lunes, 29 de octubre de 2012

Planificando I. Buscando mis metas.

Esta mañana, tras una pregunta de mi amigo Javi Milic, hemos estado hablando sobre metas, objetivos, calendarios,... para la próxima temporada 2013. Algunos ya llevan varias semanas, otros aún no han parado, algunos están comenzando la prtemporada con entrenamiento cruzado y gimnasio,... Muchas variantes según se haya llevado la temporada 2012 o qué se espere y para cuándo en la próxima.

Así, y con esa motivación, voy a hablar en esta entrada de cómo plantearse la planificación de una temporada: deseos, metas, objetivos,... Vamos allá.

Muchas veces nos encontramos con muchos deportistas que llegan a esta época y dejan o empiezan a montar por la costumbre, por imitación, por el mal tiempo o porque oscurece muy pronto, se pasan todo el invierno sin preocuparse mucho de lo que hacen y/o van a hacer y al año siguiente repiten los entrenamientos de la temporada anterior, haciendo así clones de temporadas unas tras otras. Aunque eso sí, al final de cada una de ellas todo son buenos deseos, el año que viene se harán mil cosas que nunca se concretan por falta de una buena planificación o siquiera por no pensar en unas metas y/u objetivos adecuados. No lo dejes más, este puede ser vuestro año.

www.micoach.es


Antes que nada, hay que tener claro que para poder conseguir las metas que nos propongamos hay tener:


  • Una meta clara y concisa que os motive.
  • Un fuerte deseo por conseguirla.
  • Identificar las necesidades para lograrlos, qué debemos mejorar, limitaciones que tenemos,...
  • Planificar el proceso que llevas a llevar.
  • Ser constantes y consistentes con el plan marcado, aunque flexibles según las necesidades.
  • Estar dispuestos a esforzarse y sacrificarse.
  • ...


¿Qué elegir como meta para la temporada?

Lo puntos más importantes que deben cumplir son: que sea clara, que nos motive realmente y que esté dentro de nuestras posibilidades. Es bonito tener sueños y deseos, pero hay cosas que no se pueden cumplir por muy bien que podamos entrenar durante una temporada, no podemos bajar de 6h30m en una Quebrantahuesos si nuestro mejor tiempo es de 9 horas, salimos atrás del todo,... Aunque tener sueños nos motivará para seguir mejorando temporada tras temporada y haciendo bien las cosas es posible que se pueda logar en el futuro. Adecuar estas metas a nuestra realidad es de suma importancia, ya que estamos definiendo lo que nos marcará el camino a seguir y le dará significado a todo lo que hagamos durante meses.

También tiene que ser algo que se pueda constatar, un hecho plausible y que esté dentro de nuestro control, mejorar tiempos en marchas, carreras, test de campo, hacer entre los X primeros en alguna prueba o clasificación, realizar rutas con x km y desnivel acumulado,.... en un momento o momentos concretos de la temporada. Algo que realmente podamos comprobar si se han conseguido una vez pasado el tiempo.

Hay otro aspecto a tener en cuenta es que las metas tienen que tener un carácter positivo que nos ofrezca una motivación en los momentos complicados y nos haga ir más fuerte. Me dice alguno de mis chicos, "mi objetivo es completar las carreras del Open de XC sin lesionarme por alguna caída", un deseo muy respetable, nadie quiere algo así, pero no es un objetivo motivador, además que nos está grabando en la mente la posibilidad de caernos y eso en momentos delicados puede hacer que vayamos más tenso de lo debido y acabe con nosotros en el suelo. Haciendo un pequeño cambio, nos puede quedar un objetivo así "Mi objetivo es mejorar mi técnica y concentración para las carreras de XC", o "Acabar todas las carreras del Open de XC".

Continúa en..."Marcando objetivos"



lunes, 15 de octubre de 2012

La Escuela en Gredos.

Rompiendo la rutina, haciendo otras actividades, otros entornos, viviendo la naturaleza de forma diferente, entendiendo la preparación ciclista de una forma integral y diversa,... El sábado me fui con los chicos mayores de la Escuela de Ciclismo Avanzamos, Pablo, Óscar y Dani, además de con mi amigo y ex-Avanzamos, Enrique, también nuestro fotógrafo*, a Hoyos del Espino para subir una vez más a la Laguna Grande de Gredos, la tercera vez que subo y siempre con compañía diferente, con mis padres, con mis amigos y compañeros de equipo (Nando y Pachío) y esta vez, con mis pupilos.

Primer intento.


A ver si la próxima vez que suba repite ya alguien y además, consigo subir al Almanzor, que siempre me quedo con ganas de llegar hasta arriba y las tres veces no he podido, tampoco lo he programado ninguna de las tres veces, pero luego llegas allí, lo ves tan cerca, tan desafiante... La próxima tendrá que ser, aunque habrá que esperar al verano.

Enrique iniciando la ascensión.


A las 8 de la mañana habíamos quedado y todos, muy correctos ellos, estaban allí a la hora indicada. Fresquito en el ambiente pero cielo estrellado, va a hacer sol, estupendo. En marcha para Hoyos del Espino, el viaje, tranquilos, despacito, especialmente en el tramo de Béjar hasta Barco de Ávila, que el sol no nos dejaba ver muy bien y había que ir con precaución, y a las 10.15, dentro del horario previsto estábamos en Hoyos del Espino, cruce hacia la Plataforma y... ¡Sorpresa! Justo antes de la subida final, una barrera con un buen señor que nos corta el paso, han puesto un parking de pago en la Plataforma y está completo, no podemos pasar. #wtf

La compañía del anillo.


Las opciones, esperar allí a que bajara algún coche, complicado, aparcar por allí y subir, no nos dejan, aparcar más lejos, volver a Hoyos a coger un autobús que empieza a funcionar a las 11, irnos a la Laguna del Duque para hacer esa otra ruta,... Al final, a por bus, no sin antes ver cómo una horda de montañeros que ya rodeaban al buen señor pidiendo explicaciones, ya que la barrera era la primera semana que funcionaba. Vuelta al pueblo, sacar ticket, hacer cola, un minibus que se llena, esperar más, el bus que no baja, guardia civil, más espera, disculpas de la empresa, nuevo bus y... que bien que ya subimos.

Tones ocres en la ruta.


Llegamos a la barrera y comienza la "Ruta con Espectáculo", manifestantes, coches atravesados, protestas, más espera, personas peculiares,... nos lo tomamos con filosofía y al menos echamos un buen rato. Al final nos dejan pasar y con 2 horas de retraso, echamos a andar.

El Circo de Gredos.


Con la experiencia de otras veces, no echamos mucha ropa pese a hacer frío abajo, en cuanto echamos a andar, a parte de quedarse las manos un poco frías, casi que no echamos en falta nada más de ropa, ni siquiera en las paradas. También hay que decir que como queríamos recuperar un poco el tiempo perdido, ya que queríamos estar en Cáceres antes de las 7, subimos rapidito, en 1h32m estábamos ya en el refugio con alguna pequeña parada para deleitarnos con las vistas, algunas fotos, coger agua,...

Buscando el satélite.


En la praderita de al lado del refugio, al sol, se estaba de vicio, lo justo para echarse una buena siesta, disfrutar del paisaje y la compañía, aunque no pudimos alargar la estancia más de media hora después de comernos el bocata, tampoco sabíamos como iba a estar el tema del autobús al bajar y bajamos prontito por si nos tocaba ir andando hasta el pueblo. Una pena, porque realmente se estaba muy bien arriba.

¿Mordor?


Media vuelta y para abajo, las piernas se quejaban un poco después del parón, la subida inicial se hacía pesada, aunque con la tontería fuimos subiendo la intensidad y en la parte de arriba, entre bromas, nos pegamos un calentón corriendo a ver quién llegaba primero al mirador, no serían más de 100m pero entre la altitud y lo empinado del terreno, se puso el corazón a mil. Descanso en el mirador, recuperar el aliento y para abajo adelantando a grupos enteros, seguíamos con la tontería de que todos los que adelantáramos no nos quitaban el sitio en el bus y bajamos rapidito, especialmente al final cuando Enrique en un descuido se les escapó a estos y nos dimos una buena carrera saltando entre las piedras del camino, sin incidentes, pese a que la gente nos miraba como si estuviéramos locos. Un buen entrenamiento de ejercicios pliométricos y priocepción de tobillos, jeje!

Pedazo de grupeta.


Al llegar abajo, el autobús estaba allí y con plazas libres, un alivio, podíamos volver a casa. Al coche y con una horita de retraso, en Cáceres, listos para la siguiente aventura. Todos contentos, un gran día en buena compañía.

*Las fotos más bonitas son por cortesía de Enrique.

martes, 2 de octubre de 2012

Fotos: "I Marcha Solidaria en BTT Ciudad de Cáceres"

El domingo pasado, tuve a mis padres para arriba y para abajo, detrás del pelotón solidario tomando las mejores imágenes de la "Marcha Solidaria". Hasta alrededor de mil fotografías nos han sacado, si queréis encontraros, sólo tendréis que bucear en nuestras galerías de fotos. Nosotros hemos encontrado a varios personajes ilustres, grandes deportistas, reconocidos cicloturistas y muchos, muchos amigos. Os dejamos tres álbumes tras una pequeña selección.


Pedro Muriel y amigos. Nuestro Concejal de Deportes dando ejemplo.

José Manuel Tovar, un campeón, también en valores solidarios.

Teo y Raquel, dos padres de la Escuela de Ciclismo dando ejemplo a los pequeños.

Vicente, Lorenzo,...muchos amigos pedaleando por una buena causa.

Los chicos de la Escuela de Ciclismo Avanzamos estuvieron presentes. Pablo Romero.

Los ciclistas del Bicicletas Pelín-Avanzamos, no se lo perdieron. Ángel y Carlos.
TODAS LAS FOTOS EN... AVANZAMOSCICLISMO.COM

lunes, 1 de octubre de 2012

I Marcha Solidaria en BTT "Ciudad de Cáceres".

Mucho esfuerzo y dedicación, muchas horas de sueño perdidas, muchas responsabilidades, muchas expectativas, mucha ilusión, mucho entusiasmo, mucha emoción,... Todo ello pusieron los organizadores, voluntarios, colaboradores, patrocinadores, participantes, aficionados, seguidores,... de la I Marcha Solidaria en BTT "Ciudad de Cáceres" para que la jornada de ayer fuese todo un éxito tanto organizativo como de desarrollo y todos pudieran disfrutar de una gran jornada de ciclismo, de ciclismo solidario.

Alrededor de 400 participantes, un gran éxito solidario.


En el día de ayer, la ciudad de Cáceres fue el centro ciclista de la región, con más de 400 almas ciclistas pedaleando por una buena causa, recaudar fondos para los bancos de alimentos y comedores sociales que, los Hermanos de la Cruz Blanca, disponen en la ciudad. Un canto a la esperanza, un grito de un colectivo que no se cansa de aportar motivos a la ciudad para que siga creyendo y apostando en nosotros. Somos muchos y tenemos mucho que aportar, así lo hicieron ver con una grandísima participación, no solo en número, si no en calidad. Cientos de sonrisas desde la primera hora de la mañana, cientos de emociones recorriendo las calles de la ciudad, dotándola de alma solidaria.

Un largo, tranquilo y sonriente pelotón.


Desde el centro militar, CEFOT, que muy gustosamente ofreció sus instalaciones y puso todo tipo de facilidades para llevar a cabo este evento, a las 9 de la mañana, partía el pelotón solidario hacia el centro de la ciudad, con ciclistas, cicloturistas, usuarios habituales de la bicicleta, usuarios esporádicos, casuales, o incluso alguno que se vistió de corto para una ocasión que lo merecía. Con paso lento, múltiples charlas y sonrisas entre miembros de casi todos los clubes de la ciudad y alrededor que acudieron de forma masiva, dando muestra de respeto y armonía, apoyando al Club Ciclista Ciclos Rueda en esta bonita iniciativa.

Disfrutando del primero al último.


Tras una pequeña parada en la Plaza Mayor, un pequeño y divertido recorrido por la Ciudad Monumental, un guiño pequeño guiño a nuestro patrimonio histórico, al que tanto debe nuestra ciudad, provocó que el pelotón rompiera a sudar y pusiera en liza sus habilidades recorriendo el exigente Adarve, la ascensión hasta la Iglesia de San Mateo, para bajar hasta la Plaza de Santa María sorteando escalones, calles estrechas y suelos empedrados, reagrupamiento y salida de la ciudad por el Arco del Cristo, un símbolo cacereño.

La subida al Portanchito, primera dificultad.


Una vez fuera de la ciudad, la marcha tomaba el camino de las Minas de Valdeflores, primera dificultad del día, hasta coronar en el Portanchito, donde cada uno de los participantes tuvo que exprimirse por primera vez en la ruta, desde los más avanzados hasta las últimas unidades de la formación.

Las rampas convirtieron el pelotón en un rosario.


En la cima, caras de esfuerzo y satisfacción se reunían de nuevo para reemprender la marcha hacía las puertas de Sierra de Fuentes, donde los organizadores habían dispuesto un agradable y reponedor avituallamiento tras dos de los platos fuerte de la marcha.

Nuestras chicas de la Escuela de Ciclismo no se lo quisieron perder.


Un ambiente festivo, en un día espléndido con agradables temperaturas y cielo azul, hacía que la parada ciclista se convirtiera en un enorme foro en el que cada uno contaba sus batallitas hasta llegar allí. Unos celebraban haber llegado a la mitad del recorrido, otros haber pasado con solvencia las dificultades, otros el esfuerzo que les había costado, lo divertido del paso de charcos, zonas de barro,... felicidad ciclista, felicidad solidaria.

Una manada en los llanos de Sierra de Fuentes.


Pasado Sierra de Fuentes, los amplios llanos esperaban para ser testigos de los piques sanos de quién quisiera probarse en las amplias pistas en las que el coche que abría la marcha aceleró el ritmo dando vía libre a lo que hasta ese momento había sido un transcurrir sereno en su mayor parte. Con tramos rápidos y reagrupamientos, se llegaba a la Vía de la Plata, sólo quedaba ascender el Puerto de las Camellas y recorrer las inéditas pistas interiores del CEFOT, la marcha ya se podía considerar un éxito, se habían pasado las subidas exigentes, las rápidas bajadas, los largos llanos, las zonas de barro y grandes charcos, nada podía evitar ya la jornada festiva.

Acceso a la Vía de la Plata.


Y así, con la pequeña subida final y el buen recibimiento por parte de los miembros del ejército, el pelotón solidario daba sus últimas pedaladas y confirmaba que con la voluntad de muchos se pueden conseguir grandes cosas, la I Marcha Solidaria en BTT "Ciudad de Cáceres", pedaleando por un mundo mejor.