaba. Al ver el inicio de la subida, nos empezamos a acordar de Enrique, que seguro nos hubiera arrancado ya como en La Pesga... José Félix no nos deja entrar más en calor y en la rampa inicial al 8-9%, para arriba que arranca "La madre que lo..." es lo primero que se escucha en la grupeta. A mi me pilló en cabeza, había ido tirando con Manolo, pero al empezar a subir se había apartado. A regañadientes, voy aumentando el ritmo y llego hasta Félix, siento que detrás hay más gente, me quedo a rueda y pienso que vamos todos juntos de nuevo. Los 2 primeros kilómetros son bastante durillos y el "Corchuo" nos aprieta bien pese al viento de cara, le paso al relevo y acelero el ritmo por "tocar un poco la moral", ya que de inicio tampoco iba muy sobrado. Pasamos una curva y veo que se acaba la subida, acelero un poquito más pero enseguida nos quedamos ya sin subida y levanto el pie, ahí me doy cuenta que nos habíamos ido nada más Félix, Víctor y yo. Nos dejamos caer despacito hasta Alía, primer round finalizado.

La grupeta en Puerto de San Vicente.


Aunque hasta el km24 no empezar el primer puerto, los primeros eran un continuo sube y baja, con mención  especial para la zona previa al puerto, espectacular el paso por la Sierra de Altamira. Bajada rápida e inicio al Puerto de San Vicente. Unos 8km al 5-6% medio y rampas de más del 10% en la parte final. Desde abajo, otra vez Félix volvía a poner ritmo, pasando a cabeza también Manolo y yo un par de veces. El grupo empieza a romperse, comienzan los palos, ritmos altos,... Félix que abre un hueco, lo pillo, arranca Nando, lo pillamos, arranco yo, y me dejan irme unos metros. Quedan los dos últimos kilómetros, los más duros, no voy muy fino, sigo sin encontrarme cómodo en la bici de carretera y siempre voy de menos a más según me voy adaptando, pese a ello, lo intento. Llego a una rampa por encima del 10% y no puedo pedalear fluido, enseguida escucho que vienen como lobos por detrás y empiezo a regularme. El primero en pasarme es Víctor, como un tiro, ni le intento seguir. Después llegan Félix y Nando, me meto a rueda pero tampoco voy bien con ellos, levanto y me pasa Manolo, pienso "que pase también Pachío y recupero atrás del todo", dejo  un hueco pero Pachío no viene, no soy capaz de cerrar el hueco y con el fuerte viento fronto lateral, me suelto. Tomo un respiro antes de acabar la rampa dura y en cuanto acaba me pongo a tirar fuerte de nuevo, ahora somos un reguero. Víctor, Nando dándole caza y algún que otro palo, Félix más atrás, Manolo a 80-100m y yo a 20-30 de este. Poco a poco alcanzo a Manolo y me pongo a tirar para intentar cazar a Félix ya que no queda nada, pero no me da para llegar a él.  Segundo punto caliente.

Coronando Arrebatacapas.


Reunificación, bajada corta y tranquila y a rodar fuerte en los llanos favorables en busca del siguiente puerto. Otra vez jugamos a ciclistas, ataques, contrataques, fugas, aunque todo el mundo está muy atento y no se deja abrir huecos y seguimos rodando juntos, ya más tranquilos hasta el inicio del Arrebatacapas. Como preámbulo al puerto, 2-3km de subida hasta Carrascalejos por un asfalto de los que agarran, pequeña bajadita y los 5-6km del puerto. En el mismo pueblo arranca Nando y tiro a por él, rodamos juntos un rato pero pronto nos alcanza el resto. No rodaríamos mucho tiempo juntos y en un nuevo aceleron, Víctor y Nando se iban por delante. Félix y Manolo por detrás y yo descolgado a 50-60m, otra vez el inicio del puerto me sentaba fatal. Un kilómetro, dos, tocaba sufrir para no perderlos, había que pasar el mal momento para llegar lo más cerca de ellos cuando empezar a ir bien. Con dos kilómetros de puerto empezaba a recortarles con cambios de ritmo hasta que por fin logré engancharlos, como podía ir más fuerte, pasé para adelante y continué subiendo a mi manera. Manolo pasaba de seguirme, pero Félix y yo empezábamos a colaborar y acercarnos a los dos fugados, aunque ellos tampoco iban a tope. En la parte final nos acercamos mucho, pero a 300-400m de coronar me doy cuenta que el puerto se acaba y no vamos a pillar y ya terminamos el puerto tranquilos admirando las vistas hacia los llanos de Toledo. Arrebatacapas superado.

Grandes amigos. Nando y Pachío en Navatrasierra.


Bajada hasta Navatrasierra, parada a coger agua, pinchazo de Víctor, parón largo y a subir el puerto más duro del día el Hospital del Obispo, casi 12km al 4-5% medio y rampas sueltas al 9%. Desde el inicio hasta arriba el puerto es muy bonito, pero con dolor de piernas del parón... Félix otra vez a la carga, en los 2 primeros kilómetros nos mete una marcha cuartelera que nos pone firmes. Nos quedamos en cabeza con él, Santi, Jesús, Víctor y yo. El resto, Carlos había tirado para adelante en la parada para abrir camino y los otros no querían más guerras de momento. En cuando Félix pareció aflojar en una rampa dura, Víctor allá que tira para arriba. Detrás que me voy y me hace sufrir muchísimo durante un par de kilómetros, pero al fin levanta el pie un poco, respiro y paso delante, no quiero que vuelva a pasar a poner ritmo y voy dando cambios de ritmo para subir cómodo, aunque lo escucho apurado no lo suelto y cuando pasa me pone contra las cuerdas. Vuelvo a pasarle y le cambio el ritmo varias veces para ver si al menos afloja al pasar, pero sigue a su ritmo y me vuelve a apretar, a falta de unos 3km para coronar, en una rampa durilla, valoro lo que queda y le digo que prefiero levantar, queda muchísimo aún y como sea igual de duro no llego a ese ritmo. Me saca rápido 15-20 segundos, lo que tardo en respirar y poner mi ritmo. El puerto afloja mucho, ya podía haber esperado 400-500m más, ahora podría seguirle bien, intento engancharle de nuevo, pero lleva un ritmo constante que me es complicado quitarle apenas unos pocos metros y así llegamos hasta el Hospital donde nos estaba esperando Cárlos y ya subimos juntos los tres hablando hasta arriba. Buen calentón. Arriba, después de un rato llegaba Nando, que al final se había animado a tirar y el resto desperdigados.

Cáceres Bike en el Hospital del Obispo.


Desde ahí hasta Guadalupe, poco que reseñar. Bajada del puerto muy divertida. Abajo esperamos a Jesús y José Julián que habían bajado más tranquilo y subida al "Humilladero" de Guadalupe tranquilos, por delante habían tirado 4-5 mientras esperábamos en el cruce y sí que se dieron cera. Por detrás, nada que reseñar. Salvo que a Nando le dió por disputar el GP de Montaña, a plato, "animalito", como anda.  Me había adelantado un poco porque me dolía el pie derecho y quería acabar cuanto antes la subida y... me pasó como un avión.

Jesús, Pachío, José Julián y yo en Guadalupe.


Bajada, cañita y foto en la plaza de Guadalupe y al camping para finalizar otra gran ruta y mejor día de ciclismo. Pura diversión.



2 comentarios:

Alfredo Rodríguez López dijo...

Qué envidia!!

Angel Denche Zamorano dijo...

Os podréis quejar vosotros, si tendréis Segovia y Ávila a 1 hora o así. Y Bejar o Guijuelo tampoco creo que te lo tengáis muy lejos. Todo eso está lleno de puertos.