lunes, 25 de marzo de 2013

Fuenlabrada de los Montes. Maratón de la miel 2013.

Me pongo a escribir esta crónica mientras el dolor de lumbares y dedos de las manos me susurran sutilmente todos los recuerdos de lo que fue la VIII Maratón de la Miel en Fuenlabrada de los Montes (Badajoz), tercera prueba del Open de Extremadura de XCM. La más veterana de las pruebas del circuito de maratones extremeño y, sin duda, una de las más bonitas y sufridas.

Cruzo la meta, satisfecho, totalmente embarrado, con las manos y pies calados, llenos de arenilla, me duele la espalda, el cuello, ¿las piernas? Sí, por qué no. Algo también me duelen, aunque curiosamente no es lo que más. Por allí andan amigos y rivales, cruzo el arco de meta, veo a Juán Andrés (Trujillo), ha llegado recientemente, también a Juan Antonio Perera (Badajoz), está resoplando... Bueno, no lo he pillado, pero le he hecho de apretarse bien, 13 segundos de margen, como si hubieran sido 13 minutos, es Máster 40, que calentón más tonto. Lo he perseguido desde el puerto, coronó con 48 segundos, con Luis Luengo (Bicicletas Cáceres) a unas decenas de metros, buena carrera que ha hecho con su flamante 29, ¡cómo ruedan las 29!, ¡que bien traccionan en las subidas con barro! Aunque también creo que tienen que darle a los pedales porque iba ya el pobre con calambres en la subida de hormigón, señal de que se lo ha currado bien.

Retrocediendo un poco más en el tiempo, nos situamos en el punto de reunión, el pabellón polideportivo de Fuenlabrada de los Montes, llueve, cielo muy nublado, gestos torcidos, el recuerdo de Montehermoso todavía muy presente en todos los corredores, ¿vamos a reeditar la Ruta de la Prehistoria?, ¿va a ser hoy igual? A este ritmo no vamos a ganar para roldanas, pastillas de freno, discos, cadenas,... Es el comentario de todos los participantes. Por allí, Menene anda tranquilizando al personal: -"Este terreno es distinto, agua va a haber porque tiene que haber agua con todo lo que ha, y está, cayendo, pero nada que ver con Montehermoso. Habrá barro en algún punto concreto del circuito, no generalizado, eso sí, mucha agua"-. Al menos...

Preparamos bicicletas, pesco a mis dos chicos, Dani y Pablo (Escuela de Ciclismo Cáceres Bike) y nos vamos a calentar, no sin antes, y durante, saludar a medio pelotón, mis otros dos "chicos", Ángel y Pachío (Bicicletas Pelín) aún andan preparándose. A César (Mtb Bikers) ya lo he visto rodando por ahí. Echamos a andar y me los llevo a que vean, y de paso ver yo in situ si de verdad hay o no barro, las callejas finales del circuito. Rodamos tranquilamente y en efecto, poco barro, ¡me alegro! Volvemos para atrás, calentamos un poco más, otro poco dentro del pabellón mientras diluvia,... y a la salida, una salida neutralizada muy peligrosa, como siempre suelen ser y lanzados a mil por hora hacia 3 kilómetros de terreno favorable hasta la primera subida.

Orgullo Cáceres Bike. Dani y Pablo.
Con el tramo neutralizado he perdido de vista a todo el mundo, ya no se dónde andan mis compañeros y dónde los chicos, sólo me preocupo de pedalear fuerte guardando lo máximo (esto es muy largo). El viento entra lateral, podría ir un poco mejor a rueda, pero prefiero tener mejor visión de los charcos (tengo mal recuerdo de Montehermoso). La gente sale como una manada de ñúes, yo soy uno más. Al fin me pasa Ángel, creo que también Pachío (como no me ha hecho caso y lleva el chubasquero puesto que le tapa de cuerpo entero pues no lo tengo muy localizado), me voy detrás de Ángel y a tirar millas para adelante, se estabilizan las posiciones, aún no las pulsaciones y llegamos a la primera bajada, primer paso de agua (hay agua, sí, mucha), y Ángel se me va 50-100 metros. Continúo con mi ritmo y pronto veo a Pachío delante de Ángel, aunque se acaban juntando junto a Pizarro (Antolín) y alguno más, aprieto un poco más y me empiezo a acercar a ellos hasta que me pasa Juan Andrés y me meto a rueda hasta casi cogerlos en el inicio del puerto. Juan Andrés abre pronto hueco, lo mismo Pachío y Pizarro, sufro un poco, pero Ángel me ofrece un buen ritmo y controlo pulso y ritmo y empiezo a caminar, mantenemos distancias hasta que recupero el aliento y paso a tirar a la altura de la curva de herradura. Por delante tengo a Pachío, calculo el ritmo que necesito para alcanzarlo en la cima sin cambios de ritmo que me provoquen calentones y poder soltar a Ángel que ha hecho un buen trabajo y así lo hago justo en la cima, por delante Pizarro y otro a pocos metros. Animo a mis compañeros para que sigan, no queda nada para coronar, buen momento para apretar los tres y... Pachío que se para a quitarse el chubasquero, madre que lo... Levanto el pie resignado y dejo de pedalear para esperarlo mientras bajo el puerto, Pizarro y el otro se nos van lejísimo. Controlo con la mirada si viene, pero no aparece, me pasa Juan Antonio Perera, vuelvo a mirar atrás y Ángel está a mi rueda, nada de Pachío, pasamos las curvas y al girarme veo que vienen dos grupos enormes muy cerca, no espero más, nos van a pillar 10-12 tíos, que se enganche él a ellos. Le digo a Ángel, ¡vámonos! Y empiezo a tirar fuerte para abajo, engancho enseguida a Juan Antonio que se había ido unos metros y lo paso a tope intentando recortar a los dos que se nos han ido y distanciar, si es posible a los grupos que vienen, si Pachío está fuerte ya se los quitará de encima. Llegamos a los llanos y Ángel pasa a relevo, muy fuerte, buena marcha. Miro para atrás un par de veces y en la segunda veo a Pachío a 10-12 segundos, parece que llega. Seguimos tirando fuerte a relevos y en un giro de algo más de 90 grados ya no veo a Pachío detrás, cuando lo esperaba a rueda, algo le ha pasado. Al fin pillamos a Pizarro, y paso a tirar del trío que nos hemos juntado, ¡madre, qué de agua en esta zona! En un momento se me mete barro en un ojo y voy un rato con un solo ojo, sensación rarísima, pérdida de perspectiva, reflejos del sol en el agua,... Ángel que se va en una curva, ¡Jeje! Me pasan mis dos compis de grupeta y paso de tirar a ser arrastrado hasta el inicio de la subida dura donde Pizarro nos habré hueco traccionando mejor en el barro, aunque le mantenemos en las piedras. Va tirando Ángel de mi, aunque va haciendo unas trazadas muy raras y me incomoda ir a su rueda, decido adelantarle y... mala decisión, al intentar adelantarle pierdo la rueda delantera en las piedras y tengo que poner pie, me confío un poco, no me doy prisa en subirme,... Adiós a Pizarro, Ángel, Juan Antonio, y a otro que habíamos alcanzado, para toda la carrera. Se me quedaron a 10-15 segundos que no hubo manera de recortar pese a perseguirlos junto a un Gios Deyeser durante todo el terreno previo al puerto. Aún podríamos haber llegado a ellos, pero en un momento me dió por girar la cabeza y, sabía que nos había alcanzado algún ciclista que no pasaba a relevo pero..., nos seguía un grupo de no menos 10 tíos. No pasáis, pues no voy a ser yo el que pille a mi compañero. Forcé la situación una vez dejando ir al Gios para que fuera otro el que cerrara el hueco, nada de nada, apreté y lo volví a coger, le dí un relevo al chico y cuando paso, nadie detrás para seguir los relevos, pues... vais dados. Levanté un piñón y lo dejé marchar sin seguirlo. Al llegar al puerto, vi que Pizarro y Ángel ya estaban pasando la primera curva, buen hueco había hecho, a ver el puerto.



Nada más arrancar el puerto, 3 Monje's Bike pasaron a cabeza fortísimo, era lo que estaba esperando así que a rueda. A la mía iba Fiden (Montehermoso), buena marcha a la que nos subieron. Justo arriba, el que estaba en el avituallamiento se pone a dar botellas de agua y al llegar yo no tiene y pierdo unos segundos mientras va a buscarla. Parece una tontería, pero al ser una bajada de dar pedales, esos pocos segundos son suficiente para que se nos vayan unos metros y ni Fiden ni yo logramos engancharlos. Entramos en las callejas Fiden y yo y de pronto me pasa un obús por mi lado, Pachío a toda leche. Pienso: -Madre cómo va este-. Pero nada, al salir al hormigón lo tenemos a 20-30 metros, me pasa Julián (Jerez) y mi amigo Gonzalo (La Cabra Coja). Hacemos la ladera final persiguiendo a Pachío y está muy cerca en la bajada mal final. Pachío se que bajando se me va a ir, pero lo que no se es que Gonzalo bajara tan rápido, al llegar abajo ni los veo, sí veo a Julián que ha adelantado a Fiden y le gana la carrera, la técnica de uno y otro, y eso que Fiden ha mejorado mucho.



Carrerón, máquina. Ángel Macías.
Un campeón es el que se levanta tras la caída.

Arranco la siguiente vuelta, voy persiguiendo a Gonzalo, Pachío y otro ciclista de naranja que no se quién es, -Estos dos mamones no me van a esperar estando a 10-15 segundos, los mato como los pilles-. El de naranja se suelta, -bien, voy a tener un puente, tiro para engancharlo, respiro y enlazo-. Tiro fuerte y lo voy a enganchar justo cuando tiene una avería ¡buff! Otra vez el puerto, que largo es el puerto. Subir, bajar. Me han pasado un par, entre ellos Briatore. Al llegar abajo tengo a Pachío y Juan Antonio a 100m, luego a la mitad, a la mitad de la mitad y cuando llego, después de darme el calentón para ir juntos a relevos y avanzar... Pachío que se para a mear, ¡no hombre, no, no te bajes ahora con la paliza que me he dado llegar a esta situación de poder rodar juntos! Paso de esperarle y me pongo a tirar a relevos, aún así voy mirando si viene y nos alcanza pese haber ido muy rápido y echarnos casi encima de Briatore y otro. Llegamos a la subida dura y las dos 29 se me van en el inicio de barro pero los alcanzo en las piedras, esta vez sí que subo sin problemas, que fallo más tonto antes. Faltando 40-50m para coronar, Pachío que levanta el pie del todo y Juan Antonio se va unos metros, le animo para que tire y dice que no puede, que siga, le intento hacer que llegue arriba pero no hay manera, tiro para adelante y le espero en el olivar pero me dice que no le espere y ya sigo. Que vientazo de cara en esta zona. Adelanto a un Gios, Juan Antonio está a poco menos de un minuto, creo que no le quito ni un metro en el previo al puerto, me parece que el a Luis tampoco, que desesperación, esto va a ser supervivencia. Miro para atrás a ver si el Gios viene cerca y me puede ayudar pero el que viene es Pachío a 50 metros, no decías que no podías, si yo he ido a tope este tramo. Ya no voy  a esperarlo, estamos empezando el puerto, aquí cada uno a su ritmo, pienso que al final lo mismo hasta me coje, pero no, pierde metros muy rápido porque miro en una curva y no lo veo sólo queda mirar adelante. Las posiciones y distancias siguen siendo las mismas durante todo el puerto, tomo tiempo con el Garmin en la cima y 48 segundos que me saca Juan Antonio, Luengo le sacará otros 20-30. Me dijo que tengo que tirar fuerte para darme una oportunidad en las callejas, en la bajada o donde sea de aquí a meta, todo sigue igual en la bajada, sólo que me adelanta Juan Andrés, que había pinchado, como un tiro en la carretera, con el 40x11 y al máximo de rpm no pude seguirle, ¿triple plato? Tanta tecnología y son las piernas.


Entro en la calleja forzando y de pronto veo a Luis por delante, que sorpresa, iba a por uno y me encuentro a otro. Va muy tieso, creo que tiene calambres, lo pillo en el hormigón seguro. En el hormigón lo tengo a 10-12 segundos y a media subida ya lo he cogido, le animo un poco, ha hecho una gran carrera, lo he visto muy bien. Le paso y tengo al otro por delante, tomo tiempo al salir del hormigón y me saca 26 segundos, son factibles de aquí a meta. Intento meter el plato y no tengo fuerza en la mano izquierda, lo tengo que hacer con la derecha jugándomela un poco en las piedras sueltas, tiro a tope en ese tramo, me la juego en la bajada, llego al llano y nada, lo tengo a unas decenas de metro en las calles del pueblo, ya es imposible, levanto el pie, Luis se que no va a venir, no baja tan fuerte, y me relajo.

Cruzo la meta, satisfecho, totalmente embarrado, con las manos y pies,...

Esto ya lo conocéis. Calado, con frío, con una buena templa de bici, agua, piedras, barro,... pero muy contento de haber podido acabar esta vez, de haber hecho buena carrera, de haberme divertido mucho, y de disfrutar de mi deporte y de tanta gente buena y entusiasta que te encuentras y con la que ya no concibes cada fin de semana, cada salida en bici, cada día. 12º Máster 30, seguimos mejorando las clasificaciones en la Maratón de la Miel: Abandono en 2010, 18º en 2011 y 15º en 2012. Si seguimos la serie, 18-15-12, cualquier niño de 2º de Primaria podría decir que el año que viene me toca ser 9º. Aunque con esto de los ciclos y series, nunca se sabe, igual me toca un "Abandono" en 2014 y un 18º de nuevo en 2015, ¡quién sabe!

Pablo, 3º Junior. Escuela de Ciclismo Cáceres Bike.


No me extiendo más, hasta aquí la VIII Maratón de la Miel. Esta vez, dedico la crónica a dos personas que han dado todo por esta maratón, a Miguel Pino y a Carlos Romero, además de Pablo Romero (Cáceres Bike) que consiguió su primer podio, 3º Junior, ¡Felicidades! A Menene me entristeció encontrarmelo con mala cara en la salida, aún medio enfermo pero aún con ganas de disfrutar de "su carrera". Muchos ánimos y a darlo todo en Puerto Lobo. Gracias por hacer posible un año más esta jornada tan genuina de ciclismo de montaña.

Sí, me he pasado, pero que hagan las maratones más cortas y tendré menos que contar. Si no, a esperarse a la película. Ah no, que fue ayer. ¡Muhahahaha!

sábado, 23 de marzo de 2013

Next race: Maratón de la Miel.

Mañana, y por cuarto año consecutivo, nos tocará viajar a Fuenlabrada de los Montes (Badajoz) a correr la más veterana y tradicional prueba del Open de Extremadura de XCM, la Maratón de la Miel, que año tras año organiza la A.D. Francisco Pizarro y en la siempre nos sorprenden añadiendo alguna nueva dificultad a un durísimo y a su vez muy bonito y divertido recorrido. Esta vez parece que no va a ser así y vamos a volver a una salida similar al 2010 (la primera vez que corrí), manteniendo el recorrido habitual.

Fuenlabrada de los Montes. Maratón de la Miel.


En 2010 no tuvimos especial suerte los miembros del equipo Bicicletas Pelín. Nada más salir, coronando la primera subida, un pinchazo en la rueda delantera me dejaba el último y muy retrasado del pelotón y sin ganas de continuar. Continué para hacer, al menos, una vuelta entera en la que alcancé a José Luis Olivan (Zafra) que también había pinchado en el valle, aquel año no se hacía el repechón duro de media vuelta y ni el segundo puerto al completo, y junto a él, a tres o cuatro ciclistas que iban despacito subiendo el puerto. Al final, José tuvo que abandonar y continué sólo hasta meta para abandonar. Para completar el día aciago, mis compañeros Victor y Ángel también estaban allí por un pinchazo y malas sensaciones.

En 2011, sorpresón de salida, nos tenían preparado 1.5km durísimos para arrancar la carrera, la subida de hormigón que siempre hacemos un trocín, casi entera hasta arriba, un bucle de salida con la parte final de la carrera para meternos en el circuito, casi se podría decir que había que dar dos vueltas y un cuarto al circuito y de postre, final en alto, espectacular. Por aquí tengo la crónica de la carrera (Maratón de la Miel 2011) y la noticia de la misma (2011).

Y el año pasado, nueva sorpresa. Para mi, el mejor circuito de los que he corrido en Fuenlabrada, el inicio espectacular. Subida por asfalto para seleccionar, bajada muy divertida, subida al puerto, recorrido tradicional y final en alto, tremendo recorrido. Como me he dado cuenta que no lo conté en su momento, así me fue:

"Tras un largo calentamiento, dar vueltas al recorrido de los peques con David y Celia, recorrido neutralizado por el pueblo, la salida se preveía rapidísima, iba a ser por asfalto, en terreno favorable y acabando en un duro repecho. No hacía falta salir en cabeza pero sí bien colocado. Metido en la mitad delantera del pelotón, en efecto, se salió rapidísimo, pronto pude mejorar posiciones en un pelotón que se iba estirando, muy buenas sensaciones hasta que en un momento dado, el pelotón empieza a girar a izquierda metiéndose por una calleja, una valla mal colocada desvía a todos los primeros, yo voy junto a Juan Andrés (Trujillo) que da voces diciendo que es recto, pasamos la valla y nos quedamos en cabeza, primero y segundo, paramos en pelotón y rodamos despacio esperando a todos los que han tirado por el lado erróneo. El pelotón va despacísimo hasta el inicio del repecho pero llega Bolsico (Monje Bike) desde atrás y arranca a mil para arriba, nadie responde y se le reprocha que ataque pero pronto llega más gente desde atrás y se lanza la carrera. Me coloco entre los 15-20 primeros, pillo la rueda de Juan Andrés y me aplico para coronar con él aunque se me va un poco, pasa Leno y coronamos, nada más llegar arriba me pasa Ángel y nos lanzamos muy fuerte, Ángel me abre hueco, adelanto algún puesto bajando y alcanzo a Juan Andrés de nuevo, él no baja muy rápido y nos frena un poco, nos juntamos un buen grupo, finalmente lo paso y sigo bajando fuerte. Al llegar abajo, el grupo empieza a trabajar fuerte para cazar a un grupito que va justo delante, entre los que tiran está Vecino (Bicicletas Cáceres) al que aviso que vamos a empezar el puerto en breve y levanta el pie metiéndose a rueda. De pronto nos pasa Juan Andrés como un misil y nadie puede seguirle, veo como se mete en el grupo de mis compañeros Leno y Ángel justo antes de empezar la subida.



Coronando el hormigón.
Al empezar la subida, se van los dos que iban en cabeza del grupo, dos de Salamanca, veo que no es bueno el ritmo del grupo y me pongo a tirar a mi ritmo, me marco como objetivo a los dos que se habían ido y tiro fuerte a por ellos, veo como delante se ha quedado Ángel de su grupo al igual que otros cuantos, lo pillo justo arriba, le digo que se meta a rueda y tiro fuerte para cazar un grupito con Menene (Trujillo), Fran Noriega  y Olivan (Zafra), Chumby (Montehermoso) y alguno más. Nos juntamos un buen grupo y empezamos a pasar a relevos, vamos a mil. Menene fortísimo en llanos me las hace pasar negras, menos mal que en las callejas se aparta y puedo recuperar, aunque vuelve a la carga en la subida y nos cuesta la vida seguirle. Coronando nos pasa Arroyito (Trujillo) que había pinchado y nos adelanta como si nada, deja al grupo planchado. Llegamos a la bajada mala, Ángel pasa a la cabeza y se tira fuerte, me voy detrás de él pero no puedo seguirle, incluso me salgo en una curva, me pasa Fran y llego con él abajo, Ángel está a unos pocos metros por delante, le dejo a él el peso de la persecución de mi compañero y aprovecho para comer un poco y recuperar, de pronto en una curva veo que ha enganchado con Arroyo y le digo a Francisco, o los enganchamos ya o nos podemos despedir. Apretamos los dos a tope, relevos fortísimos pero no hay manera, se nos van. Levantamos el pie un poco y esperamos a Chumby y Menene y pasamos a relevos. Iniciamos la subida, y tirando Fran con Chumby a rueda, Menene se abre y pasa delante y les empieza abrir hueco, les digo que no le dejen pillar hueco que se nos va a ir y es buena rueda en el valle, me dicen que no pueden y paso a cabeza, le recorto al principio pero va muy fuerte y no le puedo pillar rueda y vuelve a abrirnos hueco cuando la pendiente baja, hace fortísima la recta final y nos es imposible echarle el guante.

Chumby, Macías, Noriega, Menene.


Coronamos y nos tiramos a mil para abajo, es nuestra última oportunidad para cazarlo, vamos muy fuerte pero al llegar abajo, Chumby no ve el cruce a izquierda y sigue recto siguiendo rodadas de otros, Fran y yo detrás, salimos a una pequeña recta y no veo a Menene delante, creo que nos hemos equivocado, que siempre era por el otro camino, dudamos un momento y nos damos la vuelta, mucha gente se perdió en ese punto, entre ellos Pepe (Bicicletas Cáceres) y mi compañero Leno. A Menene ya no lo volvemos a ver. Tiramos fuerte a releveos los tres y alcanzamos a otro chico que en vez de entrar a los relevos nos da palos hasta que se queda. Llegamos a la subida dura, coronamos juntos, me pongo a tirar fuerte en el olivar, bajo fuerte y al llegar abajo sólo estoy con Chumby, me dice que Fran se ha caído en el olivar. Arrancamos el puerto juntos y nueva vuelta. Chumby se va y tengo que hacer sólo casi toda la segunda vuelta, no veo a nadie durante kilómetros, empiezo a tener calambres y me relajo, como, bebo un poco y ruedo tranquilo. Justo antes del puerto me pilla un grupo grande, entre ellos mis amigos de Tierra de Barros, Antonio Blanco Cordobés y José Gutierrez, se nos va alguno por delante, hay otros M30 en el grupo, creo que me van a quitar algún puesto, aunque subiendo siempre me veo fuerte. Antonio empieza el puerto tirando fuerte, nos ponemos los dos en cabeza y hablamos un rato, le digo que va muy fuerte que está acabando muy bien, me aprieta aún más y cogemos a los que se habían ido, me está apunto de soltar en la zona media, pero en la parte final me encuentro mejor y paso a poner ritmo yo, me dice que me vaya para adelante que no me puede seguir, sigo a mi ritmo y llego a los 300 metros de ascensión final, ya no me va a pillar nadie ni tampoco puedo alcanzar a nadie, un último esfuerzo y meta. 

Finalmente 34 de la general, no recuerdo el puesto en Máster 30."

Así fue el 2012, mañana...ya veremos.

viernes, 22 de marzo de 2013

Montehermosus Interruptus.

Paso la segunda carrera de la temporada. Ya han pasado unos días, unos días para poner en orden de nuevo la bici y cargar pilas para lo que viene el próximo domingo en Fuenlabrada de los Montes, más agua, aunque espero que sea menos que la que tuvimos en Montehermoso la semana pasada.

La "Ruta de la Prehistoria", una maratón que me encanta, pero que no acabo de salvarla sin tener problemas y poder puntuar, habrá que volver el año que viene para intentarlo de nuevo. Larguísima, muy dura, por un entorno precioso, el agua y barro la hicieron terrible para la gran mayoría de bikers que allí acudimos.

Las malas predicciones para el fin de semana se cumplieron de lleno, todo el día anterior lloviendo, toda la noche cayendo agua y toda la mañana diluviando sobre el circuito de la maratón fue demasiado y las callejas, caminos y senderos estaban saturados de agua y barro.

Por fin llegamos a una carrera con tiempo para sacar dorsales, preparar bicis, vestirnos, calentar, colocarnos bien en la línea de salida,... Aunque las condiciones de la mañana, la duración de la carrera que teníamos por delante y el recuerdo del año anterior tampoco animaba mucho a un buen calentamiento. Aún así, conseguimos rodar un poco, subir un poco de intensidad y tirar pronto hacia la línea de salida. 3-4 línea, junto a Menene, hablando distendidamente, no preveemos una salida muy rápida y no andamos muy atentos a lo que pasa por delante.

La que nos esperaba.


Casi sin darnos cuenta, llegamos a la hora y partimos para lo que se suponían 92km de carrera. Entre la gente que sale delante, unos arrancan muy rápido de salida y otros se quedan parados en el medio, no tengo muchas intenciones de calentarme en la salida y aunque me encuentro con gente lenta no hago mucho por adelantar, espero a las curvas para ganar posiciones sin apretar mucho, salimos a la calle principal y arrancamos un ligero ascenso en el que veo que el grupo cabecero no va tan lento como pensaba. Me voy enganchando a gente que va pasando para no subirme mucho de pulso, pasa Nando, Pachío y otros muchos, poco a poco me voy dando cuenta que hay que espabilar para no soltarse del grupo cabecero y acelero adelantando posiciones antes de entrar en los caminos, apuro hasta el último metro antes de pasar un paso canadiense para engancharme a la cola de un grupo de 40-50 unidades. Tengo a Pachío delante, sigo contemporizando, entre 160-165 pulsaciones, va llegando gente que ha salido mal y van pasando, me voy enganchando a ellos para no tener que forzar sin soltarme del grupo, aunque este se va estirando mucho y empiezan a partirse, esto no es igual que el año anterior, hay que empezar a apretar para no quedarse pronto. Me pasa Javi (Antolín), me engancho a él y me avanza varias posiciones y cierra huecos, me devuelve muy cerca de Pachío aunque va demasiado fuerte para mi y me tengo que soltar. Llega a mi Fiden (Montehermoso) y Juan Andrés (Trujillo), misma operación a engancharse ahí, pasamos las primeras zonas de agua y barro, me hacen sufrir de verdad para no soltarme en el primer repecho más serio, vamos muy fuertes, un llano lleno de charcos, voy a rueda no viendo más allá de sus rueda traseras, de pronto se apartan y veo metido de lleno en un charco no muy grande, no me da tiempo a hacer por levantar la rueda delantera y se me queda clavada la rueda delantera saliendo por las orejas y quedándome con los brazos clavados en el suelo casi haciendo el pino.

Con Fernando, Gonzalo y José Félix. Ya había volcado.


Mientras intento levantarme, veo por debajo de los brazos un grupo que viene directo hacia mi, entre ellos distingo el maillot de Gonzalo, me da la impresión que alguno se va a venir encima de mi pero me esquivan por el otro lado. Saco las manos del barro, el barro se me sale por los guantes, las gafas, el pecho totalmente embarrados,... me acuerdo de la caída de Jaraicejo, otra vez embarrado y esta vez con toda la carrera por delante, bufff, se me cruza la carrera pronto. Me subo a la bici, el grupo donde iba ya no se ve, me pasan varios corredores, al fondo está el grupo de Gonzalo y varios Km0, tiro fuerte, tratando de remontar pero ahora me da un poco de respeto el barro y los charcos pensando a ver si me voy a ir otra vez al suelo, además que voy con las manos llenas de barro y se me resbala un poco el manillar. Me pilla José Félix y me anima, me despierta un poco de la mala sensación y empezamos a tirar más fuerte, enganchamos con Gonzalo que había tenido un problema y avanzamos mucho, cogemos a Alberto (Bicicletas Cáceres) y Fernando, Mariscal y cía (Km0), entramos a relevos. Fernando me anima y nos ponemos a tirar fuerte del grupo cogiendo a gente que llevábamos por delante. Ya más enchufado, me pongo en cabeza del grupo y llegamos a Pozuelo, paso en cabeza el pueblo y en una curva cerrada empiezo a notar que no tengo presión en el freno trasero, pienso que puede haber sido por la caída, el agua,... y no le doy más importancia, sigo tirando. Nos metemos en nuevas callejas, zonas de piedras, pasamos un regatillo y primera subida, de piedras, me doy cuenta que voy con el cierre delantero abierto aunque decido tirar y apretarlo en alguna zona donde no perdiera tiempo, entre Fernando y José Félix me convencen para que pare a cerrarlo y así lo hago. No pierdo más de 15-20 segundos, José Félix me espera, arranco fuerte para cazar pero Félix tiene problemas con la cadena, me paro a esperarlo, me adelantan algunos ciclistas y lo veo que ya viene, vuelvo a arrancar pero escucho que tiene problemas de nuevo, me paro arriba pero me dice que tire para adelante que no le espere más.

Inicio del cortafuegos, concentración y para arriba.


Me tiro fuerte hacia abajo en una bajada estrecha con pequeños escalones y el freno trasero está a cero, con tocar la maneta se va hasta el puño y no frena, tengo que bajar con el freno delantero, es una bajada corta y llego pronto abajo, el freno delantero me va rascando ya con la chapa, pero por lo menos tiene presión, confío que el trasero mejore, no se cómo. Arranco en solitario la primera subida larga y adelanto a los que me habían pasado mientras apretaba el cierre y esperaba a Félix, me quedan dos por delante y el siguiente es el grupo de Gonzalo, Alberto y los Km0. Adelanto a los dos que me quedaban antes de una "caída libre" en la que me tiro como un loco y acabo de fundir el freno delantero al llegar abajo. De nuevo para arriba y arranco el cortafuegos, durísimo, por delante una hilera de ciclistas, tengo el grupo a poco menos de un minuto, por delante otros dos grupitos aunque no distingo quienes son con el barro que tengo en las lentillas y la niebla. Subir, siempre que pueda ir montado, me hace disfrutar y me animo al ver que hay gente bajada, pongo mi ritmo, me concentro en la respiración y al lío, supero a dos que van a pie en el inicio, supero a Fernando a Alberto, en otro tramo a Mariscal y otros Km0, sigo avanzando y llego a otros 2-3 que también supero, tengo a Gonzalo muy cerca pero él va haciendo lo mismo que yo, no para de adelantar a gente y no se deja alcanzar, veo también a Paco Tores (Gr100) soltando a otro compañero de equipo y tiro para intentar llegar hasta él, a Paco me es imposible, pero sí a su compañero y a los Bicicletas Cáceres (Vecino y Briatore) a los que paso más adelante. Voy fortísimo en la bajada por las pistas forestales, el 40 me ayuda a rodar muy rápido ahí, hasta que llego a la primera herradura en la que intento frenar y no hay manera, las dos manetas en los puños y me recto, meto la bici como puedo y ya no dejo que se lance, entre las chapas y de vez en cuando con el pie, voy reteniendo la bici, me adelantan todos los que había pasado. El olor del roce de la chapa con los frenos se hace muy intenso, me sale humo de ellos, que ganas de llegar abajo. Al fin lo hago y aprieto fuerte en el llano pero en la siguiente bajada...bufff, que me voy a los huertos, así no puedo seguir, levanto el pie y pienso que hasta aquí he llegado.



Aterriza como puedas.
Aún con esas, llego al inicio de la siguiente subida y ya que estaba ahí, a subir se ha dicho, volver a disfrutar. Esta subida no es tan dura como la anterior, suelto a la gente con la que voy y alcanzo y supero a alguno nuevo que me había adelantado bajando, corono y a sufrir de nuevo, tengo que bajar un tramo a pie, me subo y ya no lanzo la bici, voy despacito, ya tengo claro que voy a abandonar. Me alcanzan César (Mtb Bikers) y Manolo (Bicicletas Cáceres), me pongo a hablar con ellos un rato, Manolo se va para adelante, me quedo hablando con César y llegamos a una zona para rodar, le digo que tiremos en esa zona para así ayudarle, adelanto a un par de ciclistas, llego hasta Manolo pero César no viene, me paro a hablar con Manolo, subimos tranquilamente un poco y nueva bajada entre árboles, aquí sí que no puedo, bajo montado un poco pero me tengo que bajar, la siguiente la hago con un pie por fuera, me bajo de nuevo, me pasan César y varios más, también César Alonso (km0) que me pregunta si estoy bien, gracias por preguntar, solo sin frenos. Me subo de nuevo y en una zona rápida que parecía no tener peligro, me encuentro con una curva cerrada un muro de frente, pienso "Me lo comí", ya estaba pensando en tirarme hacia un lado para que chocara de lado cuando pude ver un hueco en la pared un poco más a la izquierda y directo hacia el hueco..bufff, menudo librada, me meto en un olivar y salgo por otro lado, no tengo muy claro si es el mismo camino, tiro un rato andando, 2-3 minutos y no pasa nada, pienso, "lo que me faltaba, haberme equivocado". Me paro un rato para intentar ver más arriba si me había salido por otro lado, me voy a subir a la bici cuando veo que viene gente para abajo, voy bien. Me subo a la bici y bajo despacito, al fin llego a un pueblo, la bajada es muy rápida, de hormigón, con agua, mejor bajado. Me pasa Vecino y al verme así me pide las pastillas del freno delantero, "que cachondo, como si yo tuviera freno delantero iba a estar así). Llego al pueblo y pregunto por donde se va a Montehermoso, me insisten varias veces que espere a una furgoneta pero yo quiero rodar, venía para 92km y llevaba 30 o poco más, son 18km hasta Montehermoso, se viene conmigo un compañero de Ávila y bajo la lluvia, comentando las mejores jugadas nos vamos hasta el pueblo a ver cómo llega el resto.

Hasta aquí mi maratón, dedicada a Tomé, que decía que no tendría mucho que contar. ;)

Fotos de Manuel Díaz Amor y Jacqueline Gordo.

martes, 12 de marzo de 2013

Montehermoso. Maratón de la Prehistoria 2012.

2ª Estación de la temporada. Montehermoso. Maratón de la Prehistoria. Dura, larga, preciosa,... Y sobre todo, pasada por agua, o al menos eso es lo que denotan las previsiones meteorológicas para el próximo domingo.

La maratón de Monthermoso fue una de las más bonitas y mejor organizadas de las que disputé en la temporada 2012, y no fueron pocas. Tuvo de todo, zonas para rodar en pelotón, callejas, pasos de agua, largas subidas, paredes, bajadas de gran velocidad, toboganes, más callejas,... 92km de para rodar muy, muy fuerte, y con un gran clima. Frío en la mañana, calor durante la carrera. No parece que se vaya a dar el caso esta vez, crucemos los dedos por si acaso.

Os dejo la crónica de la temporada pasada en retrospectiva:

Temprano nos llaman a filas bajo el arco de salida, un pelotón enorme en las calles de Montehermoso, es casi la hora de la salida. Hemos podido calentar lo justo, había bastante cola para recoger el dorsal, apretando los justo para romper a sudar porque hace bastante frío. Me coloco junto a mis compañeros en buena posición, aunque nos han dicho que será una salida neutralizada y se podrá recuperar posiciones. Nos colocamos justo debajo del arco de salida, segunda o tercera línea, bajo la sombra del arco hace bastante frío, me estoy quedando helado. No sabemos que pasa pero se está retrasando mucho la salida pese a estar todos listos.Nos comunican que falta la Guardia Civil y no podemos salir, así la salida se retrasa más de 20 minutos sin movernos del sitio, va a ser una salida muy complicada con el frío que tengo.

Al final llega la Guardia Civil y arrancamos. Se sale bastante rápido por las calles del pueblo, parece una carrera de carretera, un pelotón enorme, se rueda fuerte y se ven algunos movimientos delante, avanzo posiciones y me meto entre los 20-30 primeros, al poco aparecen mis compañeros de equipo y nos juntamos. Entramos en los caminos y algo no funciona, no voy, el pulso por las nubes, ganas de vomitar, dolor en las piernas, y todo eso sin rodar excesivamente fuerte, tengo que levantar el pie. Me he quedado demasiado frío, después de haber sudado y estado en la sombra y me está pasando factura. Empiezo a perder posiciones, llego a la cola del gran grupo y no soy capaz de seguirlo, me descuelgo y me empieza a pasar gente, entre ellos mis compañeros José Félix y Jesús, además de amigos, Alberto, Fran, Jacinto.. me hundo en una pequeña subida. Aunque en la bajada recupero y empiezo a encontrarme mejor. Entramos en unas callejas y por fin empiezo a rodar bien, ya he roto a sudar y me reencuentro con las sensaciones. Voy cazando a gente que paso sin problemas, salto de grupo en grupo, hasta que llego a la altura de José Félix y Jesús en un grupo grande, les pregunto qué tal van y les digo que me sigan que voy a ponerme a tirar, paso para adelante del grupo y me pongo a tirar de una gran hilera de ciclistas, pega viento frontolateral pero voy muy bien. Sigo tirando fuerte hasta que llego a un puente en el que hay un tapón de gente, pienso que voy a perder mucho tiempo, que se me van a ir mucho la gente de delante, pero no se que por delante había pasado igual y había aflojado mucho el pelotón.


Recuperando el terreno perdido.


Después del paso me quedo con un grupito de 8-10 en el que pasa gente, entre ellos los de Montehermoso, vamos muy bien y alcanzamos a muchos. En un giro, empiezan las subidas y veo a Ángel y Nando a poco más de 1 minuto, de repente nos metemos una gran rodera, con el plato grande metido y tenemos que parar, arrancamos rápido y el grupo se rompe más. Pequeña bajada estrecha y primera subida considerable por pista. Veo en el fondo a Paco Tores y tiro fuerte para alcanzarlo, es buena rueda, lo engancho pero llego tieso, le digo que no puedo darle relevos ahora, no me los pide tampoco, dice que no va bien. En cuanto puedo, paso a relevos y alcanzamos a Ángel, me pongo a comer y beber, se preocupa si voy bien y le digo que sin problemas, que espere y nos ponemos a tirar. Arrancamos ya fuerte a relevos, alcanzamos a gente, pero en una bajada se me sale la cadena en un bote, consigo meterla en marcha aunque se me va ligeramente el grupo justo cuando giramos a la izquierda y subida al cortafuegos, durísima. Voy regulando desde abajo, superando a mucha gente que se había soltado del grupo y justo arriba alcanzo a Ángel y Tomás, mis dos compañeros. Nos tiramos fuerte, Ángel se nos va unos metros, voy detrás de Tomás, pero al volver a pedalear, se me había salido la cadena pero la bajada es complicada y me toca parar, pierdo 15-20 segundos y me toca perseguir, no voy muy lejos pero sopla fuerte el viento y no recorto. Engancho a Diego Paredes, le animo a que sigamos los dos pero va mal y no me sigue, tengo buenas piernas y como no veo a nadie detrás y los otros tan cerca sigo tirando.

Primer tramo del cortafuegos.


Comienza la subida más larga, un puerto abierto con grandes curvas en las que se ve un buen tramo de carrera, veo hasta 4 grupos por delante, cada uno de ellos de 8-10 unidades, algún corredor suelto  por ahí. En el primer grupo no se quién va, no me llega la vista, en el siguiente veo a dos compañeros, creo que son Nando y Leno, en el siguiente van Tomás y Leno, no me sacan más de 2 minutos, entre ellos y yo va otro grupito de 8-10 que los tengo a menos de 30 segundos, voy tomando tiempos y les recorto muy a poco hasta quedarse a 10-15 segundos pero ya se abre más el puerto, empiezan a moverse para cazar al grupo que va delante y me van abriendo hueco poco a poco, en la zona final del puerto entra ya mucho viento y veo que por detrás se acerca un grupo con José Félix, aprovecho para tomar un gel, beber y levantar el pie hasta que llegan. Me dice que van muy fuertes que me intente enganchar, le digo que voy bien, que no hay problema, me pongo a rueda de Félix pero veo que empieza a ceder un poco y le adelanto para cerrar el hueco, realmente vamos muy fuerte y nos acercamos al siguiente grupo que se ha fusionado. En la cima hay un avituallamiento, justo cuando llegamos alcanzamos el grupo, veo salir a Leno hacia abajo, y al parar a llenar bidones sale Tomás, Ángel se enreda un poco más llenando bidones y comiendo algo, lleno yo también, como algo y voy despacio para adelante. Nos juntamos Moyano, Ángel, Félix y yo, bajamos a mil por hora, empezamos los relevos y rodamos fuerte hasta que en un repecho.... ZAS, unos calambres en los cuádriceps que me quedan seco, me tengo que bajar de la bici apoyándome en una pared. Hacía 4-5 días que había ido al biomecánico y me había readaptado media bici, notaba mucha más tracción, mejor transmisión de fuerza a los pedales,... pero ya me dijo que me costaría unos cuántos días hacerme a esa posición y que no forzara mucho, pues... hasta ahí llegué. 

Último avituallamiento.


No me encontraba mal de fuerzas, pero el cambio de postura me mató, desde ahí a meta, 15 kilómetros avanzando como buenamente pude dejándome cerca de 11 minutos con mis compañeros, eso que era terreno favorable, una lástima porque estaba disfrutando de la carrera y entre los tres podríamos haber avanzado bastante para haber entrado en Top20 que no estuvo nada fácil.

Y esa fue la carrera de 2012, a ver lo que nos depara el próximo domingo, os lo contaré la semana que viene.