martes, 31 de julio de 2012

Ruta del Valle del Campan. Aspin

Llegamos al sexto día, sexta etapa. Las piernas se encuentran ya muy cansadas a estas alturas, al día siguiente toca un coloso de verdad, el Tourmalet, por lo que es momento de realizar una ruta corta y de menos exigencia que en días precedentes, aunque de igual belleza e historia.


El Col d'Aspin, unos de los puertos incluidos en la primera etapa de montaña del Tour de Francia en 1910, Route Historique, aunque en esta ocasión lo ascenderemos por su lado más suave, desde la localidad de Campan. Desde su cima, tendremos la opción de darle una mayor dureza a la ruta descendiendo por su vertiente de Arreau y afrontar nuestro sitio reto, la Horquette d'Ancizan por su lado más duro, afrontándola desde Ancizan, o por el contrario, volver por nuestros pasos hasta Payolle y acceder a la cima de la Horquette por esta vertiente más llevadera, elección más recomendable si se quiere una ruta no muy dura. 


"RUTA DEL VALLE DE CAMPAN. ASPIN."
DATOS TÉCNICOS:

Distancia aproximada: 59Km
Ascenso aproximado: 1490m
Descenso aproximado: 1490m
Tiempo estimado de pedaleo: 3 horas
Ciclabilidad: 100%
Dificultad física: Media.
Dificultad técnica: Media

PERFIL:

Campan y Sainte Marie de Campan son dos de las localidades más famosas para cualquier cicloturista que se precie. Decir "Valle de Campan" es decir Tourmalet, es decir Aspin, es decir CICLISMO. Lugar de peregrinación de miles de ciclistas cada año, en este valle se respira ciclismo. Como ya hemos comentado, esta ruta  nos proporciona varias posibilidades, desde una terrorífica ruta que incluya Horquette, Aspin por su lado más duro y Tourmalet por las dos vertientes, a una etapa unipuerto con ascenso y descenso al Col d'Aspin, como opción más suave.

Pequeñas localidades del Valle de Campan.
En esta ocasión, nos quedamos con una de las posibilidades intermedias, dejando el Tourmalet a un lado, para disfrutarlo en las mejores condiciones posibles, al igual que las vertientes más duras de Aspin y Horquette. Aunque las que aquí os presentamos tampoco son un paseo.

Valle de Campan.
Empezamos la ruta en Campan, es complicado poner el inicio del Col d'Aspin, la carretera va subiendo muy ligeramente desde Bagneres de Bigorre, aunque hasta Campan no comienza a tener rampas significativas y es a partir de Rimoula cuando la carretera se empina un poco más.

Dura rampa en Sainte Marie de Campan.
El acceso a Sainte Marie de Campan nos supondrá el mayor esfuerzo de este primer tramo.Sin embargo, no será hasta después de un pequeño descenso a la salida de la localidad, cuando nos encontremos el cartel de comienzo del puerto, oficialmente 12.5km.

¿Inicio del Aspin?.
Hasta Payolle, la pendiente es realmente muy suave, sin grandes rampas, con muchos descansillos, carretera en muy buen estado,... accesible para cualquier cicloturista. Un porcentaje medio alrededor del 4%, con algún kilómetro que no supera el 3%, son una bendición para nuestras piernas, cansadas de tantos días pedaleando por rampas de doble dígito.

El puerto es muy suave hasta Payolle.
En Payolle, tendréis la primera oportunidad de personalizar vuestra ruta, a la entrada, nos encontraremos a la derecha el cruce hacia Ancizan, pasando por la Horquette, que en nuestro caso ascenderemos más adelante. Podríais hacer Horquette, descender hasta Ancizan, Arreau y subir el Col d'Aspin por su vertiente dura, o...

Payolle. Cruce de la Horquette.
Continuamos hacia el Aspin. El paso por la amplia explanada de Payolle supone un último descanso antes de afrontar la parte final de la subida al Aspin, si hasta ahora ha sido un pequeño paseo, a partir de aquí, nos pondrá en dificultades para llegar a su cima. Un coloso pirenaico no se puede dejar coronar sin poner oposición. Así, nos quedarán 5km al 7.5% con tramos largos al 8.5-9%.

El collado a la vista.
Una zona de recurvas metidos en la arboleda y salida a los dos kilómetros finales, algo más abiertos y en los que se ve en todo momento tanto la cima, como el espectacular paisaje colindante con el Pic du Midi de Bigorre observándonos desde más arriba del Tourmalet.

Inicio del tramo duro.
Al coronar, el precioso Valle del Aure queda a nuestros pies, a nuestras espaldas, el valle de Campan. Un placer para nuestra vista. Otro momento para poder variar nuestra ruta según se encuentren nuestras piernas. Podemos descender hasta Arreau para buscar Ancizan y ascender la Horquette por su vertiente más exigente, o...

Cima del Aspin.
Volver por nuestros pasos hacia Payolle para a la salida tomar el cruce a la izquierda hacia Ancizan, atravesando una gran pradera de preciosos tonos verdes, un ligero falso llano junto al lago, en busca del inicio de la Horquette que comenzará al tiempo que nos introducimos en un hermoso bosque, pasando junto a un merendero, con el sonido del agua de fondo, en el que el tiempo se detendrá y pedalearemos en un nuevo edén.

Cartel de la cima.
La Horquette se divide en dos...

EL RESTO DE LA RUTA EN...


lunes, 30 de julio de 2012

Ruta de Los Lagos. Saint Lary-Soulan

La "Route des Lacs" es probablemente una de la más bonitas que puede realizarse en los Pirineos. Muy cerca de España, en la carretera del "Tunel de Bielsa", un desvío a la derecha nos introducirá en un encajonado valle que en continuo ascenso nos dará acceso a los maravillosos lagos: Cap de Long, Lac d'Oredon, Lac d'Aumar, Lac d'Aubert,...


Dejando atrás el azul de los lagos, cambio radical de panorama para dos nuevas ascensiones más, ambas con historia ciclista detrás, Piau Engaly, dónde Fernando Escartín pudo alzar los brazos de una vez en el Tour de Francia en un épico ataque desde muy lejos de meta, y Pla d'Adet o Saint Lary-Soulan, donde un batallador Tony Rominger hizo una de sus grandes apuestas contra Miguel Indurain.


Una ruta muy bella, muy dura, y con historia ciclista, qué más se puede pedir. No te la pierdas.


"RUTA DE LOS LAGOS."
DATOS TÉCNICOS:

Distancia aproximada: 107Km
Ascenso aproximado: 3377m
Descenso aproximado: 3377m
Tiempo estimado de pedaleo: 6-7 horas
Ciclabilidad: 100%
Dificultad física: Alta.
Dificultad técnica: Media/Alta

PERFIL:

Nos desplazamos a la famosa localidad de Saint Lary para dar comienzo a la magnífica ruta que tenemos por delante. Una ruta de más de 100km y cuatro duras ascensiones, una larguísima y dura subida al Cap de Long, una corta y explosiva ascensión al Lac d'Aumar, un esfuerzo más suave y constante a la estación de esquí de Piau Engaly, y para finalizar, la temible y explosiva escalada a la estación de esquí de Pla d'Adet.

Saint Lary.
El inicio de la ruta parte del centro de Saint Lary, en la Pl. du Telephérique tomando, la Rue du Corps Franc Pommies en dirección sur hacia España, siguiendo las indicaciones a Piau Engaly, Tunel de Aragnouet/Bielsa, Route des Lacs,...ya que los primeros kilómetros de esas tres ascensiones tienen el mismo comienzo.

Galerías en la parte inicial.
Sea cuál sea la primera subida que elijáis de esas tres, tendrá unos primeros kilómetros muy llevaderos, por una carretera con muy buen firme, que desliza la bicicleta sin ningún tipo de problema, lo que hace estos primeros minutos de esfuerzo, muy fáciles y que nos permitan entrar en calor antes de ponernos con rampas más serias.

Ermita de Fabian.
Durante 10km iremos pedaleando por la D929 con desniveles medios muy suaves, alrededor del 3%, con muchos falsos llanos, llegando incluso a algún tramo descendente. El paso por el cruce de Tramezaigues tal vez sea el tramo de mayor dificultad de esta primera parte.

Route des Lacs. Cambio de asfalto.
Con 9 kilómetros de pedaleo, nos encontramos con la localidad de Fabian, donde la carretera comienza a picar más para arriba, pasamos junto a su hermita, y antes de salir de la pequeña localidad nos encontraremos con un cruce. Hacia la izquierda, por la D118,  a Piau Engaly y España, a la derecha, nuestro destino, la Route des Lacs.

Asfalto rugoso que agarra.
Nada más dejar atrás Fabian, cambiamos de panorama, dejamos el amplio valle y la buena carretera por la que íbamos, y nos introducimos en un encajonado valle por el que pedalearemos sobre un rugoso asfalto que nos planteará un durísimo esfuerzo hacia el paraíso.

La carretera se pierde en la pared.
El paisaje y el asfalto no son los únicos que sufren un cambio al adentrarnos en el valle, la pendiente, hasta ese momento llevadera se convierte en kilómetros sostenido al 7-8% sin apenas descansos. Pese a las dificultades del terreno, la belleza del paisaje hará que nos olvidemos en algunos momentos de nuestro esfuerzo, las curvas nos permitirán contemplar el precioso valle que estamos dejando atrás.

El valle a nuestras espaldas.
Cada vez que vamos ascendiendo, el agua, la arboleda, las curvas,... irán tomando más protagonismo, aparecerán las cascadas, los muros de piedras, las curvas de herraduras, y más curvas de herraduras, y más curvas de herraduras,... que en algún momento nos hace pensar que estamos pedaleando en un bucle infinito, el mismo símbolo que parecen dibujar las curvas en la montaña escarpada.

A vista de ciclista.
Una vez pasada la zona de curvas, el muro del Lac Cap de Long aparecerá imponente al fondo, en todo lo alto, incrustado en las montañas, mimetizado entre las grandes rocas. A nuestra derecha, el azul del Lac d'Orédon, que auténtica maravilla, que auténtico placer.

Último tramo del Cap de Long.
Estamos en los últimos 4 kilómetros, dos de ellos durísimos al 8% con rampas por encima del 10%, y otros dos con descansos, rampas más suaves, con incluso una pequeña bajada que nos dejará justo al tramo final, las últimas herraduras, escaleras hacia el Cap de Long que nos ofrecerán un último desafío antes de maravillarnos con el inconmensurable placer que nos supondrá contemplar el lago y su entorno próximo y no tan próximo, a más de 2 mil metros de altitud.

Lac Cap de Long.
Una vez arriba, momento para recrearse, comer y beber algo, sentarse en la orilla, o en la terraza del bar que hay junto al embalse y de nuevo en marcha para continuar con nuestra ruta hacia nuevos lugares de incalculable valor, tanto natural como turístico o deportivo/ciclista.

Lac d'Orédon.
Corto y empinado descenso hacia el cruce del Lac d'Orédon que pasamos anteriormente, una pequeña bajada más y ya estamos al nivel de las aguas de este maravilloso lago, el Cap de Long ya queda al fondo, en lo alto, aunque pronto quedará por debajo cuando volvamos a fajarnos con las duras rampas de la siguiente ascensión.

Ascendiendo al Lac d'Aumar.
En el Lac d'Orédon nos encontraremos con un puesto de peaje para los vehículos a motor que a los ciclistas no nos afecta y comenzaremos una solitaria, preciosa, corta, pero muy dura subida al Lac d'Aumar. 4 terroríficos kilómetros en el que ganaremos mucha altura para dejar a nuestros pies, de nuevo al Lac d'Orédon, el gran valle, y al propio Cap de Long.

Lac d'Aubert. En el corazón del Pirineo.


El primer kilómetro nos servirá para activar las piernas de nuevo ante lo que nos encontraremos posteriormente, a poco más del 5%, iremos comprobando como las piernas se nos han enfriado entre el parón y la bajada y que en los próximos kilómetros vamos a sufrir mucho. Nos espera un segundo kilómetro al 9.5%, un tercero al 8.5% y un último kilómetro al 11% con una recta que no parece tener fin en la que los dos dígitos toman valores más cercanos al 20% que al 10%.

Lac d'Aumar. Un paraíso.


Arriba, un pequeño falso llano descendente al paso por el Lac d'Aumar y rápido descenso hasta el final de la carretera en el Lac d'Aubert, estamos en el corazón de los Pirineos, es momento para volver a disfrutar del entorno que nos rodea, dejar volar nuestros sentidos, respirar el aire puro, contemplar las azules aguas, escuchar los sonidos de las montañas, sentir la brisa en nuestra piel, saborear el éxito de cualquier cicloturista, disfrutar de nuestro deporte en todo su esplendor.

Lac d'Orédon desde la Route du Cap de Long.


De nuevo a la bici, pequeña subida hasta el Lac d'Aumar, descenso al Lac d'Orédon, pequeña subida hasta la carretera del...

EL RESTO DE LA RUTA EN...


viernes, 27 de julio de 2012

Ruta de las Cascadas del Pont d'Espagne. Cauterets.

Un pequeño "descanso" para unas piernas muy cansadas. No todos pueden ser largos recorridos y encadenado de larguísimos y duros puertos. Aunque si no se quiere dejar la oportunidad de seguir escalando, las cascadas de la subida al Pont d'Espagne son una de las mejor elección para "relajarse". Uno de los rincones de mayor encanto en los Altos Pirineos, la subida al Pont d'Espagne.. Una ascensión sin especiales dificultades, salvo los últimos kilómetros, pero de excelsa belleza.

La subida a Pont d'Espagne no es tan famosa como otras que os he presentado o presentaré en estas ocho etapas, aunque sí es bastante conocida la localidad por la que tenemos que pasar para subir al "puente", Cauterets. Aunque no existe una subida con su nombre y las competiciones ciclistas suelen acabar en la estación de esquí de "Le Cambasque", Cauterets suele ser el nombre que le dan a la llegada.


"CASCADAS DE PONT D'ESPAGNE. CAUTERETS"



DATOS TÉCNICOS:

Distancia aproximada: 40Km
Ascenso aproximado: 1070m
Descenso aproximado: 1070m
Tiempo estimado de pedaleo: 2-3 horas
Ciclabilidad: 100% 
Dificultad física: Media.
Dificultad técnica: Media

PERFIL:


Salida "suave" para la cuarta etapa, 40km y un único puerto, 20 kilómetros hacia arriba y otros 20 hacia abajo. Aunque nos ofrece varias alternativas para alargarla un poco más sin tener que añadir dificultades o introduciendo una pequeña subida más a "Le Cambasque", donde suelen terminar las competiciones ciclistas, aunque sin mayor aporte.

Av. Jean de Moulin. Pierrefitte.
La ruta sale desde Pierrefitte-Nestalas, comenzando la ascensión desde sus mismas calles, aunque bien se podría haber elegido salir desde Argéles-Gazost y recorrer 5km llanos por la D921 antes del comienzo de la subida y alargar así la ruta añadiendo un pequeño periodo de calentamiento y vuelta la calma al final del recorrido.

Subiendo desde el primer momento.
Aparcando el coche a la entrada de Pierrefitte en la Av. Jean Moulin, iniciaremos a subir desde la primera pedalada, eso sí, con una pendiente muy suave, como caracterizará la ascensión en sus primeros kilómetros, siempre en dirección a Cauterets.

Pierrefitte-Nestalas.
A la salida de la localidad, una gran curva de herradura nos hará ganar altura y nos proporcionará un bonito balcón hacia el valle y a Pierrefitte, para ir poco a poco introduciéndonos en el valle del Gave de Cauterets donde el agua y nuevamente la arboleda serán las protagonistas.

Inicio de la subida.
Hasta llegar a Cauterets, la ascensión es muy irregular, alternando kilómetros tendidos, al 4-5% con otros aún más suaves con falsos llanos con tendencia ascendente pero que nos ofrecerán alguna pequeña bajadita para ir entrando en calor. A la altura de Concé, a media subida, tendremos el descanso más largo, algo más de 1km de un ligero falso llano.

Galerías en la parte inicial.
Una vez hemos relajado piernas en el paso por Concé, nuevamente a ascender con rampas ligeras, de nuevo al 5-6% acercándonos a Cauterets. A partir de ahí, la pendiente empezará a ser más constante, aunque sin suponer aún un gran esfuerzo. Además, se podría parar a reclutar fuerzas en alguna de sus múltiples terrazas, tanto a la subida como a la bajada.

Bonito puente en el tramo inicial de la subida.
Continuamos, y el agua se hace cada vez más presente, aparecen múltiples cascadas, el sonido del agua ya no nos dejará hasta la cima. Alguna rampa suelta nos hará complicarnos nuestra tarea, si bien no será hasta Pont de Benques, con su preciosa cascada, donde empezarán a ponerse las cosas muy serias.

Pont de Benques.
Empiezan las curvas de herraduras y

EL RESTO DE LA RUTA EN...


Ruta del Aubisque

El Col d'Aubisque debería ser el protagonista de esta gran BiciRuta, uno de esos puertos que aparecen en la cabeza de cualquier cicloturista cuando se habla de los grandes colosos pirenaicos. Enclavado en una auténtica maravilla natural, las vistas desde solo son comparables a su gran dureza por la vertiente de Laruns, vertiente que deberíamos descender y ascender en esta ruta pero que a nosotros nos impidió las condiciones climatológicas. Así, os traemos una ruta alternativa, partiendo desde Argeles-Gazost, tomando uno de los inicios del Col du Soulor, ascenderemos el Col de Spandelles y el propio Soulor desde Ferreieres, donde apreciar unas vistas espectaculares del Circo de Litor, para atravesar este en busca de la cima del Col d'Aubisque, para en buenas condiciones, descender y volver a ascender y volver a Argéles incluyendo un nuevo paso, el Col des Bordéres. Otra ruta maratoniana, otra etapa Tour.

"AUBISQUE"



DATOS TÉCNICOS:

Distancia aproximada: 96Km
Ascenso aproximado: 2894m
Descenso aproximado: 2894m
Tiempo estimado de pedaleo: 5-6 horas
Ciclabilidad: 100% 
Dificultad física: Alta.
Dificultad técnica: Media/Alta

PERFIL:

Tercer día y tercera ruta. El sol y el calor que me había acompañado en las dos jornadas anteriores fue secuestrado por grandes nubarrones de ligera llovizna y grandes bancos de niebla en las cimas montañosas lo que iba a aconsejar reducir la ruta y haría que el asombroso panorama que se puede observar en esta ruta en un día soleado, se viera también mermado.

Argéles-Gazost, inicio y fin de nuestra ruta.
Partiendo de nuevo de la Av. des Pyrénées de Argéles-Gazost, vamos fijándonos en las señales de tráfico que nos indican la dirección de la Route d'Aubisque, que coincide con la ascensión al Soulor y con los primeras rampas del Col de Spandelles, primera dificultad del día.

Inicio del Col de Spandelles.
A la salida de Argeles, ya en ascenso, tomaremos un cruce a la derecha por la Route de Gez, localidad que nos encontraremos en nuestro ascenso. Los dos primeros kilómetros, hasta Gez, tienen ya una dureza suficiente para hacernos romper a sudar antes del primer descansillo. Spandelles es un puerto que encadena rampas duras y descansos cada poco tiempo.

Gez.
Metidos en una gran arboleda, entre la niebla, la sensación de asfixia le dará una mayor dureza a la ascensión de Spandelles, que ya entre las rampas y el asfalto rugoso, es bastante por su cuenta para ponernos en dificultades.

Vistas desde Spandelles.
Tras el descanso de Gez, un nuevo tramo duro de 3km nos llevará a la parte más suave de la ascensión. El tramo central tiene una pendiente suave que finalizará con un tramo de 2km de falsos llanos antes del asalto a los últimos y duros 6km que nos harán retorcernos sobre nuestras bicicletas.

Durísimas rampas en el tramo final del puerto.
El tramo final tiene dos partes, la primera de algo más de mil durísimos metros, y la segunda, después de una pequeñita bajada, de cinco exigentes kilómetros que dejarán para el final la guinda del pastel con rampas sostenidas por encima del 12% que nos harán no ver el momento de coronar, ya que en momento alguno podremos ver la cima.

Último tramo.
La bajada del Col de Spandelles hasta Eschartés es una auténtica maravilla, por un precioso valle, curvas de herradura, fuertes pendientes. La belleza es directamente proporcional a la dificultad del descenso, más aún con el suelo mojado. Habrá que tener mucho cuidado con el ganado bovino que nos podemos encontrar en la mitad de nuestro trazado. Llegar a la D126 será una mezcla de alivio y tristeza por dejar atrás tan peligroso y bello recorrido.

Bajada del Col de Spandelles.
Tomando la nueva carretera, mucho mejor asfaltada, a la izquierda, estaremos dando comienzo al Col du Soulor por la vertiente de Eschartés, la más dura y bonita de este famoso puerto que tiene en Ferriéres el inicio de verdad con sus 12 durísimos kilómetros finales en los que apenas encontraremos descansos y sí muchas grandes rampas de doble dígito.

Inicio Col du Soulor.
A pesar de pedalear por una gran arboleda en los primeros kilómetros, esta desaparecerá muy pronto y nos dejará una amplia visión del puerto y una gran vista a nuestra derecha de las montañas cercanas al Col d'Abisque y el Circo de Litor.

Curvas de herradura del Col du Soulor.
Cuanto más bello se nos muestra la ascensión y el entorno, mayor es la dureza que tenemos que acometer, rampas 10, 12, 13%, se nos van encadenando dejándonos unas pendientes medias alrededor del 9% y las piernas en muy malas condiciones especialmente después de la pequeña población de Arbéost.

Tramo duro.
A partir de ahí, estaremos en el tramo más bonito de la subida, ya nada nos impide ver el final de la ascensión, al igual que la pasarela que atraviesa el Circo de Litor hacia el tapado por la niebla Col d'Aubisque por donde pasaremos en unos pocos minutos. El gran esfuerzo que tenemos que realizar ya ni siquiera reparamos en él, estaremos extasiados ante el entorno que nos rodea.

Entrando en la niebla.
Coronamos el Col du Soulor y ....

EL RESTO DE LA RUTA EN...