lunes, 17 de junio de 2013

Madrid Xtrema 2013. "El Doblete".

No podría decir si escribo mejor cuando lo hago habiendo dejado un margen de tiempo para ordenar las ideas, o cuando escribo a las pocas horas de acabar una carrera con la sensación de cansancio y esfuerzo aún en el cuerpo. Tampoco sabría en cuál de las dos opciones situar esta entrada. Es cierto que ya han pasado más de 30 horas que cruzara la línea de meta en Colmenar de Oreja (Madrid), pero tengo un agotamiento encima que bien podría ser el de 3 horas después.

Pues sí, por segundo año consecutivo, volvimos, Pachío y yo, a la Madrid Xtrema. Aunque esta vez no como pareja, separación amistosa mediante, si no como compañeros y rivales. Cómo sería lo que contamos de la Madrid Xtrema 2012 que para esta temporada "engañamos" a otros dos más para acudir al "Infierno". Dos parejas de "Pelines", a los que hay sumar a otros dos que se engañaron ellos solos, Manuel Posse que engancho a José Félix a echar el hígado por Madrid con la "esparraguera" que tantos disgusto el da. Así, Pachío con Nando por un lado y Ángel Macías y yo por otro íbamos a Colmenar de Oreja a intentar igualar o mejorar el tercer puesto del año pasado, y a ser posible que nos quitáramos la espina de los problemas con la gente que recortó, clasificaciones y más líos que ni hubo podio de parejas ni nada.

Ajetreado fin de semana para mi, mucho jaleo hasta minutos antes de salir de casa hacia la tienda de Pelín, donde habíamos quedado. Había dejado la noche antes el casco, las zapatillas, guantes y ropa en la mochila, por asegurarme lo básico. Hasta las 15.20 no podía poner a preparar el resto, comiendo como un pavo mientras preparaba la bolsa para el desayuno, geles, bomba,... todo lo que se me podía ocurrir que pudiera necesitar. En 10 minutos todo listo y saliendo de casa con la mente en que se me olvidaba algo. En un último repaso mental me acuerdo que tengo el Garmin descargado y no he cogido la cinta del pulso, entro un momento y ya sí, al coche. -"Me sigue faltando algo"-.

Impresionante la carrera que se marcó. Ángel Macías


Largo viaje hasta el hotel en Ocaña a dejar las cosas, antes de abrir la mochila ya me acuerdo que no he echado toalla para después de la carrera, pero... -"Mierda, me acorde, no me he traído las lentillas"-. Que mazazo, se lo digo a Ángel y ni se lo cree, para matarme. Me lo había dicho un par de veces durante la semana, que no se me olvidaran las lentillas, pues... Pienso, -"Adiós carrera"- o incluso algo peor, -"Que no me haga daño cuando me caiga, porque caerme..". Un extra track, desolado, hasta Colmenar para recoger dorsales y juntarnos un rato con José Félix y Manuel, encontrarnos por allí, un año más, a Fiden (Montehermoso) y Antonio Cordobés (Almendralejo), además de algunos Xálima: Franki, Trapote,... Buena representación extremeña. Vuelta a Ocaña, cena bastante tarde "obligando" a Pachío a meterse en un chino y para la cama cerca de las 12 de la noche, a las 6.30 sonaría el despertador y había que dar todavía unas pocas de vueltas en la cama hasta dormirse.

No es su terreno, pero lo dio todo.


Puntuales, a las 6.30 estábamos arriba, preparar cosas, desayunar y... despertar a los otros dos que seguían dormidos. A la carrera, montar bicicletas en la baca y rumbo a Colmenar con la hora en el culo, tanto que eran las 8.15 y aún no nos habíamos bajado del coche. Con la misma presión que los mecánicos de la Fórmula 1, montar ruedas, enderezar manillar, engrasar cadenas, colocar dorsales, chip,... Que nervios. 8.25 y a toda leche hacia la salida, menos mal que está cerca. Llegamos a la zona de salida y ya está todo el mundo colocado, cerca de mil ciclistas, en un par de calles estrechas... Ni veíamos la mitad del pelotón. Echándole un poco de cara comienzo a pasar para adelante entre los pocos huecos que dejaban los cicloturistas, con muy malas miradas por parte de muchos y así logramos colocarnos entre los 80-100 primeros. José Félix y Manuel que han llegado antes, nos saludan al pasar, ellos se quedan donde estaban, muy lejos de la cabeza. Por suerte, la salida se retrasa y puedo avanzar unos puestos más, me quedo entre los 50-60 primeros. Rodeado de gente que no se cómo le gusta ponerse tan adelante en la salida, sin ningún tipo de ánimo de competir, ni de salir rápido, bajados de la bicicleta con la bici cruzada cuando estaban dando la cuenta atrás. La gente no ve lo peligroso que es eso.

Le tocó sufrir, pero obtuvo su recompensa.


Al fin se da la salida, como era de esperar, extremadamente peligrosa sorteando a gente derecha e izquierda, muchos parados en el medio, otros plantados de tres en tres en la mitad de la carretera a 10-15kph, no se cómo no hay caídas. Pronto hay una subida fuerte por carretera en la que tiro fuerte olvidándome de mis compañeros para poder ver la cabeza y contar las parejas que van delante y poder controlar la carrera. Tiro a tope hasta mitad de subida y me planto entre los 20 primeros y me abro para esperar a mis compañeros, y sobre todo a Ángel. Voy contando las parejas mientras me dejo caer y cuento 7 hasta que llegan Nando y Pachío, les digo que van 7 parejas delante de ellos y siguen adelante. Enseguida llega Ángel, ajusto ritmo y me pongo a tirar hasta coronar, callejeo, bajada ràpida, subidita y salimos a unos llanos hacia Chinchón en sentido inverso al año pasado. Ángel empieza a recuperarse y pasa a tirar, vamos pidiendo paso, Nando y Pachío van a unos 20-30 segundos. Llegamos a Chinchón, alcanzamos a Antonio y le animamos que se venga, pero pasa de nosotros, -"Bien hecho"-. Primera bajada chula por el olivar que subíamos el año pasado, nos encontramos con gente lenta que nos cuesta adelantar, tampoco voy yo para ir mucho más rápido ya que no veo bien las piedras y no puedo arriesgar para intentar pasarlos, Ángel los pasa y se me va. Pasamos por debajo de la carretera, terreno favorable rapidísimo, tiro a tope para alcanzarlo, estaba enganchando con un grupo, me espera y rápido los cogemos y pasamos en un repecho, adelantamos a un par de parejas y las soltamos, entre ellos a los Bicicletas Salchi, creo que son los que hicieron 2dos el año pasado, en los llanos van fuertes pero subiendo uno lo pasa mala, así aprovechamos en una subida dura para atacarles y los soltamos, aunque me cogen y me pasan en la bajada, otra vez me tiene que esperar Ángel y otro calentón hasta cogerlo. En la siguiente subida los pasamos otra vez y los soltamos del todo. Nando y Pachío siguen a la vista en las subidas más largas y en las zonas abiertas, aunque cada vez más lejos y ya nos sacan más de 1 minuto. Llegamos a una zona de vegetación, muy estrecha, alcanzamos a otro grupo grande e intentamos adelantarlos pero no hay mucho sitio, pasamos a 2-3, nos quedan otros 10-12 por pasar, en un momento, el grupo llega a un repecho y es el momento de atacar, empezamos a pasar posiciones pero empiezan a darnos voces que nos hemos pasado un cruce entre los juncos. Marcha atrás, me tiro rápido para abajo y veo pasar a dos parejas, a los Salchi y a otra, también a Antonio. Nos vemos rápido en la zona de ribera y enganchamos con Antonio, le digo que tiene otra oportunidad y esta vez nos acompaña un rato. Llegamos a otro repecho y pasamos a una de las parejas, y después a los Salchi. Esta vez en un grupo grande, voy un poco sofocado de los 2-3 apretones que he tenido que dar para recuperar lo perdido en la bajada, más luego desde que enganchaba con Ángel que me esperaba y remontar aún más, le digo que voy bien, pero me quedo atrás del grupo, que tire. Se va delante y se pone a tirar del grupo, suelta a un par de ciclistas y yo progreso, pero en una zona de baches se me cae un bidón, no es día para perder bidones. Me paro y no pierdo nada más de 15-20 segundos en volver atrás y salir fuerte, pero recuperarlos me cuesta muchísimo, cuando estoy a unos 50-100 metros, Ángel se da cuenta y se para a esperarme, se piensa que vengo mal, pero le paso tirando fuerte para tranquilizarlo y le digo lo del bidón. Damos 2-3 relevos y enganchamos.

Que clase tiene este pollo.


Rodamos en ese grupo durante un rato en terreno favorable, veo en el GPS que llevamos 24-25km que se han pasado volando, la primera subida larga está a punto de comenzar. Respiramos a rueda y en cuanto arranca la subida, paso a Ángel y me pongo a tirar fuerte adelantando a todo el grupo y soltando a la pareja, le digo a Ángel si va bien, me dice que sí y doy un puntito más y empezamos a abrir hueco, a alcanzar a ciclistas sueltos, pasamos a otra pareja, coronamos y no hay apenas descenso, una nueva zona complicada en la que Ángel tira fuerte y nos lleva otro grupo con otra pareja que pasamos, llegamos al primer avituallamiento, paramos a por agua y nos pasan las dos parejas. Ángel tira fuerte de nuevo en el llano y los alcanzamos, llegamos a una nueva subida y misma táctica que antes, paso a tirar y cogemos y pasamos a las dos parejas, abrimos mucho hueco con una pero la otra se queda cerca y en la bajada vuelvo a hacer un "seto" y nos pasan, Ángel se para en una zona peligrosa donde había una piedra enorme a la sombra que yo ni siquiera había visto y si no me avisa... allí que me quedo pinchado. Me lleva fortísimo en el terreno favorable y le paso cuando puedo. Llegamos a una zona de varias subidas seguidas y bajadas sencillas y ahí explotamos muy bien nuestras característas, yo tirando en las subidas y él en las bajadas y yo copiándole los movimiento y subiéndome por los peraltes. En una de ellas entro yo delante y bajo lo más rápido que puedo sobre las piedras, no hago trazadas buenas pero suelto frenos, relajo brazos y que sea lo que sea. Me dice -"Muy bien bajado"- al llegar abajo, si supiera... Nos metemos una zona de sombras y ahí sí que le tengo que dejar paso porque no veo ni para donde va la curva, aunque enseguida llega un nuevo repecho y fuerte para arriba. Pasamos a un par de parejas más, pasamos por zonas espectaculares, vamos disfrutando de lo lindo. Llegamos a Colmenar, km50, hemos acabado la primera parte del recorrido y llevamos poco más de 2 horas, sí que hemos ido rápido. Antes de llegar al pueblo nos hemos encontrado con un Xalima y se viene con nosotros, en el avituallamiento llegamos y a otro, u otros dos, está a la sombra y no veo bien, jeje! Marchan antes que nosotros a por la segunda parte.

Qué fácil es subir fuerte cuando te llevan cómodo hasta la base.


Iniciamos la segunda parte y nos tienen preparado un buen regalo en forma de subidas, Ángel se ha percatado que vienen cerca algunas parejas, le tranquilizo, -"Si vienen detrás es por algo"-. Le animo y le digo que como mínimo vamos en Top5, creo que cuartos según mis cuentas (luego me di cuenta que al contar 7, no conté a Pachío y Nando, que eran 8, como se nota que no los veía como rivales si no como una extensión más de nuestra pareja) si no hay alguna pareja camuflada con colores distintos. Tiramos aún más fuerte, empezamos la subida en un grupo de 6-7 y a media subida estamos Ángel y yo, era una subida por pista forestal y vamos alternando en cabeza, a ratos uno y a ratos otro. A punto de coronar le pido a Ángel un punto más y vaya si tenía para darlo, me las hace pasar negras aunque pronto ajustamos ritmo y otra vez fortísimo, entramos en una zona preciosa, muy sinuosa, con toboganes, me cuelo en un cruce, aunque lo veo rápido y solo perdemos 10-15 segundos, en el mismo punto había otra otra pareja que le había pasado lo mismo, entramos nosotros antes en el sendero y Ángel me lleva a full, no física, si no técnicamente. Vamos metidos en un sendero muy estrecho, lleno de maleza, con múltiples surcos, toboganes, piedras grandes, piedras desprendidas de la pared en la mitad del sendero. Con tanto distractores no atino a ver nada claro, me encomiendo a agarrarme fuerte al manillar, relajar articulaciones y pasar por donde sea, tengo un par de sustos que casi salgo por las orejas y pierdo a Ángel, pienso que tengo que estar montando tapón a la otra pareja, salgo a campo más abierto, aunque igual de sinuoso, precioso por un campo de trigo junto a al borde de un cañón, Ángel me está esperando y al verme vuelve a tirar rápido, miro para atrás pensando que tendría a varios detrás y no los veo, increíble, han pasado la zona estrecha peor que yo. Salimos a unos llanos y pasamos a otra pareja que estaba averiada y se están montando justo cuando paso yo. Tiramos muy fuerte, o más bien, Ángel tira muy fuerte con viento de cara y yo le doy los pocos relevos que puedo en el llano. Veo por delante un grupo y me parece que hay una pareja, al poco veo que son dos, ya no me salen las cuentas, si íbamos 4tos y hemos adelantado a dos, somos 2ºos, si hay dos parejas más Nando y Pachío... a leche, más Nando y Pachío, claro, somos 3ros, no puede ser, algo no he contado bien o se nos han colado en los avituallamientos, todo eso a mi bola sin decirle nada a Ángel que se preocupa porque viene otra pareja por detrás que nos va a coger y que les pillemos rueda. Le digo, que delante hay parejas, que vamos a por ellas y le paso a relevo fuerte, se enciende y me pasa otra vez, miro y veo a la pareja que decía que venía lejísimos. No en espacio, pero si en tiempo porque soplaba mucho viento de cara y había más de 1 minuto. Enganchamos con las dos parejas y le digo que aguantemos, pronto vendrá otra subida larga, allí atacaremos. Perdemos tiempo a rueda, pensando que era bueno, era una zona estrecha, llana, complicado pasar, fácil ir a rueda, para que arriesgarse.

Los 4 magníficos.


El camino empieza a picar para arriba y aviso a Ángel que voy a tirar, paso a cabeza y... no son parejas, van los cuatro con ropa igual, dos a dos, pero nos son parejas, la que sí era se nos ha echado encima. Me pongo a tirar muy fuerte subiendo y los soltamos a todos y abrimos huecos, vamos adelantando a gente que va muerta, la subida es larguísima, me pasa Ángel en una zona y me despisto, meto la rueda delantera en una minirodera con piedra suelta y casi me voy barranco para abajo, saco el pie y me apoyo en el borde, menudo susto. Me subo y tiro hasta él, le paso y pongo ritmo hasta arriba, él va un poco atrancado y no me gusta, va rápido en zonas buenas y lento en zonas con piedras al ir con el plato, prefiero poner yo ritmo. Coronamos y no hay bajada, estamos en el km70, bebo y me quedo sin bebida. Ángel tira fuerte en todo los llanos y repechos siguientes, alcanzamos a más gente aún, pero en una subida voy a pasar a tirar y me empiezan a dar calambres, Ángel me pasa enseguida al ver que he levantado el pie y le digo que voy con calambres, levanta el también, nos quedan aún 2-3km para llegar al avituallamiento, se me pasan los calambres pero voy abrasado, entro en crisis. Encima veo venir a una pareja de la Peña Ciclista Eleuterio Anguita y tengo que apretar aunque no voy nada, estoy sequísimo, al fin llegamos al avituallamiento y lleno bidones y bebo un aquarius. Salgo delante de Ángel para ir haciendo terreno aunque me encuentro con un rampón que me cuesta meter todo para subirlo y gracias a los ánimos de la gente que había allí, corono y me pasa Ángel que me empieza a soltar en una pequeña transición antes de empezar unos grandes toboganes. Veo de nuevo a la pareja detrás, aprieto con lo que tengo, veo que en las bajadas les mantenemos las distancias pero en los repechos nos recortan, aprovecho cada repecho que corono para meter piñones y acelerar a tope y tirarme sin tocar frenos, son toboganes rapidísimos que luego hay que subir por el otro lado, no hay peligro aparente, al menos que yo vea, nada que ver con los de la edición anterior. Al tirarnos para abajo de uno, meto piñones a tope pero al intentar subirlos para coronar el siguiente tobogan, se me había salido la cadena por el piñón pequeño y me tengo que bajar a sacar y meter la cadena, veo como me pasa la pareja y se van mientras me subo a la bici con amago de calambres.

Ajustar los ritmos, lo ideal para competir en parejas.


Momento de desolación, pienso, cuartos, la cagamos. Aún más cuando giro a derechas y me encuentro con una auténtica pared que tenemos que subir, quedan poco más de 20km y toca portear con la bici para arriba, sólo veo la pared, de pronto advierto que Ángel está 2-3 metros por encima de mi dando voces y diciéndome que si los he visto, veo como la pareja de los PCLA se ha saltado el rampón, su bajada y una vuelta grande que había que dar para cambiar de loma y estaban atravesando directamente quitándose cerca de 500m, les damos voces para que se vuelvan, pero no es un despiste, van a acortar a sabiendas al llevar el GPS y saber de seguro que es por allí, por suerte no les sale bien la jugada del todo y sólo ganan 30-40 segundos al meterse por un arado. Llega otro ciclista y le advertimos de la jugada de los piezas. Ángel se enciende y sale como un tiro y me deja atrás, madre mía, ahora sí que voy a la deriva, yo no puedo cogerlos, voy tieso. Aprovecho la bajada para beber y comer y voy recuperando fuerzas, he pasado el momento malo, el agua y la isotónica o lo que fuera que me habían echado en el bidón (yo sólo quería agua, pero se empeñó la señora y... muy maja, de verdad). Veo a Ángel a lo lejos increpando a la pareja y luego parándose a esperarme. Al fin llego hasta él, aún me cuesta recuperar en un terreno donde es complicado coger ritmo, pero salimos a caminos amplios y a un terreno favorable donde acabo de recuperarme del todo y pasamos a relevos fuertes, vemos a la pareja a poco más de 1 minuto, a ver si en el siguiente avituallamiento los pillamos, NO PARAN. Pensarían la que les iba a caer y no paran. Nosotros sí, se lo digo a Ángel, lo van a pagar, quedan 15km a meta y los últimos 10 o así son de subida, lo van a pagar.

Con Antonio. Esta vez no pudo acompañarlo Ana, que está lesionada.


Tiramos fuertes, ahora sí que vamos calentitos, Ángel me dice que descanse en los llanos, no hace falta, hay que tirar, le entro fuerte a relevos, aunque el llano no es mi fuerte y con el viento de cara, menos, cuando Ángel pasa a tirar, se nota en la velocidad, pero voy muy cómodo, a rueda se puede recuperar mucho, un último gel, pensaba que me quedaba otro para la subida final, se me habrá caído porque contaba con él para dar la sorpresa final y tirar fuerte. Aún así, alcanzamos a otros ciclistas moribundos y al inicio de la subida, 9km a meta, nuestros "amigos" del PCLA a media subida, tiro con lo que puedo y los acerco mucho, pero levanto el pie porque veo que no puedo llegar hasta ellos me he emocionado mucho, pasa Ángel y nos acerca más, llega un descansillo y paso de nuevo, quedan 7km, empezamos a subir y casi llego, pero levanto el pie, necesito aire para poder atacarles, Ángel ve que he levantado y me pasa fuerte y me dice que uno de ellos va muy tocado, que eche el resto, ya lo he echado para pillarlos, yo también voy tocado y se lo digo. Él se va hasta la rueda del que va mal y se pone en paralelo, pero creo que me ve que no voy y se queda ahí. La pendiente se rebaja, pasamos el cartel de 6km a meta, y justo después se vuelve a empinar más allá. Cierro los ojos, tomo aire, bebo un poco y venga ahora. Aprieto los dientes y me voy hasta ellos, Ángel me ve que ya estoy ahí y aprieta y los pasa sobrado, tanto que me saca de rueda, pero disimulando, le digo con toda serenidad -"Que mal te ha sentado el arado, eh"-. El silencio fue su respuesta, tome aire y apreté los dientes otra vez para adelantar al compañero y llegar hasta Ángel que había alcanzado a Raúl (Xalima), al llegar aprieta un poco más y por bajo le digo que no tire que va a hacerles ver que no voy bien y se van a animar, no es momento de mostrar debilidades, es un momento psicológico. Hacemos grupo los tres y paso a tirar a mi ritmo, al que puedo, Ángel mira y me dice que levante que no vienen ya, lo se, pero a lo mejor hay alguien delante, es mi ritmo y lo puedo llevar bien, me voy creciendo viendo que cogemos a más gente, el pueblo está ahí, aprieto un poco más y seguimos adelantando a 2-3 más, aunque entramos en una zona desbrozada, medio arada y al tirar para arriba del pedal me da un calambre, vamos a conservar un poco, aunque poco puedo conservar porque empezamos a subir de nuevo, Ángel pasa con Raúl, tenemos a Franki al lado y llegan hasta él, pero me sueltan, si fuerzo me amagan los calambres, empiezo a avisar a Ángel una y otra vez para que afloje. Pequeño descanso y subida final, salir al empedrado es un gusto, ahí no tenemos problemas de que me puedan acalambrar los isquios, solo me preocupo por apretar a los pedales, saboreo el momento, el carrerón que nos hemos marcado, acabar una carrera así con mi amigo Ángel, con todas las penurias que pasamos juntos entrenando, compitiendo,... y vamos a hacer podio casi al 100%. Uno le dice que somos la primera pareja, no puede ser, van Pachío y Nando delante que no los hemos visto averiados ni nada, pero el podio creo que si es. Apretamos a tope para intentar adelantar a los dos Xalima y a otro ciclista que iba por medio para salir en la foto sin gente, pero como veo que no hay espacio para llegar, pasarlos y abrir hueco, le digo a Ángel que disfrute del momento, está todo hecho, levantamos el pie, nos subimos el maillot, nos felicitamos, subimos los brazos y cruzamos la meta con el aplauso de la gente del pueblo, ciclistas, familiares,... la piel de gallina. Allí están Nando y Pachío, han quedado segundos, nos confirman que nosotros terceros, doblete, nos felicitamos, abrazamos, que gran carrera de los cuatro. Buenísima.

Gracias, Antonio, por esperarte a vernos ahí. GRANDE.


Desde aquí agradecer a todos los que me apoyan, a mis compañeros, a mi familia, a Ángel Macías, por el carrerón que hizo y fue un complemento perfecto tirando de mi en todos los llanos y subiendo como pocas veces lo he visto, y como no, sobre todo a Almudena que es mi punto de apoyo y nunca para de animarme a seguir peleando. Muy orgulloso de todos.


5 comentarios:

WeLCoMe dijo...

Grandes!! Sabes sufrir como nadie. Enhorabuena a todos!!

Jesús GB dijo...

Hola, lo primero daros la enhorabuena por vuestro puesto.

A lo que iba, soy el chico que aparece en la 5ª foto con la equipacion rosa, blanca y negra. Dada mi forma de ser y de no esconderme, me he quedado un poco sorprendido al leer el comentario a pie de foto: QUE FÁCIL ES SUBIR CUANDO TE LLEVAN CÓMODO HASTA LA BASE. Bien, no se como lo vísteis vosotros, pero que yo sepa os estuve dando relevos durante los escasos 3 o 4 km que rodamos juntos. También recuerdo que a uno de vosotros os avisé de que el compañero tenía una rama metida en el cambio.

Haced memoria porque quizás ese comentario era para otra persona, ya que mi fugaz coincidencia con vosotros fue daros caza, pasar unos relevos y seguir mi marcha.

Saludos y a dar pedales ;)

Angel Denche Zamorano dijo...

¡Hola, Jesús!

Me acuerdo de ti perfectamente, siento que hayas malinterpretado el "pie de foto". El comentario no iba por ti, si no por mí. Mi compañero me estuvo haciendo prácticamente casi todos los llanos,que es su fuerte, y me permitía llegar con buenas piernas al inicio de las subidas dónde me tocaba poner ritmo a mí.

En ningún momento puedo reprocharte nada, todo lo contrario, coincidimos varias veces en carrera y nunca te escondiste y nos pasaste a relevo. Fue a mí al que me dijiste que se le había metido una rama a mi compañero justo en uno de los giros bruscos del camino. Siento la confusión.

Espero que volvamos a coincidir en alguna otra carrera, con "compañeros" así sí da gusto, no como con otros que se meten a rueda y sólo te pasan para intentar ir.

Enhorabuena por la buena carrera. Te perdimos de vista en el paso por el km50 y no volvimos a verte.

Saludos

Angel Denche Zamorano dijo...

Es más, ahí no te podría decir aún nada, porque fue al coronar esa subida cuando te alcanzamos y empezamos a rodar juntos. ;)

Jesús GB dijo...

Perdón a tí por mi malentendido jejeje. Nada, nos veremos en otra seguro!!!

Saludos desde tierras murcianas...