miércoles, 17 de agosto de 2011

Dos jornadas con Enrique.

Estos dos últimos días lo he pasado en buena compañía, con y sin bici, la tarde de ayer y la mañana de hoy las he pasado con Enrique.

Ayer, aprovechando que había carrera de carretera en Hervás, que iban varios compañeros del equipo y de grupeta, y que no teníamos muchas ganas de competir, nos fuimos para allá después de comer a ver la carrera, animar a la gente y echar una fotillos.


Salida "Veteranos".

La carrera, a las 6 de la tarde, reunió buenos pelotones, tanto en cantidad como en calidad, ya fuera en cadetes, veteranos 40,50 y 60, o en el pelotón de los Sub23, Élite, Senior y Máster 30, donde entre cerca de los 90 ciclistas, entre los que teníamos que haber ido de haber corrido, andaban los Extremadura Spiuk, Díaz de la Peña y otros muchos corredores de los que andan a otro nivel.


Jacinto mentalizándose para la carrera.

Al llegar, le dimos una vuelta al circuito en coche, ya que no lo conocía, y es un circuito chulísimo. Entorno a 11km, una zona larga de ligera bajada, un falso llano, una subida dura que va de menos a más y ligerísimo descenso hasta meta. Todo ello en los alrededores de la preciosa localidad de Hervás y la espectacularidad del Valle del Ambroz  y las montañas que la rodean.


Los chicos vienen pisando fuerte.

Entre el circuito, ver a la gente preparando las bicis, el ambiente,... unas ganas tremendas de haber llevado la bici para poder correr, sin embargo, con el paso de las vueltas... ya no había tantas ganas. El que los Máster 30 tengan que correr junto a los Sub23 y los Élite corta bastante el punto, se forma un pelotón muy grande de un nivel increible en el que poco podríamos haber hecho, salvo sufrir.


Los buenos.

Después de toda la tarde viendo las carreras, de vuelta a casa y a cenar y descansar para hoy que teníamos salida más o menos larga por la mañana. Otra vez Enrique y yo, ya que Pachío, que iba a venir con nosotros, se retiró a última hora.

Con bastante frío, con algo de niebla, hemos salido a las 8.30 para no tener que soportar mucho el sol a última hora. Aunque con el día que ha salido, al principio lo he pasado un poco mal, a base de tiritones, menos mal que al rato de llevar dando a los pedales se me ha pasado.


Riberos de Monroy.

La ruta, una que no había hecho nunca completa, la vuelta a los riberos de Monroy, entrando a Santa Marta desde la carretera de Trujillo, y volviendo por la carretera de Torrejón el Rubio. Una ruta muy chula, de terreno rompepiernas en la que al final, tras dar un par de vueltas por el centro de la ciudad, nos han salido 110km en 4 horitas. No hemos forzado mucho, hemos ido hablando tranquilos y apretando un poquito en las subidas, aunque tampoco gran cosa que seguimos en microciclos de no mucha intensidad, otra cosa será lo que viene la semana próxima en la que me tocará quitar horas y meter pulsaciones.

No hay comentarios: