viernes, 28 de septiembre de 2012

II Maratón en Btt "La Carroñera". 17º.

Como ya habéis visto, el domingo corrí, lo que para mí fue, la última carrera de la tempora, la II Maratón en BTT "La Carroñera", penúltima prueba del Open de Extremadura de Maratón 2012. Carrera en la que el año pasado hice podio, y este año... el 17º en mi categoría, 32 en la general.

Cansadísimo de todo, muy pasado de vueltas, entre lo larguísimo del calendario que he hecho y el retraso de dos semanas de la prueba, llegué a la salida, sin ganas, agotado física y mentalmente, pero con ilusión de hacer un buen papel y ayudar a mis compañeros en todo lo que pudiera, especialmente a Ángel, Pachío y Félix.

Sonrientes en el calentamiento. By Fenrique.


En la salida, mucha gente, una gran participación, mayor incluso que la temporada pasada, con mayor nivel. Entre todos, muchos miembros del equipo Pelín Bicicletas-Avanzamos, hasta 8-9 acudimos hasta Torrejón el Rubio: Leno, Tomás, Elías, Julio, Mabel, más los citados anteriormente y yo. Una buena presencia para hacer grupeta en momentos importantes de carrera.

Un larguísimo calentamiento, saludando a los amigos de otros equipos, como Porfi, Arroyo, Roberto, Dani,... y saludar a Paco, nuestro árbitro, la carrera se retrasa 30 minutos más por la inscripción de los corredores, más calientes aún vamos a salir. Me da tiempo a beberme casi medio bidón de agua antes de salir.

Listos para salir.


Nos llaman a la salida, estoy rápido y me coloco en primera linea, no es que sea muy importante en esta maratón, dado que el inicio es fácil, pero ahí que me pongo. A mi lado, Félix y Pachío, además de muchos de los buenos, por detrás, no muy lejos están el resto de compañeros. Arranca la carrera, y como habíamos hablado, de salir tranquila la cosa, arrancar para intentar sorprender y cortar a gente y meterles un buen calententón... pues a los pocos metros, arranco fuerte, llego a la calle por donde salimos el año pasado y no hay nada que nos indique por donde tirar, levanto el pie para ver si llega alguien que sepa por donde es, pero al llegar la cabeza del pelotón, nadie sabe nada. Llevamos una furgoneta delante y pensamos que es la que nos abre carrera, pero nos vamos saliendo del pueblo y no parece. Por detrás empiezan a decir que por ahí no es, que había que tirar por una calle más atrás,... así, vuelta y los primeros somos los últimos. Momentos de tensión, codos, cruzadas, frenazos, gente lenta que no deja paso pese a no disputar, muchísimo tráfico en medio,... todo muy peligroso. A mil, salgo a los caminos, hay un grupo a lo lejos, por detrás un reguero. Veo en cabeza a dos del equipo, por delante, Dani (km0) se ha escapado, veo a Leno por delante y tiro hasta él, me meto a rueda pero veo que no puede cazar, le paso al relevo y tiro hasta dejarlo casi en el grupo, veo que voy muy pasado y levanto el pie esperando a gente que venga de atrás y me enlace, van llegando Ángel, Félix, Elías, y poco a poco entramos en el grupo cabecero, parece que estamos todos, me quedo en la parte de atrás, estamos unos 40 ciclistas, llega Tomás, me pregunta si hay gente delante, creo que no. La cosa se tranquiliza, respiramos un poquito, primera batalla terminada.

Arrancamos.


Conozco el recorrido del año anterior, viene un terreno favorable con subidas intercaladas, hay gente que se va cortando, otros que llegan de atrás, reponiéndose del susto de salida, nos acercamos a los primeros repechos y bajadas, es en estas donde se va rompiendo el grupo. Quedo emparejado en un grupo con la gente de Montehermoso, mis compañeros justo delante, Tomás y Elías conmigo, enlazamos, aunque Tomás no llega con nosotros, y llegamos a la primera subida larga, toca patear, hay muchísimas piedras, está todo mojado, ha empezado a llover fuerte, la cabeza esta cerca, pero ahí hay tiempo, un reguero enorme de ciclistas empujan las bicis, que mal me sienta andar, poco a poco, entre bromas y lamentos, vamos acercándonos a la parte peor, me duele todo de empujar la bici, pierdo unos metros con mis compañeros que coronan a 30-40 segundos delante de mi, por detrás varios ciclistas. Se como es la bajada, se que estará peligrosa, pero confío en poder recortar en ella, con gente lenta de por medio y pillarlos antes del río.

Apretando ante el inminente pateo.


Pateo hasta Villarreal de San Carlo.
Al coronar, la bajada está muchísimo más peligrosa de lo que pensaba, me he tirado muy fuerte, adelantando a varios, pero al llegar a una zona de piedras, entro pasado y me veo descontrolado por un pedregal inestable, mojado, en el que me falta poco para irme al suelo, de hecho, veo ya alguna caída. Controlo la bici y bajo con mucho cuidado, me pasan algunos locos, adelanto a algunos más prudentes que yo. Llega un cambio brusco de dirección y suelo, veo a Félix delante de mí, Ángel y Pachío un poco más adelante. Me quedo un momento detrás de Félix, ahora viene la parte más rápida de la bajada y podemos ir bien juntos, pero tiene un problema con el cambio y se queda parado un momento. Me tiro rápido, pese a ser por pista, cuesta mantenerse dentro a tanta velocidad, llego abajo, hay un control, el puente roto, paso y están mi madre y Enrique, que están echándonos fotos y animando, me dicen que van cerca, aprieto hasta la nueva zona de pateo camino a Villareal de San Carlos.



La siguiente zona, hasta el pueblo, es un buen tramo con escalones de pizarra, grandes losas resbaladizas, imposibles de subir montados, y complicado hacerlo a pie, resbalones, caídas de mucha gente, veo a Pachío y Ángel cerca, otros muchos entre medias, creo que nos vamos a juntar un buen grupo en los llanos. Alguno, como un miembro del equipo "Los Pitulis" prefiere "ahorrarse" toda esta zona y sube por carretera adelantando a 15-20 ciclistas y quitarse de cargar con la bici, sin nadie que controle eso, tanto para arriba como para abajo hubo gente que atrochó por ahí.

Nuevamente, en la parte final del pateo, ya me va costando y pierdo tiempo, me subo a la bici, paso por el pueblo y se ha estirado bastante el grupo, me engancho a dos de Monje Bike y para arriba, a poco más de un minuto por delante mis compañeros, por detrás a menos de medio minutos, Félix. Manolo llega a mi altura, decido no forzar mucho, animo a Félix para que corone con nosotros y podamos juntarnos cuatro del equipo en los llanos, le espero arriba y le digo que se meta detrás que voy a tirarme a tope a la bajada, que la conozco y es muy rápida, lanzo la bici y en una curva, me encuentro a Pachío y Ángel parados, Pachío ha pinchado, les digo si sigo o paro y me dicen que tire, Ángel me dice que viene. Llego abajo, dejo pasar a dos o tres, mientras me tomo un gel, bebo, pero... veo que uno de los botes se me ha caido y casi no tengo agua. Menos mal que es un día de lluvia y no de calor. Espero más y veo que viene Félix, me dice si tiramos fuerte, le digo que viene Ángel, pero dice que también ha pinchado, ya me extrañaba que Félix hubiera llegado antes que él y que tardaran tanto. Le digo que sí, que a tope, tenemos delante a Porfi con un compañero y un GR100 más otra gente, el momento de dudas no nos permite enlazar con ellos por los pelos. Tiramos a tope, Félix va como una bestia, me cuesta seguirlo, imposible darle relevo. Se lo doy cuando puedo para que descanse un poco, adelantamos a gente, el otro grupo está muy cerca, llegamos al avituallamiento, nos metemos con ellos. Lleno el bote y tiro para adelante, Porfi no está, él ha tirado para adelante, ha dejado a casi todo el grupo allí.

Elias llegando a Villarreal de San Carlos.


Nos juntamos de nuevo, viene el viento de cara, toboganes, aquí ya si puedo pasar mejor a los relevos, el desarrollo que se me quedaba corto en el llano, me favorece aquí, vamos alcanzando a gente, cogemos a Elías y nos juntamos tres del equipo más Manolo, vamos pasando, manteniendo la unidad en repechos, a tope en los tramos entre ellos, seguimos progresando, ya más lentamente. Empiezan las subidas, les digo que a partir de aquí con las fuerzas de cada uno, Félix se va un poco, pero logro engancharle ne la parte final y nos tiramos fuerte, Félix decide esperar y volvemos a juntarnos, perdemos un poco de tiempo pero bueno, en la siguiente subida vuelve a pasar lo mismo, yo me quedo con los otros dos, lleguamos al avituallamiento justo cuando el se va, viene una bajada larga. Abel Fragua nos pasa como un tiro, pero logramos mantenerlo en la bajada, Manolo pincha, Elias y yo bajamos con cuidado. Nueva subida, me voy solo, veo a Félix llegando a otro grupo, intento apretar, pero la cadena me empieza a pegar chupones, tengo que levantar, vuelve Elias y vamos juntos hasta el pueblo. Antes, nos encontramos a Félix pinchado, que mala suerte.

Abel nos pasó como un ciclón.


En la bajada al pueblo, me tiro fuerte para enganchar a uno que llevamos delante, Elías no me puede seguir, ya no lo veré más, pillo al de delante, era un Senior, juntos hacemos montados la primera parte de la bajada de piedras, nos da miedo bajar más, nos bajamos y nos pasa un chico de Coria como una moto, va arriesgando y se cae. Hicimos bien de ir a pie, llegamos abajo y vemos como dos, un Recambios Antolín y un M40 nos adelantan atrochando por la carretera, llego a ellos en el punto de control y me dicen que han abandonado, que van fuera de carrera. Los adelanto, pero me pega un bajón en la subida y me vuelven a adelantar, veo a gente por delante, a los de Montehermoso, a Gr100, Talayuela,... los tengo ahí, pero no puedo más. Voy a echar mano del último gel y compruebo que se me ha caido, ya no quedan más avituallamientos, voy a tener que sufrir.

Dando caza al 3º Senior en el paso por el pueblo.


Empujando la bici, subo la parte imposible y la siguiente, la podría hacer montado, pero estoy muy cansado y no pienso con claridad, corono y me tiro para abajo, he dejado al Senior pero se aproxima un M30 que me pasa antes de la última bajada chunga, bajo montado un poco más que él, pero da igual va más fuerte, lo veo subir más rápido que yo la primera zona de la última subida, lo doy por imposible. Llego arriba como puedo, últimos kilómetros, sin fuerzas, me adelanta David Vizcaino, no se de donde ha salido si este es de los buenos, luego en meta me dice que se ha perdido, me voy detrás de él, a 50-100m, vamos rápido, nos acercamos a los de delante, hago un último esfuerzo, queda muy poco, también muy poco dentro, llego hasta David, el pueblo ya delante, veo que cambia piñones cuando llego, pero le arranco antes, hay que jugar, me vale para pasar delante, no parar llegar hasta los otros. En meta, 32 de la general, 17 en máster, 3 del equipo.

Leno, yo, Elías, Ángel y Julio después de la batalla. By Fenrique.


Menudo día, calado, lleno de barro, cansado, divertido, que se acabo 2012, hasta 2013 me despido.

martes, 25 de septiembre de 2012

Épica y Empapada. II Maratón en BTT "La Carroñera".

Arrecia la lluvia sobre mi trono de piedra, el agua se desliza sobre mis plumas, nubes negras a mi alrededor, fuerte viento me refresca. Es temprano en la mañana, la paz me rodea, vigilo mi territorio, soy el rey de la zona, escucho un ruido en la lejanía, algo se aproxima. A lo lejos, por la dehesa, cientos de ciclistas en mi parque se adentran, no saben la que les espera, piedras sueltas, escarpadas cuestas, con mucha lluvia, jornada épica, echo a volar, a dar vueltas. Casi 80km por mis tierras, averías, caídas, cansancio, hoy tendré carne fresca. Sobre mi trono de piedra, la lluvia arrecia, se desliza sobre mis plumas, a mi alrededor nubes negras, me refresca el fuerte viento, salgo a buscar buena presa.

Instantes antes de la salida.

El pasado domingo, en Torrejón el Rubio (Cáceres), localidad de acceso al Parque Nacional de Monfragüe, se disputó la penúltima prueba del Open de Extremadura de Maratón en Btt, 77km recorriendo pistas y senderos rodeados de unos de los mejores entornos posibles para la práctica de este deporte, un terreno de incalculable valor biológico, reserva de la biosfera, en la que el buitre es el principal protagonista y que fue testigo de excepción de una jornada de ciclismo de montaña en estado puro, subidas y bajadas imposibles, suelo muy resbaladizo, descensos de vértigo con bruscas curvas de herradura, largas ascensiones, barro,...muchísma dureza, con una lluvia incesante, la carrera se convirtió en una prueba de supervivencia.

El pelotón arranca bajo unas amenazantes nubes.


A las 9.30 de la mañana, con algo de retraso y con amenaza de lluvia, Torrejón el Rubio despedía a un gran pelotón que lucía ropas limpias y caras sonrientes, concentradas, ilusionadas,... horas después recibía a cuentagotas a un puñado de trapos sucios, rostros desencajados, cuerpos magullados, mentes exhaustas de luchas ante la adversidad, valientes ciclistas, gente curiosa que no se rinde pese a llevar horas calados, golpeados, sin un gramo de fuerza,  pedaleando o empujando sus bicicletas siempre hacia adelante, un gran aplauso.

Al paso sobre el río Tajo, los ciclistas ya estaban calados.

Tras la confusión de salida, en la que el pelotón se barajó, poniendo a los primeros los últimos, a los últimos los primeros, un gran mezcla en el medio, una gran estampida se produjo ya en las calles del pueblo, cientos de adelantamientos, voces, lamentos, fugas, agonía, el corazón a mil al entrar en los caminos, por delante un grupo reducido, por detrás un rosario persiguiendo para arreglar el desaguisado.Varios kilómetros tardaría en normalizarse la situación, a alguno ya no volvería a normalizarse el pulso.

Un paso de vértigo por el descarnado puente.


Un gran grupo en cabeza de alrededor a 30 ciclistas empezaría a perder unidades poco a poco acercándose a la Sierra de las Corchulas, primera gran dificultad, un suelo plagado resbaladizas piedras, un suelo con poco agarre, con su peligrosa y rápida bajada, provocó la selección definitiva. Daniel Muñoz (Km0) abría un pequeño hueco sobre José Arroyo (Gr100), Elías Rodríguez (Antolín), Julio Godoy (Pelín-Avanzamos), Roberto Pérez (Km0), Marcos Yuste (Gr100). Por detrás, ya un reguero de ciclistas en persecución de una cabeza que cada vez se escaparía más.

Uno de los muchos "pateos".


La subida a Villarreal de San Carlos, con sus grandes escalones de pizarra, un largo caminar con la bici al hombro sobre losas resbaladizas, no hizo más que definir aún más lo que ya se habría fraguado en la primera subida del día. Con lluvía, esa subida imposible por si sola, se convirtió en una auténtica pista de patinaje en la que se produjeron múltiples caídas, tanto a la ida en subida, como a la vuelta en bajada, la gran mayoría de ciclistas que iban andando, otros valientes que intentaron hacerla montados también dieron con sus huesos en el suelo, pasto para los buitres.

La lluvia, gran protagonista del día.


Tras el pueblo, un nuevo puerto y largas pistas para adentrarse en el corazón del parque. Inicialmente, con un viento lateral, los ciclistas pudieron rodar a gran velocidad en pequeños grupos, preciosas persecuciones entre unos y otros, los ciclistas en solitario no podían hacer otra cosa que dejarse alcanzar y buscar una segunda oportunidad, algunos que intentaron tirar por su cuenta, caían poco más adelante en el agotamiento, cuando un giro a la izquierda los colocaba ante un batallón de fusilamiento invisible azuzado por Eolo. Nunca llegar a una zona de subidas fue tan agradable para los ciclistas. En las entrañas del Parque, rodeados de un precioso paisaje, subir, bajar, subir, bajar, resguardados del viento, no así de la lluvia, las fuerzas se iban desvaneciendo, la carrera estaba decidida, no así algunos puestos.

Esfuerzo y concentración reflejados en la cara de Tomé (Montehermoso).


De vuelta al pueblo... El resto de la crónica en... AVANZAMOSCICLISMO

jueves, 6 de septiembre de 2012

Madrid Xtrema. Una historia de ciclistas.

Os dejo un artículo que escribí sobre la Madrid Xtrema para los compañeros de la revista "DESDE LA CUNETA". Espero que os guste.

Estamos en Chinchón (Madrid), hace un gélido viento, el Infierno parece que se ha apagado, tal vez desilusionado por el recorte obligado de 20km al recorrido final, tal vez por ese aliento frío que nos recorre a todos y que nos hace poner el vello de punta cuando nos enfrentamos a algo importante. Más de 600 alientos hacen un tornado.

 Estoy en cabeza, bajo el arco de salida/llegada, salida de ilusiones y temores, llegada de vencedores y juguetes rotos. Porto ese maillot amarillo, envidia de los cientos de ciclista que tengo a mis espaldas, muchos de ellos con ansia de arrebatármelo hoy, en la última prueba del Open de España. He luchado tanto hasta aquí, no se si podré defenderlo, lo daré todo por él. Jesús del Nero, Trujillo, Tino Zaballa,... hoy va a tocar sufrir mucho. Gracias que tengo a mi compañero Alejandro, ¡Suerte! Me dice. Esto empieza.

Guauu, que pedazo salida hemos hecho, como puede correr tanto esta gente, con el viento de cara que pega en estas pistas y no guardan nada, no puedo soltarme, tengo que aguantar aquí. El polvo me estaba nublando todo, no se por donde voy, me estoy asfixiando, tengo que levantar el pie, pero ellos no lo hacen, yo no puedo hacerlo. Me queda aún un poquito para estar con ellos, algún día será, hoy todavía no. Me sueltan, me suelto, ¡que dolor!



Primer escollo salvado, bien, ha sido un tramo complicado, estoy bien situada, tengo a mis rivales a la vista, están ahí delante, pero no podrán adelantar mucho, que lugar donde nos han metido, en este callejón de piedra es imposible adelantar, tengo que tener mucho ojo con las piedras, agujeros, sorpresas, máxima concentración. ¡Vamooos!

 Toboganes, surcos, callejones, olivares, piedras,...

PARA ACABAR EL RELATO, PINCHAD EN LA IMAGEN:


martes, 4 de septiembre de 2012

Madrid Xtrema "Por Parejas".

El pasado fin de semana, junto a mi compañero de equipo y amigo, Pachío, me fui a Madrid, concretamente a Chinchón, a disputar la prueba Madrid Xtrema, pero esta vez no como Máster 30 en el Open de España como en Camino a la Perdición, si no para hacer algo distinto, correr en la modalidad "Parejas". Una bonita forma de dar prácticamente por concluida la temporada, y una motivación para seguir manteniendo ligeramente la forma y seguir entrenando.

Para la cita, Pachío llegaba un poco falto de competición debido a la lesión que sufrió en el Open de Extremadura de XC en Jeréz, aunque ya en buen momento de forma. Por mi parte, todo lo contrario, pasado de vueltas por toda una larguísima temporada, estancia en los Pirineos,... Con muchísima resistencia, pero falto de punch. Un nivel bastante similar entre ambos, uno por un motivo y otro por otro, pero lo justo para hacer un equipo sólido, capaz de afrontar con muchas garantías los 100km de constaba la prueba. La reducción de 20km por parte de la organización por el riesgo de incendios, no nos vino muy bien, hubiéramos preferido una carrera por encima de las 5 horas y poder aprovechar mejor las cualidades y momentos de forma de los dos. Aún así, con muchas ganas de hacerlo bien y con el Top5 o el podio en la mente.

Tras haber viajado el sábado, recoger dorsales, dar una vuelta, saludar a amigos, cenar, dormir en Ocaña,... Llegamos a la zona de salida, junto a la explanada del Castillo de Chinchón, hoy somos un ejercito ciclista a la toma de la fortaleza, sin armas, sólo ilusión, sólo entrega, nuestras bicicletas, nuestra fuerzas, nuestro compañero. Pachío y yo hemos llegado pronto, con tiempo suficiente para montar las ruedas, comprobar que todo está en su sitio, saludar a compañeros y amigos, rodar un poco para activar la musculatura. Va a ser difícil calentar, casi desaconsejable, se tiene previsto estar un buen rato parados en los cajones de salida, hace mucho frío, mucho viento, romper a sudar antes de la salida podría ser nefasto.

Cientos de corredores se dieron cita en Chinchón.


Saludamos a Dani  Muñoz (Km0), a Antonio Blanco (Almendralejo), a Ana Casado (Gr-100), a David García (Team Rueda), a Fiden (Montehermoso), Extremadura no teme al Infierno, todos buenos bikers dando presencia al ciclismo de nuestra región. Pedro Romero y Alejandro Díaz (Gr-100), nuestras mejores bazas, están concentrados con el grupo Pro, hoy es un gran día para ellos.

Empiezan a llamar a los corredores, que se van colocando por categorías bajo el arco de salida, van los Pro, Sub23, Máster, Féminas,.. todas las categorías del Open de España. Las categoría "Parejas" y el resto de cicloturistas detrás de ellos. Hay muchísima gente, muchísimas parejas, alrededor de 50 nos han dicho, algunas con muy buena pinta, vamos a tener que apretar bien.

Todo listo para empezar.


Atentos, concentrados, nos colocamos en la parte delantera de nuestro "cajón", segunda, tercera línea. Desde nuestra posición, vemos como salen los corredores del Open de España, levantando una enorme nube de polvo, nos alegramos de que hayan separado las salidas. En esa nube y con tanta gente, nos hubiera costado controlar nuestra carrera. Pasan varios minutos, el polvo en suspensión desaparece, suena el silbato,  nos deseamos suerte, y allá que salimos pitando.

La salida es rápida, nerviosa, no desmerece a la de cualquier otra maratón. No salimos muy bien, tenemos algún problema para encontrar hueco, los ciclistas que hemos tenido delante no han sido muy rápidos y enseguida nos vemos superados por mucho a ambos lados. Toca ser decididos, estamos sobre el puesto 30-40 al salir de la explanada, aprovechamos bien el curveo y avanzamos antes de entrar en las calles del pueblo, ahí, seguimos progresando, da mucho viento de cara, nos colocamos entre los 20-25 primeros y ahí nos quedamos protegidos del viento. En cabeza aparecen dudas, no llevamos moto que abra carrera y nos sabemos por donde es, lo que provoca un pequeño parón y la llegada de otros muchos ciclistas a la cabeza, hay gente que a voces va dirigiendo al pelotón, volvemos a estar sobre el puesto 40 al salir a la carretera en la que se toman los senderos. Empezamos a progresar de nuevo, vemos la entradas al camino y apretamos para adelantar y situarnos en cabeza, alrededor del puesto 25, ya en el camino, primer intento de fuga de la pareja del Bicicletas Salchi, seguidos de otros bikers, hay que estar ahí y aceleramos para irnos en ese grupo de 15-20. El viento sigue siendo fuerte, separados por 4-5 posiciones, Pachío por delante, yo cerrando el grupo ahorrando el máximo de fuerzas.

Salida de la prueba.


Empiezan a soltarse corredores, cada vez escucho menos ruedas detrás mí, por delante también se empiezan a cortar. Un giro a la derecha y primer repecho, corto pero duro, ha pillado a todos por sorpresa, por suerte, al ir detrás me ha dado tiempo a cambiar y logro subir más que los que tengo delante hasta alcanzar la rueda de mi compañero, a su altura, me tengo que bajar, de él para adelante y por detrás de mi, ya todos van así, unos por ir aún con el plato cargado y otros por encontrarse el atasco. Arriba, látigo muy fuerte y en cabeza se van dos parejas con otros pocos ciclistas, con unos metros de ventaja, después, otro grupito de 5-6, entre los que nos encontramos nosotros. Primera bajada complicada, por sendero. Mucho polvo, muchos nervios, muchos botes en el suelo, vamos juntos, avisándonos de las dificultades, rapidísimos.

La carrera se estabiliza, empezamos coger a gente del Open, vamos pasándolos sin perder de vista a la pareja que llevamos delante, los ganadores finales, la pareja Ciclos Coca. Entramos en unos callejones estrechos, muy bonitos, muy sinuosos, divertidos, técnicos. Los Ciclos Coca nos van haciendo tapón, hasta ahora habían ido un poco más fuerte que nosotros, pero aquí nos están reteniendo. Casi al final del callejón, uno de ellos rompe la cadena, les pasamos y nos colocamos en segundo lugar. Los Bicicletas Salchi se han marchado en este tramo. Otra pareja se nos ha echado encima y comenzamos a pasarnos y repasarnos. Vamos muy parejos. Adelantamos a Ana y le damos ánimos para lo que le queda de carrera. Seguimos a tope por las numerosas encerronas, entre la vegetación, bajadas, subidas, más subidas... Llegamos al km20, primer avituallamiento, vamos cuatro parejas juntas. Los Ciclos Coca ya están de nuevo con nosotros, junto con los Mtb Tielmes y Cárnicas Merino. Los Bicicletas Salchi coronan el primer "puerto", cuando el grupo que nos hemos juntado estamos empezando el tramo final. En la subida, se van los Ciclos Coca y se queda los Tielmes. Bajamos rapidísimo los otros cuatro pero ya no enganchamos.

Duras rampas a lo largo del recorrido.

En un paso subterráneo, me quedo bloqueado y Pachío se va con la otra pareja, pierdo unos segundos hasta pasar y encuentro atascos en el valle, tardo en adelantar y llegar hasta Pachío. Llegamos al "muro" del km30, una pared imposible, tenemos la pareja muy cerca, nos han sacado entorno a un minuto, van pateando, al igual que todos, nos encontramos con Antonio, coronamos, varios toboganes y al volver a la pista, nos encontramos que los Mtb Tielmes han subido por la pista forestal paralela a la zona de pateo, recuperándonos lo que les habíamos sacado, más metiéndonos un poquito más. Los perseguimos hasta meta, se lo comunicamos a los jueces y pasan de nosotros, los tenemos que adelantar en carrera.

Tras el paso por meta, nos encontramos a los Ciclos Merino en el avituallamiento, ellos salen antes que nosotros, allí también está Sergio Palomar, compañero de la revista Ciclismo a fondo. Se viene con nosotros, nos juntamos un buen grupo, junto con la 4ª clasificada fémina y varios más. El viento es muy fuerte de cara, a favor, de cara, costado, en grupo avanzamos mucho, bajadas, repechos, otra bajada, llanos rapidísimos, donde adelantamos a los Mtb Tielmes otra vez y pasamos a los Ciclos Merino arreglando a una avería. Vamos terceros de nuevo.

Una gran lucha en la modalidad por "Parejas".

Perdemos a Sergio, pero se viene con nosotros la fémina, vamos alcanzando corredores, nos juntamos un grupito bueno al paso por Villaconejos, vamos a buen ritmo, pero le pido a Pachío que de un puntito más, sin idea de soltar al resto y caminar juntos, pero es una subida tendida y los soltamos, una subida más y arriba le pido que apriete a tope hasta la cima e inicio de la bajada. Adelantamos a más corredores, nos metemos en la zona del cañón, con toboganes sucesivos, bajadas vertiginosas que se sucedían con paredes que se subían con la inercia salvo algunas pedaladas, algunas teniendo que patear. Vemos a los Bicicletas Salchi los tenemos muy cerca, no más de 2 minutos.

Pasamos el primer tramo y alcanzamos a Fiden, quién nos ofrece un poco de aceite para nuestras secas cadenas, que estaban ya al límite, perdemos poco más de un minuto, pero ganamos en seguridad hasta el final, desde aquí nuestro agradecimiento. Nuevos toboganes, una subida más, último avituallamiento y a por todas. Tiramos con lo que tenemos hasta el inicio de la subida final, abandonando por la derecha la buena pista que llevamos, pasamos por otro túnel bajo la carretera, con enorme escalón para salir, y para arriba. Escuchando la megafonía, adelantando a algún corredor apajarado, entusiasmados por el final. Vemos a los Bicicletas Salchi coronando, nos queda un buen trecho para subir, los tenemos tan cerca, pero se nos está acabando el recorrido. Un último esfuerzo.

Juan Pedro Trujillo, vencedor de la Madrid Xtrema 2012.


Entramos en la zona del castillo, ellos están pasando el arco, a nosotros nos queda dar la vuelta, no hay nada que hacer, a relajarnos, a recobrar el aliento, y entrar con buena cara. Hacemos el tramo final, pasamos por el arco, bordeamos el muro y entramos en meta, felicitándonos el uno al otro, levantando las manos, que carrerón, que buen recorrido, que divertido todo. En meta, aparecen más parejas, ¿de dónde han salido? Habrán abandonado. Preguntamos en meta, hay mucha confusión, los Ciclos Coca, que habían ido primeros casi media carrera, nos dicen que son terceros, no puede ser. Nosotros cuartos, no, cuartos los Bicicletas Salchi, imposible, estos se habían escapado de salida y solo los había podido adelantar los otros, los jueces pasan de las parejas. Nadie dice nada. Nosotros lo tenemos claro, terceros a 13'28'' de la pareja de los Ciclos Coca, los verdaderos ganadores, la pareja de los Bicicletas Salchi la tuvimos cerca, pero finalmente llegaron 3'13'' por delante de nosotros. Una gran carrera por parte de ambas parejas. Muy buenos rivales.

Muchas quejas ha recibido la organización, nosotros conocemos todas las dificultades que tiene llevar a cabo un evento así y agradecemos el esfuerzo de sus promotores. Nosotros no tenemos quejas del recorrido, muy bueno, digno de una prueba Open de España, con el marcaje y los avituallamientos no tuvimos problema, fuimos siempre dentro del trazado, siempre tuvimos agua, bebidas deportivas, geles,... Pero el control fue inexistente, si ningún paso de control en todo el recorrido, ese nos parece un hecho muy a mejorar.

Todos los campeones del Open de España XCM.

Nuestra valoración, acabamos encantados del formato, no habíamos corrido nunca en la modalidad "Parejas" y acabamos encantados, una experiencia a la que animamos a todos.

También, felicitar a Pedro Romero por la consecución del Open de España de XCM, tercer campeonato que viaja para Extremadura, después de las conquistas de Alejandro Díaz de la Peña en las dos últimas anteriores. Muchas felicidades, suerte y ánimos para el gran reto que tenéis en apenas unas semanas.

FOTOS. RAFA CARBONERO. ACCIÓN TR3S

Desde aquí, mi felicitación y agradecimiento a Pachío (Francisco Ávalo), menudo carrerón que se pegó, siempre con un punto por encima mío, llevando el peso de la carrera y acabando con fuerzas pese a la falta de competición. En Monfragüe tiene que dar la sorpresa.