sábado, 13 de agosto de 2011

Ruta circular del Trabuquete.

 Como ya os adelanté en la pasada entrada, ayer tocó otra ruta senderista por el norte de la provincia de Cáceres para desconectar un poco de la bici. Como mi padre tenía cuatro días libres en el trabajo y Almudena descansaba sólo el viernes, pues... ese tenía que ser el día.


Mapa "Ruta circular del Trabuquete".

Después de haber subido al "Circo de Gredos" teníamos que buscar otra ruta en condiciones para echar una buena caminata y como tenía ganas de hacer la "Ruta circular del Trabuquete", 12km encajonados en una preciosa garganta, de los que gran parte hay que patear hacia arriba.


Almu y yo. Inicio de la ruta.

Un corto viaje desde Cáceres hasta la comarca de "La Vera", concretamente hasta Guijo de Santa Bárbara, donde tiene comienzo la ruta. Antes, una pequeña parada a desayunar en Jaraiz de la Vera, en una terraza con vistas al circuito del Open. Así, hasta las 11.10h no estábamos en Guijo, dispuestos para comenzar la ruta, un poco más tarde de lo previsto pero... aún con tiempo suficiente para hacer la ruta sin problemas.


Comienza el sendero. Ruta del Trabuquete. 

Desde el propio pueblo, las vistas de la garganta con las grandes montañas al fondo son espectaculares. Salimos del pueblo y enseguida tomamos un senderito con piedras, entre helechos, con pequeñas subidas y bajadas que te hacen ir avanzando poco a poco por la ruta casi sin darte cuenta.


Sendero de piedra.

A la izquierda, las pequeñas cercas y los bancales nos muestran la modificación del paisaje por parte del hombre, a la derecha, un monte lleno de helechos y piedras. Durante gran parte del recorrido, muchos zarzales limitan el camino sirviendo sus moras de avituallamiento para los caminantes. Además, numerosos arroyos van a parar al camino con distintas fuentes en las que se pueden coger agua a pesar de estar en agosto. Es una ruta con gran cantidad de agua.



Seguimos ascendiendo y cruzamos el primer puente sobre la "Garganta de Jaranda", no será el último que pasemos en la ruta, hay muchísimo durante todo el recorrido, todos muy bonitos con distinta construcción. Después del primer puente, la ruta se vuelve un poco más empinada, nada del otro mundo, pero mezclada con el calor del sol, que ya viene apretando, nos hace comenzar a sudar. Practicamente llevamos la mitad de la subida al charco de "El Trabuquete", nos quedan un par de subidas un poco más fuertes y casi sin darnos cuenta estamos en él, pero... no estamos solo, está abarrotado.


Puente de "Los Tocinos".

A las 12.15h ya estamos sentados junto al charco, con los pies metidos dentro del agua. Aunque en un lugar así, habrá que pegarse un bañito por mucho que nos quede aún por caminar y por muy fría que esté el agua. El agua es totalmente cristalina, es un gusto bañarse en ella, además, con lo fría que está tonifica las piernas y viene genial para la circulación, practicamente es como una sesión de crioterapia.


El Trabuquete.

Una horita descansando, tomando un baño, comiéndonos el bocadillo y sobre todo, disfrutando de las impresionante vista y sonido de "El Trabuquete" y rumbo para adelante. Saliendo del hoyo en el que se encuentra el charco, volviendo al sendero, seguimos la ruta por las marcas perfectamente colocadas.


Un bañito.

A partir de aquí, las cosas se complican, la subida se vuelve un poco más abrupta, más piedras, más escalones, más desnivel, pero la misma o más belleza, además el sendero es sólo para nosotros, todo el mundo llega hasta el charo de "La Estaca", justo por encima de "El Trabuquete", de ahí en adelante, la montaña es nuestra.



Continuamos subiendo.
Cruzamos varios pontones hasta llegar al último en el que cambiamos de lado en la garganta, un pequeño avance más y vuelta para atrás por el lado derecho de la garganta, donde las cosas se ponen áun más duras. El sendero se inclina con fuerte desnivel, los helechos nos envuelven, las piedras hacen de escalones naturales y a sudar de lo lindo se ha dicho. Al menos, el sol se ha escondido entre unas nubes que han llegado de repente y alivian las temperaturas.


La garganta a nuestros pies.

Coronamos una primera loma y el sendero entra en un cañón increible de piedra en el que te sientes muy pequeño, hemos ascendido muchos metros de golpe, el sendero por el que habíamos ido subiendo por la garganta lo vamos quedando atrás a la derecha, muy abajo, los puentes se ven muy pequeños, las montañas se ven menos altas, la vegetación continúa muy espesa, aunque ya no son helechos, sino retamas y piornos.


Con "El campanario" detrás.

Llegamos a otro puente y de ahí al mirado de "El Campanario", un coloso de piedra en el que divisamos un rebaño de cabras montés descansando entre los robles. En el mirador, un bonito chozo de pastores nos sirve de pequeño refugio, ha empezado a llover, tenemos una tormenta casi encima, aunque decidimos seguir. El refugio de "Nuestra Señora de las Nieves" no está muy lejos, aunque aún queda una buena subida para llegar hasta él.


Dejamos las montañas atrás.

Proseguimos caminando, ya llevamos algo más de 3h de caminata, si descontamos la hora que hemos estado descansando en "El Trabuquete". Ahora tenemos una fuerte bajada, algo resbaladiza por el agua que nos lleva a otro pontón más. Una vez pasado el puente, rellenamos las botellas de agua y nueva subida más, la penúltima del día hasta el refugio. Por suerte ha dejado de llover.


Aún nos queda todo eso.

Llegamos arriba y ya vemos nuestro destino a lo lejos, la vuelta a Guijo de Santa Bárbara, aunque también vemos unas negrísimas nubes a lo lejos y una enorme tormenta que se va acercando. Empezamos a bajar por una ladera en la que la senda no es muy fácil de seguir, aunque sí los mojones y estacas.

Vamos descendiendo, acercandonos a un gran robledal, el pueblo cada vez está más cerca. Lo malo, que la tormenta cada vez se acerca más, los rayos caen y suenan los truenos 20 segundos después, luego 15, 10,... entramos en el robledal y comienza a llover como si no lo hubiera hecho nunca. Estamos a algo más de 3km para llegar a Guijo y eso da para calarnos bien.


La mano del hombre en el paisaje.

Después de 10 minutos de lluvia, que hemos podido medio evitar al ir andando en el robledal, salimos a una pista ancha que nos lleva al pueblo entre robles y castaños, con preciosas vistas a la garganta, al inicio de la ruta, a terrazas,...

Salimos de la vegetación, seguimos bajando, hay un viento fortísimo que nos seca la ropa, parece que no vamos a llegar tan mal. La tormenta la tenemos totalmente encima, el cielo está totalmente oscuro, estamos casi entrando en el pueblo cuando comienza a llover de nuevo, esta vez aún más fuerte, que con el vientazo parece que llueve aún más, ya se podía haber esperado un poquito. Entramos en el pueblo, las calles son muy estrechas, con grandes desniveles, el agua baja con un arroyo y hay que andar con cuidado para no resbalarse. Por suerte llegamos enseguida abajo y ya solo nos queda llegar al coche.


Y nos mojamos otra vez antes de llegar.

Finalmente llegamos al coche 6 horas después de haber salido y 5 horas de camina, 12km, entorno a mil metros de ascenso acumulado. Un buen pateo. A ver cuándo y cuál es la próxima.

No hay comentarios: