viernes, 27 de julio de 2012

Ruta del Aubisque

El Col d'Aubisque debería ser el protagonista de esta gran BiciRuta, uno de esos puertos que aparecen en la cabeza de cualquier cicloturista cuando se habla de los grandes colosos pirenaicos. Enclavado en una auténtica maravilla natural, las vistas desde solo son comparables a su gran dureza por la vertiente de Laruns, vertiente que deberíamos descender y ascender en esta ruta pero que a nosotros nos impidió las condiciones climatológicas. Así, os traemos una ruta alternativa, partiendo desde Argeles-Gazost, tomando uno de los inicios del Col du Soulor, ascenderemos el Col de Spandelles y el propio Soulor desde Ferreieres, donde apreciar unas vistas espectaculares del Circo de Litor, para atravesar este en busca de la cima del Col d'Aubisque, para en buenas condiciones, descender y volver a ascender y volver a Argéles incluyendo un nuevo paso, el Col des Bordéres. Otra ruta maratoniana, otra etapa Tour.

"AUBISQUE"



DATOS TÉCNICOS:

Distancia aproximada: 96Km
Ascenso aproximado: 2894m
Descenso aproximado: 2894m
Tiempo estimado de pedaleo: 5-6 horas
Ciclabilidad: 100% 
Dificultad física: Alta.
Dificultad técnica: Media/Alta

PERFIL:

Tercer día y tercera ruta. El sol y el calor que me había acompañado en las dos jornadas anteriores fue secuestrado por grandes nubarrones de ligera llovizna y grandes bancos de niebla en las cimas montañosas lo que iba a aconsejar reducir la ruta y haría que el asombroso panorama que se puede observar en esta ruta en un día soleado, se viera también mermado.

Argéles-Gazost, inicio y fin de nuestra ruta.
Partiendo de nuevo de la Av. des Pyrénées de Argéles-Gazost, vamos fijándonos en las señales de tráfico que nos indican la dirección de la Route d'Aubisque, que coincide con la ascensión al Soulor y con los primeras rampas del Col de Spandelles, primera dificultad del día.

Inicio del Col de Spandelles.
A la salida de Argeles, ya en ascenso, tomaremos un cruce a la derecha por la Route de Gez, localidad que nos encontraremos en nuestro ascenso. Los dos primeros kilómetros, hasta Gez, tienen ya una dureza suficiente para hacernos romper a sudar antes del primer descansillo. Spandelles es un puerto que encadena rampas duras y descansos cada poco tiempo.

Gez.
Metidos en una gran arboleda, entre la niebla, la sensación de asfixia le dará una mayor dureza a la ascensión de Spandelles, que ya entre las rampas y el asfalto rugoso, es bastante por su cuenta para ponernos en dificultades.

Vistas desde Spandelles.
Tras el descanso de Gez, un nuevo tramo duro de 3km nos llevará a la parte más suave de la ascensión. El tramo central tiene una pendiente suave que finalizará con un tramo de 2km de falsos llanos antes del asalto a los últimos y duros 6km que nos harán retorcernos sobre nuestras bicicletas.

Durísimas rampas en el tramo final del puerto.
El tramo final tiene dos partes, la primera de algo más de mil durísimos metros, y la segunda, después de una pequeñita bajada, de cinco exigentes kilómetros que dejarán para el final la guinda del pastel con rampas sostenidas por encima del 12% que nos harán no ver el momento de coronar, ya que en momento alguno podremos ver la cima.

Último tramo.
La bajada del Col de Spandelles hasta Eschartés es una auténtica maravilla, por un precioso valle, curvas de herradura, fuertes pendientes. La belleza es directamente proporcional a la dificultad del descenso, más aún con el suelo mojado. Habrá que tener mucho cuidado con el ganado bovino que nos podemos encontrar en la mitad de nuestro trazado. Llegar a la D126 será una mezcla de alivio y tristeza por dejar atrás tan peligroso y bello recorrido.

Bajada del Col de Spandelles.
Tomando la nueva carretera, mucho mejor asfaltada, a la izquierda, estaremos dando comienzo al Col du Soulor por la vertiente de Eschartés, la más dura y bonita de este famoso puerto que tiene en Ferriéres el inicio de verdad con sus 12 durísimos kilómetros finales en los que apenas encontraremos descansos y sí muchas grandes rampas de doble dígito.

Inicio Col du Soulor.
A pesar de pedalear por una gran arboleda en los primeros kilómetros, esta desaparecerá muy pronto y nos dejará una amplia visión del puerto y una gran vista a nuestra derecha de las montañas cercanas al Col d'Abisque y el Circo de Litor.

Curvas de herradura del Col du Soulor.
Cuanto más bello se nos muestra la ascensión y el entorno, mayor es la dureza que tenemos que acometer, rampas 10, 12, 13%, se nos van encadenando dejándonos unas pendientes medias alrededor del 9% y las piernas en muy malas condiciones especialmente después de la pequeña población de Arbéost.

Tramo duro.
A partir de ahí, estaremos en el tramo más bonito de la subida, ya nada nos impide ver el final de la ascensión, al igual que la pasarela que atraviesa el Circo de Litor hacia el tapado por la niebla Col d'Aubisque por donde pasaremos en unos pocos minutos. El gran esfuerzo que tenemos que realizar ya ni siquiera reparamos en él, estaremos extasiados ante el entorno que nos rodea.

Entrando en la niebla.
Coronamos el Col du Soulor y ....

EL RESTO DE LA RUTA EN...


No hay comentarios: