miércoles, 26 de junio de 2013

El Reto de la Bola.

Como ya comenté la semana pasada, el domingo tocó pegarse un buen calentón en Zarza de Montánchez (Cáceres) con la cronoescalada "El Reto de la Bola". Organizada por la Escuela de Ciclismo Francisco Pizarro, 6'87km de lucha contra el crono, desde el inicio de la ascensión en la cruz de piedra en el mismo pueblo hasta la cima del Cancho Blanco, nombre real de "La Bola".

Después de una semana en la que me encontré muy cansado, fui a Zarza a disfrutar de la mañana, del recorrido, de la modalidad,... y sobre todo de la compañía de mis compañeros de afición. Por allí iban a estar Menene, Roberto, Arroyo, José Julián, Dani, Juan Andrés,... una buena selección con los que echar un buen rato. Durante las semanas previas me habían planteado algunos si se podría poner cubiertas de carretera a la bicicleta de montaña, no decía nada en el reglamento, por lo que imaginaba que sí, pero no me parecía adecuado. Si el organizador ha planteado la contrarreloj con bicicleta de montaña es para subir con bicicleta de montaña y no con ruedas finas, para eso estaba la modalidad de carretera. Ay, lo dejo. xDD A ver si para el año que viene se ponen restricciones, no tiene mucho sentido, o eso creo.

Dani echando el resto. 2º Cadete.


Me tocaba salir a las 10.51, llegué a las 9.20 con mucho tiempo para inscribirme, preparar bici, vestirme, calentar,... Me daba tiempo para todo, sin embargo no tenía muchas ganas de calentar, sí de estar de cháchara con la gente y así hice. Primero salían la modalidad de carretera y después los de montaña. Antes que salieran los carreteros, hice los dos primeros kilómetros de la subida y me di la vuelta, eran muy llevaderos, tal como ya había visto en la altimetría. Me junté con Menene y Arroyo, que además uno me predecía y al otro lo precedía yo, y por allí estuvimos dando vueltas y echando unas risas, también con Roberto, Cristofer y alguno más. Casi sin darnos cuenta, se nos echa la hora encima y ya nos toca.

Sale Menene y me colocó bajo el arco de salida. Alguna broma con jueces y voluntarios y 5, 4, 3, 2, 1,... Arranco para arriba, trato de lanzar la bici lo antes posible, voy bajando piñones hasta encontrar el ritmo justo, 300-400-500 metros, bufff, que dolor de piernas y no he empezado. Veo que ya ha pasado el primer minuto de subida, Arroyito ya debe venir por detrás y pienso que con un minuto de ventaja, me pillará prontísimo. Entro en una zona de curveo, primeras rampas durillas con algún descansillo y veo ya a un ciclista en las sombras coronando, no puede ser que esté cogiendo ya a Menene, si no llevamos ni un kilómetro, me acerco rápido y enseguida veo que es una fémina. La animo y sigo adelante, enseguida veo a Menene y tiro a por él, lo voy a pillar justo en el inicio de la primera rampa dura, tomo un poco de aire y cuando voy a llegar a su altura, de pronto me pasa Arroyo como un obús, imposible pillarle ritmo (marcó mejor tiempo que el mejor tiempo de las dos modalidades, lo mismo que Fernando Navas, eso sí, con ruedas finas, con gordas no creo que hubieran ganado la general, quizás ni la de montaña, ya que Roberto marcó un tiempazo con cubiertas "de verdad"). Buff, nos ha pasado antes de lo esperado, pero bueno, estaba en el guión. Me pongo en paralelo de Menene y levanto el pie un poco para animarlo, aunque como es único, se pone a animarme a mi para que no le espere y tire fuerte. Vuelvo a coger ritmo y para arriba.

Arroyito, ganador absoluto.


El primer rampón se hace largo, pese a tener desarrollo de sobra, con el 32 se subía mejor que con el 34, no tenía sensaciones agradables, da la sensación de ir arrastrando de la bici por la carretera "o de ir arrastrando una manta, como dice Óscar cuando subes con btt por carretera", me acuerdo de él en ese momento, que razón tiene. Empiezo a doblar a gente, a otra fémina, otro ciclista de los que ha salido antes,...   pese a ir adelantando a gente, no me sirven de referencia, van demasiado lentos y me da la sensación que yo también, me cercioro de ello cuando veo a Cristina (Trujillo), que había salido 2 minutos delante de mí y aún no la había cogido, miro el pulsómetro y efectivamente, no voy a todo lo que puedo, doy un punto más, subo 4-6ppm. Adelanto a dos más cuando llego al primer paso canadiense, aunque escucho que alguien ha pasado muy cerca, no puede ser uno de los que he adelantado, miro y veo a Cristofer que está ya a rueda, me pasa, le dejo 15-20 metros y le aguanto ahí, ahora sí voy apretado, adelantamos a otro ciclista y alcanzamos a Cristina, aunque a Cristofer rompe la cadena, se queda chafado, pero no queda mucho puerto y si corre seguro que no irá mucho más lento que su rival "Senior" y le puede valer para ganar, le animo que corra, no queda más de 1km y así lo hace.

Menos de 2km para la cima, vamos, leches.


El último kilómetro es ya mucho más llevadero, se ve la Bola ahí lado, apuro un poco más, adelanto a otros dos ciclistas más y tengo al lado a otro dos, sólo quedan dos curvas cuando me pasa Roberto, pedazo crono se está marcando, impresionante con la 29'', con cubiertas gordas y sin mucha presión que había tenido problemas durante el calentamiento, que máquina. 100m más y meta. Al final, menos duro de lo que me hubiera imaginado, con montaña no es lo mismo subir los rampones, siempre hay piñones para meter, aunque las ruedas lastren mucho, no tienes el agobio de quedarte atrancado. Como broche, primer Máster 30 y "Bolón" para casa. Fin de temporada, no quiero más bici de momento, toca salir a correr a pie que es lo que me apetece, físicamente estoy bien, pero la cabeza no pide dar pedales.

Bonito y original trofeo.


PD. Para el domingo, me he dejado engañar, Pachío estaba empeñado en hacer el rutón de Tremedal después de acabar las carreras y lo teníamos propuesto para finales de este mes. Como no tenía ganas de bici, no había dicho nada a ver si la gente se olvidaba de la ruta, pero... Ni uno, todos dispuestos y con ganas de ir a Tremedal, pues nada, habrá que hacer un último esfuerzo.

viernes, 21 de junio de 2013

Hasta "La Bola".

La Madrid Xtrema suponía alcanzar el gran objetivo de la temporada, además del punto y final de una larguísima primera parte de la temporada que comenzamos en febrero con la maratón de Jaraicejo (Cáceres). Con todas las miras puestas en la carrera de Colmenar de Oreja (Madrid), hemos ido alcanzando los mejores resultados y mejor forma en las últimas carreras, en la Madrid echamos el resto con todo, tanto de fuerzas, motivación, ganas,... Superarla, toda una liberación. Las ganas de hacerlo bien, de luchar de nuevo por el podio, de estar a la altura de la pareja,... Hace que una vez pasada, todo ese empuje que te estaba moviendo hasta entonces, se relaje y cueste volver a ponerse en marcha, las piernas duelen más, el cansancio parece el doble, no quedan ganas de sufrir, pero...



Pero, como el vicio es grande, el momento de forma es bueno, la responsabilidad de apoyar a los organizadores de eventos ciclistas alternativos,... Me hace tener que volver a ponerme el dorsal por una última vez este verano (o al menos esa es mi intención). Así que esta primera parte de la temporada, y ya veremos si no toda la temporada 2013, llegará hasta "La Bola" y nada más.

Quedan menos de 48 horas para un calentón de los gordos, la Cronoescalada "El Reto de la Bola". Una cronoescalada al puerto de "Cancho Blanco" en Zarza de Montánchez (Cáceres), o como todo el mundo la conoce, "La Bola de Zarza", un puerto durísimo de poco menos de 7 kilómetros. Se podía elegir entre competir en BTT o ROAD, pese a que muchos me han animado a que lo hiciera en carretera, he elegido lo que me tira más, la BTT. Y no es porque no me gustara hacerla con carretera, pero no voy cómodo este año con ella y prefiero no jugármela y evitar una posible lesión en un esfuerzo tan corto e intenso. Además, la idea principal de los organizadores era hacer únicamente con BTT, pues con BTT.

Cancho Blanco.


Pese a tenerla cerca, haber pasado muchas veces al lado del puerto, aún no lo he subido, creo que es una buena forma de marcarlo como "subido". Ya veremos qué tal se nos da, aún sigo cansado, sobre todo mentalmente, pero el domingo espero estar a tope e ir a por todas. Subir siempre me gusta, a ver si me sigue gustando después de la carrera. xD


lunes, 17 de junio de 2013

Madrid Xtrema 2013. "El Doblete".

No podría decir si escribo mejor cuando lo hago habiendo dejado un margen de tiempo para ordenar las ideas, o cuando escribo a las pocas horas de acabar una carrera con la sensación de cansancio y esfuerzo aún en el cuerpo. Tampoco sabría en cuál de las dos opciones situar esta entrada. Es cierto que ya han pasado más de 30 horas que cruzara la línea de meta en Colmenar de Oreja (Madrid), pero tengo un agotamiento encima que bien podría ser el de 3 horas después.

Pues sí, por segundo año consecutivo, volvimos, Pachío y yo, a la Madrid Xtrema. Aunque esta vez no como pareja, separación amistosa mediante, si no como compañeros y rivales. Cómo sería lo que contamos de la Madrid Xtrema 2012 que para esta temporada "engañamos" a otros dos más para acudir al "Infierno". Dos parejas de "Pelines", a los que hay sumar a otros dos que se engañaron ellos solos, Manuel Posse que engancho a José Félix a echar el hígado por Madrid con la "esparraguera" que tantos disgusto el da. Así, Pachío con Nando por un lado y Ángel Macías y yo por otro íbamos a Colmenar de Oreja a intentar igualar o mejorar el tercer puesto del año pasado, y a ser posible que nos quitáramos la espina de los problemas con la gente que recortó, clasificaciones y más líos que ni hubo podio de parejas ni nada.

Ajetreado fin de semana para mi, mucho jaleo hasta minutos antes de salir de casa hacia la tienda de Pelín, donde habíamos quedado. Había dejado la noche antes el casco, las zapatillas, guantes y ropa en la mochila, por asegurarme lo básico. Hasta las 15.20 no podía poner a preparar el resto, comiendo como un pavo mientras preparaba la bolsa para el desayuno, geles, bomba,... todo lo que se me podía ocurrir que pudiera necesitar. En 10 minutos todo listo y saliendo de casa con la mente en que se me olvidaba algo. En un último repaso mental me acuerdo que tengo el Garmin descargado y no he cogido la cinta del pulso, entro un momento y ya sí, al coche. -"Me sigue faltando algo"-.

Impresionante la carrera que se marcó. Ángel Macías


Largo viaje hasta el hotel en Ocaña a dejar las cosas, antes de abrir la mochila ya me acuerdo que no he echado toalla para después de la carrera, pero... -"Mierda, me acorde, no me he traído las lentillas"-. Que mazazo, se lo digo a Ángel y ni se lo cree, para matarme. Me lo había dicho un par de veces durante la semana, que no se me olvidaran las lentillas, pues... Pienso, -"Adiós carrera"- o incluso algo peor, -"Que no me haga daño cuando me caiga, porque caerme..". Un extra track, desolado, hasta Colmenar para recoger dorsales y juntarnos un rato con José Félix y Manuel, encontrarnos por allí, un año más, a Fiden (Montehermoso) y Antonio Cordobés (Almendralejo), además de algunos Xálima: Franki, Trapote,... Buena representación extremeña. Vuelta a Ocaña, cena bastante tarde "obligando" a Pachío a meterse en un chino y para la cama cerca de las 12 de la noche, a las 6.30 sonaría el despertador y había que dar todavía unas pocas de vueltas en la cama hasta dormirse.

No es su terreno, pero lo dio todo.


Puntuales, a las 6.30 estábamos arriba, preparar cosas, desayunar y... despertar a los otros dos que seguían dormidos. A la carrera, montar bicicletas en la baca y rumbo a Colmenar con la hora en el culo, tanto que eran las 8.15 y aún no nos habíamos bajado del coche. Con la misma presión que los mecánicos de la Fórmula 1, montar ruedas, enderezar manillar, engrasar cadenas, colocar dorsales, chip,... Que nervios. 8.25 y a toda leche hacia la salida, menos mal que está cerca. Llegamos a la zona de salida y ya está todo el mundo colocado, cerca de mil ciclistas, en un par de calles estrechas... Ni veíamos la mitad del pelotón. Echándole un poco de cara comienzo a pasar para adelante entre los pocos huecos que dejaban los cicloturistas, con muy malas miradas por parte de muchos y así logramos colocarnos entre los 80-100 primeros. José Félix y Manuel que han llegado antes, nos saludan al pasar, ellos se quedan donde estaban, muy lejos de la cabeza. Por suerte, la salida se retrasa y puedo avanzar unos puestos más, me quedo entre los 50-60 primeros. Rodeado de gente que no se cómo le gusta ponerse tan adelante en la salida, sin ningún tipo de ánimo de competir, ni de salir rápido, bajados de la bicicleta con la bici cruzada cuando estaban dando la cuenta atrás. La gente no ve lo peligroso que es eso.

Le tocó sufrir, pero obtuvo su recompensa.


Al fin se da la salida, como era de esperar, extremadamente peligrosa sorteando a gente derecha e izquierda, muchos parados en el medio, otros plantados de tres en tres en la mitad de la carretera a 10-15kph, no se cómo no hay caídas. Pronto hay una subida fuerte por carretera en la que tiro fuerte olvidándome de mis compañeros para poder ver la cabeza y contar las parejas que van delante y poder controlar la carrera. Tiro a tope hasta mitad de subida y me planto entre los 20 primeros y me abro para esperar a mis compañeros, y sobre todo a Ángel. Voy contando las parejas mientras me dejo caer y cuento 7 hasta que llegan Nando y Pachío, les digo que van 7 parejas delante de ellos y siguen adelante. Enseguida llega Ángel, ajusto ritmo y me pongo a tirar hasta coronar, callejeo, bajada ràpida, subidita y salimos a unos llanos hacia Chinchón en sentido inverso al año pasado. Ángel empieza a recuperarse y pasa a tirar, vamos pidiendo paso, Nando y Pachío van a unos 20-30 segundos. Llegamos a Chinchón, alcanzamos a Antonio y le animamos que se venga, pero pasa de nosotros, -"Bien hecho"-. Primera bajada chula por el olivar que subíamos el año pasado, nos encontramos con gente lenta que nos cuesta adelantar, tampoco voy yo para ir mucho más rápido ya que no veo bien las piedras y no puedo arriesgar para intentar pasarlos, Ángel los pasa y se me va. Pasamos por debajo de la carretera, terreno favorable rapidísimo, tiro a tope para alcanzarlo, estaba enganchando con un grupo, me espera y rápido los cogemos y pasamos en un repecho, adelantamos a un par de parejas y las soltamos, entre ellos a los Bicicletas Salchi, creo que son los que hicieron 2dos el año pasado, en los llanos van fuertes pero subiendo uno lo pasa mala, así aprovechamos en una subida dura para atacarles y los soltamos, aunque me cogen y me pasan en la bajada, otra vez me tiene que esperar Ángel y otro calentón hasta cogerlo. En la siguiente subida los pasamos otra vez y los soltamos del todo. Nando y Pachío siguen a la vista en las subidas más largas y en las zonas abiertas, aunque cada vez más lejos y ya nos sacan más de 1 minuto. Llegamos a una zona de vegetación, muy estrecha, alcanzamos a otro grupo grande e intentamos adelantarlos pero no hay mucho sitio, pasamos a 2-3, nos quedan otros 10-12 por pasar, en un momento, el grupo llega a un repecho y es el momento de atacar, empezamos a pasar posiciones pero empiezan a darnos voces que nos hemos pasado un cruce entre los juncos. Marcha atrás, me tiro rápido para abajo y veo pasar a dos parejas, a los Salchi y a otra, también a Antonio. Nos vemos rápido en la zona de ribera y enganchamos con Antonio, le digo que tiene otra oportunidad y esta vez nos acompaña un rato. Llegamos a otro repecho y pasamos a una de las parejas, y después a los Salchi. Esta vez en un grupo grande, voy un poco sofocado de los 2-3 apretones que he tenido que dar para recuperar lo perdido en la bajada, más luego desde que enganchaba con Ángel que me esperaba y remontar aún más, le digo que voy bien, pero me quedo atrás del grupo, que tire. Se va delante y se pone a tirar del grupo, suelta a un par de ciclistas y yo progreso, pero en una zona de baches se me cae un bidón, no es día para perder bidones. Me paro y no pierdo nada más de 15-20 segundos en volver atrás y salir fuerte, pero recuperarlos me cuesta muchísimo, cuando estoy a unos 50-100 metros, Ángel se da cuenta y se para a esperarme, se piensa que vengo mal, pero le paso tirando fuerte para tranquilizarlo y le digo lo del bidón. Damos 2-3 relevos y enganchamos.

Que clase tiene este pollo.


Rodamos en ese grupo durante un rato en terreno favorable, veo en el GPS que llevamos 24-25km que se han pasado volando, la primera subida larga está a punto de comenzar. Respiramos a rueda y en cuanto arranca la subida, paso a Ángel y me pongo a tirar fuerte adelantando a todo el grupo y soltando a la pareja, le digo a Ángel si va bien, me dice que sí y doy un puntito más y empezamos a abrir hueco, a alcanzar a ciclistas sueltos, pasamos a otra pareja, coronamos y no hay apenas descenso, una nueva zona complicada en la que Ángel tira fuerte y nos lleva otro grupo con otra pareja que pasamos, llegamos al primer avituallamiento, paramos a por agua y nos pasan las dos parejas. Ángel tira fuerte de nuevo en el llano y los alcanzamos, llegamos a una nueva subida y misma táctica que antes, paso a tirar y cogemos y pasamos a las dos parejas, abrimos mucho hueco con una pero la otra se queda cerca y en la bajada vuelvo a hacer un "seto" y nos pasan, Ángel se para en una zona peligrosa donde había una piedra enorme a la sombra que yo ni siquiera había visto y si no me avisa... allí que me quedo pinchado. Me lleva fortísimo en el terreno favorable y le paso cuando puedo. Llegamos a una zona de varias subidas seguidas y bajadas sencillas y ahí explotamos muy bien nuestras característas, yo tirando en las subidas y él en las bajadas y yo copiándole los movimiento y subiéndome por los peraltes. En una de ellas entro yo delante y bajo lo más rápido que puedo sobre las piedras, no hago trazadas buenas pero suelto frenos, relajo brazos y que sea lo que sea. Me dice -"Muy bien bajado"- al llegar abajo, si supiera... Nos metemos una zona de sombras y ahí sí que le tengo que dejar paso porque no veo ni para donde va la curva, aunque enseguida llega un nuevo repecho y fuerte para arriba. Pasamos a un par de parejas más, pasamos por zonas espectaculares, vamos disfrutando de lo lindo. Llegamos a Colmenar, km50, hemos acabado la primera parte del recorrido y llevamos poco más de 2 horas, sí que hemos ido rápido. Antes de llegar al pueblo nos hemos encontrado con un Xalima y se viene con nosotros, en el avituallamiento llegamos y a otro, u otros dos, está a la sombra y no veo bien, jeje! Marchan antes que nosotros a por la segunda parte.

Qué fácil es subir fuerte cuando te llevan cómodo hasta la base.


Iniciamos la segunda parte y nos tienen preparado un buen regalo en forma de subidas, Ángel se ha percatado que vienen cerca algunas parejas, le tranquilizo, -"Si vienen detrás es por algo"-. Le animo y le digo que como mínimo vamos en Top5, creo que cuartos según mis cuentas (luego me di cuenta que al contar 7, no conté a Pachío y Nando, que eran 8, como se nota que no los veía como rivales si no como una extensión más de nuestra pareja) si no hay alguna pareja camuflada con colores distintos. Tiramos aún más fuerte, empezamos la subida en un grupo de 6-7 y a media subida estamos Ángel y yo, era una subida por pista forestal y vamos alternando en cabeza, a ratos uno y a ratos otro. A punto de coronar le pido a Ángel un punto más y vaya si tenía para darlo, me las hace pasar negras aunque pronto ajustamos ritmo y otra vez fortísimo, entramos en una zona preciosa, muy sinuosa, con toboganes, me cuelo en un cruce, aunque lo veo rápido y solo perdemos 10-15 segundos, en el mismo punto había otra otra pareja que le había pasado lo mismo, entramos nosotros antes en el sendero y Ángel me lleva a full, no física, si no técnicamente. Vamos metidos en un sendero muy estrecho, lleno de maleza, con múltiples surcos, toboganes, piedras grandes, piedras desprendidas de la pared en la mitad del sendero. Con tanto distractores no atino a ver nada claro, me encomiendo a agarrarme fuerte al manillar, relajar articulaciones y pasar por donde sea, tengo un par de sustos que casi salgo por las orejas y pierdo a Ángel, pienso que tengo que estar montando tapón a la otra pareja, salgo a campo más abierto, aunque igual de sinuoso, precioso por un campo de trigo junto a al borde de un cañón, Ángel me está esperando y al verme vuelve a tirar rápido, miro para atrás pensando que tendría a varios detrás y no los veo, increíble, han pasado la zona estrecha peor que yo. Salimos a unos llanos y pasamos a otra pareja que estaba averiada y se están montando justo cuando paso yo. Tiramos muy fuerte, o más bien, Ángel tira muy fuerte con viento de cara y yo le doy los pocos relevos que puedo en el llano. Veo por delante un grupo y me parece que hay una pareja, al poco veo que son dos, ya no me salen las cuentas, si íbamos 4tos y hemos adelantado a dos, somos 2ºos, si hay dos parejas más Nando y Pachío... a leche, más Nando y Pachío, claro, somos 3ros, no puede ser, algo no he contado bien o se nos han colado en los avituallamientos, todo eso a mi bola sin decirle nada a Ángel que se preocupa porque viene otra pareja por detrás que nos va a coger y que les pillemos rueda. Le digo, que delante hay parejas, que vamos a por ellas y le paso a relevo fuerte, se enciende y me pasa otra vez, miro y veo a la pareja que decía que venía lejísimos. No en espacio, pero si en tiempo porque soplaba mucho viento de cara y había más de 1 minuto. Enganchamos con las dos parejas y le digo que aguantemos, pronto vendrá otra subida larga, allí atacaremos. Perdemos tiempo a rueda, pensando que era bueno, era una zona estrecha, llana, complicado pasar, fácil ir a rueda, para que arriesgarse.

Los 4 magníficos.


El camino empieza a picar para arriba y aviso a Ángel que voy a tirar, paso a cabeza y... no son parejas, van los cuatro con ropa igual, dos a dos, pero nos son parejas, la que sí era se nos ha echado encima. Me pongo a tirar muy fuerte subiendo y los soltamos a todos y abrimos huecos, vamos adelantando a gente que va muerta, la subida es larguísima, me pasa Ángel en una zona y me despisto, meto la rueda delantera en una minirodera con piedra suelta y casi me voy barranco para abajo, saco el pie y me apoyo en el borde, menudo susto. Me subo y tiro hasta él, le paso y pongo ritmo hasta arriba, él va un poco atrancado y no me gusta, va rápido en zonas buenas y lento en zonas con piedras al ir con el plato, prefiero poner yo ritmo. Coronamos y no hay bajada, estamos en el km70, bebo y me quedo sin bebida. Ángel tira fuerte en todo los llanos y repechos siguientes, alcanzamos a más gente aún, pero en una subida voy a pasar a tirar y me empiezan a dar calambres, Ángel me pasa enseguida al ver que he levantado el pie y le digo que voy con calambres, levanta el también, nos quedan aún 2-3km para llegar al avituallamiento, se me pasan los calambres pero voy abrasado, entro en crisis. Encima veo venir a una pareja de la Peña Ciclista Eleuterio Anguita y tengo que apretar aunque no voy nada, estoy sequísimo, al fin llegamos al avituallamiento y lleno bidones y bebo un aquarius. Salgo delante de Ángel para ir haciendo terreno aunque me encuentro con un rampón que me cuesta meter todo para subirlo y gracias a los ánimos de la gente que había allí, corono y me pasa Ángel que me empieza a soltar en una pequeña transición antes de empezar unos grandes toboganes. Veo de nuevo a la pareja detrás, aprieto con lo que tengo, veo que en las bajadas les mantenemos las distancias pero en los repechos nos recortan, aprovecho cada repecho que corono para meter piñones y acelerar a tope y tirarme sin tocar frenos, son toboganes rapidísimos que luego hay que subir por el otro lado, no hay peligro aparente, al menos que yo vea, nada que ver con los de la edición anterior. Al tirarnos para abajo de uno, meto piñones a tope pero al intentar subirlos para coronar el siguiente tobogan, se me había salido la cadena por el piñón pequeño y me tengo que bajar a sacar y meter la cadena, veo como me pasa la pareja y se van mientras me subo a la bici con amago de calambres.

Ajustar los ritmos, lo ideal para competir en parejas.


Momento de desolación, pienso, cuartos, la cagamos. Aún más cuando giro a derechas y me encuentro con una auténtica pared que tenemos que subir, quedan poco más de 20km y toca portear con la bici para arriba, sólo veo la pared, de pronto advierto que Ángel está 2-3 metros por encima de mi dando voces y diciéndome que si los he visto, veo como la pareja de los PCLA se ha saltado el rampón, su bajada y una vuelta grande que había que dar para cambiar de loma y estaban atravesando directamente quitándose cerca de 500m, les damos voces para que se vuelvan, pero no es un despiste, van a acortar a sabiendas al llevar el GPS y saber de seguro que es por allí, por suerte no les sale bien la jugada del todo y sólo ganan 30-40 segundos al meterse por un arado. Llega otro ciclista y le advertimos de la jugada de los piezas. Ángel se enciende y sale como un tiro y me deja atrás, madre mía, ahora sí que voy a la deriva, yo no puedo cogerlos, voy tieso. Aprovecho la bajada para beber y comer y voy recuperando fuerzas, he pasado el momento malo, el agua y la isotónica o lo que fuera que me habían echado en el bidón (yo sólo quería agua, pero se empeñó la señora y... muy maja, de verdad). Veo a Ángel a lo lejos increpando a la pareja y luego parándose a esperarme. Al fin llego hasta él, aún me cuesta recuperar en un terreno donde es complicado coger ritmo, pero salimos a caminos amplios y a un terreno favorable donde acabo de recuperarme del todo y pasamos a relevos fuertes, vemos a la pareja a poco más de 1 minuto, a ver si en el siguiente avituallamiento los pillamos, NO PARAN. Pensarían la que les iba a caer y no paran. Nosotros sí, se lo digo a Ángel, lo van a pagar, quedan 15km a meta y los últimos 10 o así son de subida, lo van a pagar.

Con Antonio. Esta vez no pudo acompañarlo Ana, que está lesionada.


Tiramos fuertes, ahora sí que vamos calentitos, Ángel me dice que descanse en los llanos, no hace falta, hay que tirar, le entro fuerte a relevos, aunque el llano no es mi fuerte y con el viento de cara, menos, cuando Ángel pasa a tirar, se nota en la velocidad, pero voy muy cómodo, a rueda se puede recuperar mucho, un último gel, pensaba que me quedaba otro para la subida final, se me habrá caído porque contaba con él para dar la sorpresa final y tirar fuerte. Aún así, alcanzamos a otros ciclistas moribundos y al inicio de la subida, 9km a meta, nuestros "amigos" del PCLA a media subida, tiro con lo que puedo y los acerco mucho, pero levanto el pie porque veo que no puedo llegar hasta ellos me he emocionado mucho, pasa Ángel y nos acerca más, llega un descansillo y paso de nuevo, quedan 7km, empezamos a subir y casi llego, pero levanto el pie, necesito aire para poder atacarles, Ángel ve que he levantado y me pasa fuerte y me dice que uno de ellos va muy tocado, que eche el resto, ya lo he echado para pillarlos, yo también voy tocado y se lo digo. Él se va hasta la rueda del que va mal y se pone en paralelo, pero creo que me ve que no voy y se queda ahí. La pendiente se rebaja, pasamos el cartel de 6km a meta, y justo después se vuelve a empinar más allá. Cierro los ojos, tomo aire, bebo un poco y venga ahora. Aprieto los dientes y me voy hasta ellos, Ángel me ve que ya estoy ahí y aprieta y los pasa sobrado, tanto que me saca de rueda, pero disimulando, le digo con toda serenidad -"Que mal te ha sentado el arado, eh"-. El silencio fue su respuesta, tome aire y apreté los dientes otra vez para adelantar al compañero y llegar hasta Ángel que había alcanzado a Raúl (Xalima), al llegar aprieta un poco más y por bajo le digo que no tire que va a hacerles ver que no voy bien y se van a animar, no es momento de mostrar debilidades, es un momento psicológico. Hacemos grupo los tres y paso a tirar a mi ritmo, al que puedo, Ángel mira y me dice que levante que no vienen ya, lo se, pero a lo mejor hay alguien delante, es mi ritmo y lo puedo llevar bien, me voy creciendo viendo que cogemos a más gente, el pueblo está ahí, aprieto un poco más y seguimos adelantando a 2-3 más, aunque entramos en una zona desbrozada, medio arada y al tirar para arriba del pedal me da un calambre, vamos a conservar un poco, aunque poco puedo conservar porque empezamos a subir de nuevo, Ángel pasa con Raúl, tenemos a Franki al lado y llegan hasta él, pero me sueltan, si fuerzo me amagan los calambres, empiezo a avisar a Ángel una y otra vez para que afloje. Pequeño descanso y subida final, salir al empedrado es un gusto, ahí no tenemos problemas de que me puedan acalambrar los isquios, solo me preocupo por apretar a los pedales, saboreo el momento, el carrerón que nos hemos marcado, acabar una carrera así con mi amigo Ángel, con todas las penurias que pasamos juntos entrenando, compitiendo,... y vamos a hacer podio casi al 100%. Uno le dice que somos la primera pareja, no puede ser, van Pachío y Nando delante que no los hemos visto averiados ni nada, pero el podio creo que si es. Apretamos a tope para intentar adelantar a los dos Xalima y a otro ciclista que iba por medio para salir en la foto sin gente, pero como veo que no hay espacio para llegar, pasarlos y abrir hueco, le digo a Ángel que disfrute del momento, está todo hecho, levantamos el pie, nos subimos el maillot, nos felicitamos, subimos los brazos y cruzamos la meta con el aplauso de la gente del pueblo, ciclistas, familiares,... la piel de gallina. Allí están Nando y Pachío, han quedado segundos, nos confirman que nosotros terceros, doblete, nos felicitamos, abrazamos, que gran carrera de los cuatro. Buenísima.

Gracias, Antonio, por esperarte a vernos ahí. GRANDE.


Desde aquí agradecer a todos los que me apoyan, a mis compañeros, a mi familia, a Ángel Macías, por el carrerón que hizo y fue un complemento perfecto tirando de mi en todos los llanos y subiendo como pocas veces lo he visto, y como no, sobre todo a Almudena que es mi punto de apoyo y nunca para de animarme a seguir peleando. Muy orgulloso de todos.


martes, 11 de junio de 2013

Maratón de Trujillo 2013. El "despoder" de la mente.

Difícil comenzar la crónica de la carrera del pasado fin de semana, iba sin ganas, iba cansado, por compromiso, por haber pagado ya, por vicio, por costumbre,... Y cuando se va así, a la primera contrariedad, la cabeza desconecta y pasa lo que pasó en Trujillo. Una auténtica lástima, pues me encontraba bien, un recorrido divertido, que no me venía mal y después del buen sabor de boca de Valdefuentes. A toro pasado es muy sencillo, tiré la carrera, pero en el momento...

La semana había sido complicada, el día antes organizábamos en la Escuela de Ciclismo Cáceres Bike la Clausura de los JUDEX 2013 de ciclismo, una gran responsabilidad, tener todo preparado, diseñar, limpiar, rodar y preparar un circuito entretenido, exigente, con zonas técnicas pero sin peligro, atractivo para los padres y aficionados que se acerquen,... Un circuito en el que los niños y niñas pudieran divertirse y sacar lo mejor de cada uno en la prueba final del campeonato. Un sábado muy intenso, que tras acabar todo como se había planeado te deja con una paz y un cansancio encima que cuesta mucho activarse de nuevo.

En la salida.


Con todo eso, el domingo me costó muchísimo levantarme, preparar la mochila, bici,... e ir hacia el punto de encuentro en PELÍN. En el viaje, ya se lo comenté a Ángel y Pachío: -"Vengo sin ganas y muy cansado, voy a arrancar muy fuerte para meterme en carrera y hasta dónde me llegue la gasolina, que si salgo tranquilo me va a costar entrar en carrera"-. A pesar de lo que pueda parecer, esto marcó mucho el devenir de mi carrera y no por quedarme sin gasolina al final como podría ser lo más fácil.
Primera vuelta.
Llegamos a Trujillo, saludos a todo el mundo, no ganaremos, pero al Máster Simpatía creo que sí que optamos muy seriamente, jeje! Un frío que pela para la época del año, nada que ver con TRUJILLO 2012, preparamos bicis, calentamos un poco y a la salida. Antes, César y Miguel Pino me avisan que hay que tener cuidado en los primeros kilómetros que luego habrá mucha carrera. El km3 marca el comienzo de la primera zona técnica y hasta el km9 habría que estar atento. Así estaremos.

Con Dani.


Primer paso por meta.
Me coloco en primera línea de salida, bien rodeado, mucha gente por fuera del arco, el camino es estrecho, pienso: -"Alguna liamos aquí"-. Se da la salida, como siempre, muchos nervios, codos que se meten, algún enganchón, y me voy al puesto 20-25, me veo con las piernas menos pesadas de lo que las había tenido en el calentamiento y comienzo a progresar, hay que estar delante en el km3. Veo que saltan 5-6 corredores, entre ellos Luis Ignacio (Trujillo), Roberto (Km0) y alguno más, y que están abriendo fácilmente unos metros al pelotón, arranco y engancho fácil con ellos, conmigo se viene alguno más y tomamos una pequeña ventaja que nos duraría muy poco, llegamos a un cruce de camino y la moto que abre carrera se desvía por dónde no es y nosotros detrás. Nos damos cuenta enseguida pero para volver al camino correcto tenemos que atravesar una zona de pasto con muchos surcos, veo a Pizarro (Antolin) y a Samuel Padilla (Rueda) entre los afectados, por el camino correcto pasa todo el pelotón y entramos justo con los que vienen ligeramente descolgados, creo que hace años que no me veo tan atrás, menudo bajón, hay que remontar antes del km3. Me meto detrás de Roberto que tira a mil para adelante, va fortísimo, adelantamos a mucha gente, no le puedo aguantar, engancho a rueda de Pizarro y sigo mejorando posiciones aunque me vuelve a sacar de punto justo cuando llegamos a un atasco enorme en el inicio de una calleja, toca bajarse, esperar un rato parado, andar como 200mts... El parón me sienta fatal, el corazón lo tengo en la boca, malísimas sensaciones, ver que se va la carrera,... Desconectando en 3-2-1,...

Segunda vuelta.


Hago la calleja de paseo, detrás de mucha gente que sigue andando, con lo cual no me puedo montar hasta casi salir de ella. Al salir, engancho con Dani y me animo de nuevo, le digo que se venga conmigo, tiro fuerte pero se suelta un par de veces, regulo con él, enganchamos con un Tany Nature y nos llega por detrás Chumby (Montehermoso),... por delante, practicamente la nada. Nos juntamos los cuatro y tiramos muy fuerte, avanzando muchísimo terreno, empezamos a ver gente en los llanos, recortamos y vamos cazando a los que se sueltan. Dani se vuelve a soltar y dejo que se nos vayan, nos pilla un grupo grande con Luis Briatore (Bicicletas Cáceres) y Jesús García (Ant+), nos metemos ahí y me pongo a tirar del grupo con alguna ayuda, así enganchamos con otro grupo enorme con mucha gente, aunque no veo a mis compañeros, por delante no veo nada más. Me voy a la parte de atrás para descansar y veo que Dani no viene, sí están los tres primeros cadete, miro para atrás y lo veo a 50-100m, -"La madre que lo..., ¿cómo se ha podido soltar ahora?"-. Levanto el pie, lo espero, pero cuando llega a mi altura viene tieso. Tiro fuerte para volver a enganchar pero veo que no hay manera, muchísimo viento de cara, en el grupo van bien, levanto y lo vuelvo a esperar y así voy con él hasta meta, no va ni a tiros, pues a pasear lo que queda de carrera.

Acabando la segunda vuelta.


Voy de paseo hasta el km9 de la segunda vuelta, ahí nos viene de cara un grupo grande que se había perdido y se ponen a tirar fuerte, le digo a Dani que se meta que nos vamos con ellos. Una oportunidad para rengancharme en carrera y entrenar para Madrid. En el grupo se organizan bien, en los relevos veo que los más fuertes somos Briatore y yo, Luis ya iba fuerte en la primera vuelta cuando coincidimos. Tiro fuerte cuando me toca relevar y no me aparto hasta que me lo piden, aunque no voy bien del todo, cuesta arrancar después de estar desconectado. Me doy cuenta que sólo pasamos tres y fuerzo la situación un par de veces, pero como no entra nadie más y los otros dos se paraban, volvía a tirar. Al final organizan el grupo y pasamos muchos hasta la bajada larga previa a la subida final. Hago un relevo fuerte en la subida y me voy atrás del todo, pero veo movimientos raros delante y progreso para llegar al cuarto puesto del grupo cuando están arrancando los dos primeros, tiro a por ellos y me cuesta engancharlos, iniciamos la subida con el grupo muy estirado aunque nos reagrupamos habiendo perdido alguna unidad, más en la parte final, quedándonos tres después de meta. Nueva vuelta.


Entrando en meta.
La tercera vuelta la empiezo con otros dos de Badajoz, no se qué leches vamos haciendo pero casi nos caemos dos veces. Al fin nos ponemos a tirar fuerte y empezamos a alcanzar a gente. Salimos a los llanos y vemos a lo lejos a mucha gente, me pongo a tirar fuerte y empiezo a acercarme a un grupo de tres en el que va Jesús, un padre de la Escuela me canta 49 segundos en el cruce donde entrábamos a carretera, ahí nos ponemos a relevos, entre ellos El Sabio (Montehermoso), y los cogemos pronto, nos juntamos un buen grupo, nos organizamos y a relevos cogemos a otros 2-3 más, aún se ve más gente delante y los vamos alcanzando. Para que no me pase lo que en la vuelta anterior, esta vez inicio primero la bajada y tiro fuerte para abajo, en el inicio de la subida me arranca Jesús pero le pillo rueda, en un paso de piedras le derrapa la rueda, toco freno y me voy al suelo, se me va un poco y me cuesta bastante cogerlo, lo pillo a falta de 2-3km de meta, sigo a mi ritmo, alcanzo a otros dos y los paso sin problemas. Por delante veo a Gonzalo y Arroyo, los pillo en la zona técnica y para reirme un rato les pido paso enérgicamente, Arroyo se asusta y se aparta bajándose de la bici, al verme que era yo... Bueno, sin palabras, que hartada de reir. De ahí a meta hablando tranquilamente, aunque a 500m veo que vienen Jesús y otros cuántos otra vez cerca y le digo a Gonzalo que apretemos un poco, aprieta fuerte el mamón y no me suelta porque le digo que pare, si no... Al final entramos juntos, 15º, pensaba que iba a ser muchísimo peor, de haberlo sabido, no hubiera desconectado tan pronto pero.... La cabeza manda.

miércoles, 5 de junio de 2013

Ruta por las Villuercas. Guadalupe 2013

Tras la senda de los rutones. Esta temporada, entre el mal tiempo, las carreras y otros menesteres, las grandes rutas de carretera se han ido retrasando y han tardado en arrancar, sin embargo desde que comenzamos con la Ruta de las Hurdes, parece que hemos cogido inercia y no cuesta ponernos de acuerdo para juntarnos un buen grupo de amigos para ir a disfrutar de la bicicleta de carretera como más nos gusta, entre puertos y buenos compañeros. En esta ocasión, una grupeta de 10: Víctor, José Félix, José Julían, Pachío, Jesús, Carlos y yo, que repetíamos de La Pesga, y  Santi, Manolo y Nando que se animaban para esta.

Croquis de la ruta.


El domingo pasado nos tocó desplazarnos hasta Guadalupe para una preciosa y divertida ruta por Las Villuercas con un buen número de subidas: 1850m de desnivel acumulado en 113 kilómetros. Como en la anterior ruta, Carlos fue el encargado de diseñar el recorrido y nuevamente agradecemos el espectacular trazado que nos preparó. Como subidas principales, Puerto de San Vicente y los puertos de Arrebatacapas y el Hospital del Obispo. Además de un par de subidas más cortas, una al inicio y otra al final de ruta. Que bonita es Extremadura, un paraíso ciclista que no sabemos valorar como merece. Para nosotros, desde Cáceres, a menos de una hora de coche podemos hacer rutones en el Este (Rutas Hispano-Lusas desde Valencia de Alcántara, La Codosera,...), por el Sur (Sierra de Montánchez), en el Oeste (Ibores/Villuercas), además de cualquier variante o combinación que queramos tomar al Norte (Gata, Las Hurdes, Valle de Ambroz, Jerte o La Vera). No tendremos puertos a nuestra mano, pero estamos rodeados de un terreno fantástico.

Perfil de los que gustan.


A lo que estábamos. Camping de Guadalupe, poco más de las 9.30 de la mañana, con algo de retraso dábamos inicio a otra gran jornada de ciclismo entre amigos, que como siempre digo, "con amigos, el ciclismo es más". Descendemos a la rotonda para tomar la carretera de Alía y en nuestras primeras pedaladas nos sorprende una fuerte "nevada" proveniente de los chopos, grandes copos de semillas que con los rayos de sol que se filtraban entre las ramas de la arboleda, daba una imagen espectacular para iniciar la ruta.

Los primeros 2-3 kilómetros, hablando, rodando tranquilos, acercándonos al primer punto caliente del día, una pequeña subida de unos 4km al 3-4% de media que iba perdiendo intensidad según avanzaba. Al ver el inicio de la subida, nos empezamos a acordar de Enrique, que seguro nos hubiera arrancado ya como en La Pesga... José Félix no nos deja entrar más en calor y en la rampa inicial al 8-9%, para arriba que arranca "La madre que lo..." es lo primero que se escucha en la grupeta. A mi me pilló en cabeza, había ido tirando con Manolo, pero al empezar a subir se había apartado. A regañadientes, voy aumentando el ritmo y llego hasta Félix, siento que detrás hay más gente, me quedo a rueda y pienso que vamos todos juntos de nuevo. Los 2 primeros kilómetros son bastante durillos y el "Corchuo" nos aprieta bien pese al viento de cara, le paso al relevo y acelero el ritmo por "tocar un poco la moral", ya que de inicio tampoco iba muy sobrado. Pasamos una curva y veo que se acaba la subida, acelero un poquito más pero enseguida nos quedamos ya sin subida y levanto el pie, ahí me doy cuenta que nos habíamos ido nada más Félix, Víctor y yo. Nos dejamos caer despacito hasta Alía, primer round finalizado.

La grupeta en Puerto de San Vicente.


Aunque hasta el km24 no empezar el primer puerto, los primeros eran un continuo sube y baja, con mención  especial para la zona previa al puerto, espectacular el paso por la Sierra de Altamira. Bajada rápida e inicio al Puerto de San Vicente. Unos 8km al 5-6% medio y rampas de más del 10% en la parte final. Desde abajo, otra vez Félix volvía a poner ritmo, pasando a cabeza también Manolo y yo un par de veces. El grupo empieza a romperse, comienzan los palos, ritmos altos,... Félix que abre un hueco, lo pillo, arranca Nando, lo pillamos, arranco yo, y me dejan irme unos metros. Quedan los dos últimos kilómetros, los más duros, no voy muy fino, sigo sin encontrarme cómodo en la bici de carretera y siempre voy de menos a más según me voy adaptando, pese a ello, lo intento. Llego a una rampa por encima del 10% y no puedo pedalear fluido, enseguida escucho que vienen como lobos por detrás y empiezo a regularme. El primero en pasarme es Víctor, como un tiro, ni le intento seguir. Después llegan Félix y Nando, me meto a rueda pero tampoco voy bien con ellos, levanto y me pasa Manolo, pienso "que pase también Pachío y recupero atrás del todo", dejo  un hueco pero Pachío no viene, no soy capaz de cerrar el hueco y con el fuerte viento fronto lateral, me suelto. Tomo un respiro antes de acabar la rampa dura y en cuanto acaba me pongo a tirar fuerte de nuevo, ahora somos un reguero. Víctor, Nando dándole caza y algún que otro palo, Félix más atrás, Manolo a 80-100m y yo a 20-30 de este. Poco a poco alcanzo a Manolo y me pongo a tirar para intentar cazar a Félix ya que no queda nada, pero no me da para llegar a él.  Segundo punto caliente.

Coronando Arrebatacapas.


Reunificación, bajada corta y tranquila y a rodar fuerte en los llanos favorables en busca del siguiente puerto. Otra vez jugamos a ciclistas, ataques, contrataques, fugas, aunque todo el mundo está muy atento y no se deja abrir huecos y seguimos rodando juntos, ya más tranquilos hasta el inicio del Arrebatacapas. Como preámbulo al puerto, 2-3km de subida hasta Carrascalejos por un asfalto de los que agarran, pequeña bajadita y los 5-6km del puerto. En el mismo pueblo arranca Nando y tiro a por él, rodamos juntos un rato pero pronto nos alcanza el resto. No rodaríamos mucho tiempo juntos y en un nuevo aceleron, Víctor y Nando se iban por delante. Félix y Manolo por detrás y yo descolgado a 50-60m, otra vez el inicio del puerto me sentaba fatal. Un kilómetro, dos, tocaba sufrir para no perderlos, había que pasar el mal momento para llegar lo más cerca de ellos cuando empezar a ir bien. Con dos kilómetros de puerto empezaba a recortarles con cambios de ritmo hasta que por fin logré engancharlos, como podía ir más fuerte, pasé para adelante y continué subiendo a mi manera. Manolo pasaba de seguirme, pero Félix y yo empezábamos a colaborar y acercarnos a los dos fugados, aunque ellos tampoco iban a tope. En la parte final nos acercamos mucho, pero a 300-400m de coronar me doy cuenta que el puerto se acaba y no vamos a pillar y ya terminamos el puerto tranquilos admirando las vistas hacia los llanos de Toledo. Arrebatacapas superado.

Grandes amigos. Nando y Pachío en Navatrasierra.


Bajada hasta Navatrasierra, parada a coger agua, pinchazo de Víctor, parón largo y a subir el puerto más duro del día el Hospital del Obispo, casi 12km al 4-5% medio y rampas sueltas al 9%. Desde el inicio hasta arriba el puerto es muy bonito, pero con dolor de piernas del parón... Félix otra vez a la carga, en los 2 primeros kilómetros nos mete una marcha cuartelera que nos pone firmes. Nos quedamos en cabeza con él, Santi, Jesús, Víctor y yo. El resto, Carlos había tirado para adelante en la parada para abrir camino y los otros no querían más guerras de momento. En cuando Félix pareció aflojar en una rampa dura, Víctor allá que tira para arriba. Detrás que me voy y me hace sufrir muchísimo durante un par de kilómetros, pero al fin levanta el pie un poco, respiro y paso delante, no quiero que vuelva a pasar a poner ritmo y voy dando cambios de ritmo para subir cómodo, aunque lo escucho apurado no lo suelto y cuando pasa me pone contra las cuerdas. Vuelvo a pasarle y le cambio el ritmo varias veces para ver si al menos afloja al pasar, pero sigue a su ritmo y me vuelve a apretar, a falta de unos 3km para coronar, en una rampa durilla, valoro lo que queda y le digo que prefiero levantar, queda muchísimo aún y como sea igual de duro no llego a ese ritmo. Me saca rápido 15-20 segundos, lo que tardo en respirar y poner mi ritmo. El puerto afloja mucho, ya podía haber esperado 400-500m más, ahora podría seguirle bien, intento engancharle de nuevo, pero lleva un ritmo constante que me es complicado quitarle apenas unos pocos metros y así llegamos hasta el Hospital donde nos estaba esperando Cárlos y ya subimos juntos los tres hablando hasta arriba. Buen calentón. Arriba, después de un rato llegaba Nando, que al final se había animado a tirar y el resto desperdigados.

Cáceres Bike en el Hospital del Obispo.


Desde ahí hasta Guadalupe, poco que reseñar. Bajada del puerto muy divertida. Abajo esperamos a Jesús y José Julián que habían bajado más tranquilo y subida al "Humilladero" de Guadalupe tranquilos, por delante habían tirado 4-5 mientras esperábamos en el cruce y sí que se dieron cera. Por detrás, nada que reseñar. Salvo que a Nando le dió por disputar el GP de Montaña, a plato, "animalito", como anda.  Me había adelantado un poco porque me dolía el pie derecho y quería acabar cuanto antes la subida y... me pasó como un avión.

Jesús, Pachío, José Julián y yo en Guadalupe.


Bajada, cañita y foto en la plaza de Guadalupe y al camping para finalizar otra gran ruta y mejor día de ciclismo. Pura diversión.