viernes, 22 de marzo de 2013

Montehermosus Interruptus.

Paso la segunda carrera de la temporada. Ya han pasado unos días, unos días para poner en orden de nuevo la bici y cargar pilas para lo que viene el próximo domingo en Fuenlabrada de los Montes, más agua, aunque espero que sea menos que la que tuvimos en Montehermoso la semana pasada.

La "Ruta de la Prehistoria", una maratón que me encanta, pero que no acabo de salvarla sin tener problemas y poder puntuar, habrá que volver el año que viene para intentarlo de nuevo. Larguísima, muy dura, por un entorno precioso, el agua y barro la hicieron terrible para la gran mayoría de bikers que allí acudimos.

Las malas predicciones para el fin de semana se cumplieron de lleno, todo el día anterior lloviendo, toda la noche cayendo agua y toda la mañana diluviando sobre el circuito de la maratón fue demasiado y las callejas, caminos y senderos estaban saturados de agua y barro.

Por fin llegamos a una carrera con tiempo para sacar dorsales, preparar bicis, vestirnos, calentar, colocarnos bien en la línea de salida,... Aunque las condiciones de la mañana, la duración de la carrera que teníamos por delante y el recuerdo del año anterior tampoco animaba mucho a un buen calentamiento. Aún así, conseguimos rodar un poco, subir un poco de intensidad y tirar pronto hacia la línea de salida. 3-4 línea, junto a Menene, hablando distendidamente, no preveemos una salida muy rápida y no andamos muy atentos a lo que pasa por delante.

La que nos esperaba.


Casi sin darnos cuenta, llegamos a la hora y partimos para lo que se suponían 92km de carrera. Entre la gente que sale delante, unos arrancan muy rápido de salida y otros se quedan parados en el medio, no tengo muchas intenciones de calentarme en la salida y aunque me encuentro con gente lenta no hago mucho por adelantar, espero a las curvas para ganar posiciones sin apretar mucho, salimos a la calle principal y arrancamos un ligero ascenso en el que veo que el grupo cabecero no va tan lento como pensaba. Me voy enganchando a gente que va pasando para no subirme mucho de pulso, pasa Nando, Pachío y otros muchos, poco a poco me voy dando cuenta que hay que espabilar para no soltarse del grupo cabecero y acelero adelantando posiciones antes de entrar en los caminos, apuro hasta el último metro antes de pasar un paso canadiense para engancharme a la cola de un grupo de 40-50 unidades. Tengo a Pachío delante, sigo contemporizando, entre 160-165 pulsaciones, va llegando gente que ha salido mal y van pasando, me voy enganchando a ellos para no tener que forzar sin soltarme del grupo, aunque este se va estirando mucho y empiezan a partirse, esto no es igual que el año anterior, hay que empezar a apretar para no quedarse pronto. Me pasa Javi (Antolín), me engancho a él y me avanza varias posiciones y cierra huecos, me devuelve muy cerca de Pachío aunque va demasiado fuerte para mi y me tengo que soltar. Llega a mi Fiden (Montehermoso) y Juan Andrés (Trujillo), misma operación a engancharse ahí, pasamos las primeras zonas de agua y barro, me hacen sufrir de verdad para no soltarme en el primer repecho más serio, vamos muy fuertes, un llano lleno de charcos, voy a rueda no viendo más allá de sus rueda traseras, de pronto se apartan y veo metido de lleno en un charco no muy grande, no me da tiempo a hacer por levantar la rueda delantera y se me queda clavada la rueda delantera saliendo por las orejas y quedándome con los brazos clavados en el suelo casi haciendo el pino.

Con Fernando, Gonzalo y José Félix. Ya había volcado.


Mientras intento levantarme, veo por debajo de los brazos un grupo que viene directo hacia mi, entre ellos distingo el maillot de Gonzalo, me da la impresión que alguno se va a venir encima de mi pero me esquivan por el otro lado. Saco las manos del barro, el barro se me sale por los guantes, las gafas, el pecho totalmente embarrados,... me acuerdo de la caída de Jaraicejo, otra vez embarrado y esta vez con toda la carrera por delante, bufff, se me cruza la carrera pronto. Me subo a la bici, el grupo donde iba ya no se ve, me pasan varios corredores, al fondo está el grupo de Gonzalo y varios Km0, tiro fuerte, tratando de remontar pero ahora me da un poco de respeto el barro y los charcos pensando a ver si me voy a ir otra vez al suelo, además que voy con las manos llenas de barro y se me resbala un poco el manillar. Me pilla José Félix y me anima, me despierta un poco de la mala sensación y empezamos a tirar más fuerte, enganchamos con Gonzalo que había tenido un problema y avanzamos mucho, cogemos a Alberto (Bicicletas Cáceres) y Fernando, Mariscal y cía (Km0), entramos a relevos. Fernando me anima y nos ponemos a tirar fuerte del grupo cogiendo a gente que llevábamos por delante. Ya más enchufado, me pongo en cabeza del grupo y llegamos a Pozuelo, paso en cabeza el pueblo y en una curva cerrada empiezo a notar que no tengo presión en el freno trasero, pienso que puede haber sido por la caída, el agua,... y no le doy más importancia, sigo tirando. Nos metemos en nuevas callejas, zonas de piedras, pasamos un regatillo y primera subida, de piedras, me doy cuenta que voy con el cierre delantero abierto aunque decido tirar y apretarlo en alguna zona donde no perdiera tiempo, entre Fernando y José Félix me convencen para que pare a cerrarlo y así lo hago. No pierdo más de 15-20 segundos, José Félix me espera, arranco fuerte para cazar pero Félix tiene problemas con la cadena, me paro a esperarlo, me adelantan algunos ciclistas y lo veo que ya viene, vuelvo a arrancar pero escucho que tiene problemas de nuevo, me paro arriba pero me dice que tire para adelante que no le espere más.

Inicio del cortafuegos, concentración y para arriba.


Me tiro fuerte hacia abajo en una bajada estrecha con pequeños escalones y el freno trasero está a cero, con tocar la maneta se va hasta el puño y no frena, tengo que bajar con el freno delantero, es una bajada corta y llego pronto abajo, el freno delantero me va rascando ya con la chapa, pero por lo menos tiene presión, confío que el trasero mejore, no se cómo. Arranco en solitario la primera subida larga y adelanto a los que me habían pasado mientras apretaba el cierre y esperaba a Félix, me quedan dos por delante y el siguiente es el grupo de Gonzalo, Alberto y los Km0. Adelanto a los dos que me quedaban antes de una "caída libre" en la que me tiro como un loco y acabo de fundir el freno delantero al llegar abajo. De nuevo para arriba y arranco el cortafuegos, durísimo, por delante una hilera de ciclistas, tengo el grupo a poco menos de un minuto, por delante otros dos grupitos aunque no distingo quienes son con el barro que tengo en las lentillas y la niebla. Subir, siempre que pueda ir montado, me hace disfrutar y me animo al ver que hay gente bajada, pongo mi ritmo, me concentro en la respiración y al lío, supero a dos que van a pie en el inicio, supero a Fernando a Alberto, en otro tramo a Mariscal y otros Km0, sigo avanzando y llego a otros 2-3 que también supero, tengo a Gonzalo muy cerca pero él va haciendo lo mismo que yo, no para de adelantar a gente y no se deja alcanzar, veo también a Paco Tores (Gr100) soltando a otro compañero de equipo y tiro para intentar llegar hasta él, a Paco me es imposible, pero sí a su compañero y a los Bicicletas Cáceres (Vecino y Briatore) a los que paso más adelante. Voy fortísimo en la bajada por las pistas forestales, el 40 me ayuda a rodar muy rápido ahí, hasta que llego a la primera herradura en la que intento frenar y no hay manera, las dos manetas en los puños y me recto, meto la bici como puedo y ya no dejo que se lance, entre las chapas y de vez en cuando con el pie, voy reteniendo la bici, me adelantan todos los que había pasado. El olor del roce de la chapa con los frenos se hace muy intenso, me sale humo de ellos, que ganas de llegar abajo. Al fin lo hago y aprieto fuerte en el llano pero en la siguiente bajada...bufff, que me voy a los huertos, así no puedo seguir, levanto el pie y pienso que hasta aquí he llegado.



Aterriza como puedas.
Aún con esas, llego al inicio de la siguiente subida y ya que estaba ahí, a subir se ha dicho, volver a disfrutar. Esta subida no es tan dura como la anterior, suelto a la gente con la que voy y alcanzo y supero a alguno nuevo que me había adelantado bajando, corono y a sufrir de nuevo, tengo que bajar un tramo a pie, me subo y ya no lanzo la bici, voy despacito, ya tengo claro que voy a abandonar. Me alcanzan César (Mtb Bikers) y Manolo (Bicicletas Cáceres), me pongo a hablar con ellos un rato, Manolo se va para adelante, me quedo hablando con César y llegamos a una zona para rodar, le digo que tiremos en esa zona para así ayudarle, adelanto a un par de ciclistas, llego hasta Manolo pero César no viene, me paro a hablar con Manolo, subimos tranquilamente un poco y nueva bajada entre árboles, aquí sí que no puedo, bajo montado un poco pero me tengo que bajar, la siguiente la hago con un pie por fuera, me bajo de nuevo, me pasan César y varios más, también César Alonso (km0) que me pregunta si estoy bien, gracias por preguntar, solo sin frenos. Me subo de nuevo y en una zona rápida que parecía no tener peligro, me encuentro con una curva cerrada un muro de frente, pienso "Me lo comí", ya estaba pensando en tirarme hacia un lado para que chocara de lado cuando pude ver un hueco en la pared un poco más a la izquierda y directo hacia el hueco..bufff, menudo librada, me meto en un olivar y salgo por otro lado, no tengo muy claro si es el mismo camino, tiro un rato andando, 2-3 minutos y no pasa nada, pienso, "lo que me faltaba, haberme equivocado". Me paro un rato para intentar ver más arriba si me había salido por otro lado, me voy a subir a la bici cuando veo que viene gente para abajo, voy bien. Me subo a la bici y bajo despacito, al fin llego a un pueblo, la bajada es muy rápida, de hormigón, con agua, mejor bajado. Me pasa Vecino y al verme así me pide las pastillas del freno delantero, "que cachondo, como si yo tuviera freno delantero iba a estar así). Llego al pueblo y pregunto por donde se va a Montehermoso, me insisten varias veces que espere a una furgoneta pero yo quiero rodar, venía para 92km y llevaba 30 o poco más, son 18km hasta Montehermoso, se viene conmigo un compañero de Ávila y bajo la lluvia, comentando las mejores jugadas nos vamos hasta el pueblo a ver cómo llega el resto.

Hasta aquí mi maratón, dedicada a Tomé, que decía que no tendría mucho que contar. ;)

Fotos de Manuel Díaz Amor y Jacqueline Gordo.

2 comentarios:

WeLCoMe dijo...

Buena redacción, me asombra tu capacidad para recordar. A pasar página y pensar en la Miel, nos mojaremos seguro... pero menos que en Monte. Y con pastillas nuevas problema solucionado! A seguir!

Angel Denche Zamorano dijo...

Gracias, César! En Fuenlabrada a darlo todo que hay nuevas historias por contar.