miércoles, 31 de agosto de 2011

La Covatilla

Vuelvo de nuevo tras unos días de abondono y recuperándome aún de unos problemillas de estómago que me han tenido con fiebre y sin poder comer casi nada. He andado a base de yogurt de soja, zumos y muy poquito más, llegando a perder 2,9kg en 8 días.

La Covatilla. Altimetrías.net


Entre medias, y dado lo cabezón que soy, casi 300km de bici y subida a La Covatilla a ver La Vuelta a España que casi no lo cuento, ya no tanto en la subida sino en todo el tiempo que estuvimos esperando y sobre todo a la hora de bajar que casi no soy capaz de llegar ni al coche.

Subiendo La Covatilla.


Quedamos el domingo a las 10 de la mañana, Enrique, Ángel, Nando y yo para ir hasta Béjar y dejar allí los coches para subir al puerto con las bicis. Por la mañana me levanté con bastante fiebre y a penas pude desayunar algo, estuve pensando si llamar a mis compañeros y decirles que no iba, pero como tenía muchas ganas de ir, me animé, me tomé un paracetamol, un protector de estómago y algo para las nauseas y para allá. Le dije a Ángel que si conducía él y para Béjar que fui medio adormilado.


Bajando.


Al llegar a Béjar estaba algo mejor, nos preparamos, preparamos las bicis, cargamos las mochilas y a subir se ha dicho. Desde Béjar ya se empieza a subir con rampas no muy duras, buen firme, yo de inicio no iba pero pude aguantar la rueda de mis compañeros que tampoco iban muy rápido. Poco a poco nos fuimos acercando al cruce de La Covatilla adelantando a muchos ciclistas que iban subiendo también, había grandes pelotones por allí, todo el mundo se había acercado a Béjar a ver la carrera.


Esperando a la carrera.

Aguanté sin problemas hasta el inicio del puerto, aunque con todo metido y sin haber llegado a las rampas duras. Con la pancarta de 8km a meta empezaban los muros y ahí se me nubló todo, en el primer rampón ya me atranqué con el 39x23 y mis compañeros se me empezaron a ir. No había manera de encontrar ritmo, iba a chepazos todo el rato y poco a poco veia a mis compañeros más lejos. Aproximadamente a 6km para meta ya los perdí la vista, justo cuando me adelantó Lale Cubino que iba subiendo como un tiro con el Compact, que ganas tengo de llevarlo.


Animando a los corredores.

En el km5 andaban mis padres y me paré allí a soltar la mochila, que alivio al dejarla atrás. Vuelta para arriba y ya mucho mejor, aunque todavía me quedaba un rato de sufrimiento con ratos de ir totalmente noqueado, vacío de fuerzas. Tras el descansillo de 3km a meta pude oxigenar un poco las piernas y todo fue mucho más fácil, entre los pequeños descansos, el estar casi arriba, todo el mogollón de gente,... todo sumó para poder llegar arriba.

Carlos Sastre.


Luego para abajo, buscar a mis compañeros, charlar un rato y al km5 con mis padres, a comer algo. Me tomé un pequeño bocadillo, que me sentó fatal y ya no pude comer más en todo el día. Al rato bajó Ángel y allí estuvimos esperando a la carrera.


Taraamae, Wiggins y el actual líder, Froome.

Desde nuestro sitio teníamos un vista muy amplia del puerto, un trozo de a 10km de meta y desde el 8,7km al 4,2km para meta. Así vimos llegar al escapado y como lo cogían a poco menos de 7km de meta con los ataques de Taraamae, Scarponi,.. el ataque de Nibali. Justo a nuestra altura atacaron Daniel Martin y Roche, que manera de subir por esos rampones. En el grupo pasaba "Purito" muy retrasado, Antón ya descolgado, Dani Moreno más atrás, Chavanel, Lastras tirando de un grupito, Kloden en solitario, Cancellara tirando de la grupeta,... muy entretenida la carrera.

Luego para abajo con muchos apuros, vuelta al coche practicamente sin fuerzas, con muchas nauseas al ir cabeza abajo y un suplicio de viaje hasta casa, menudo día para ver la Vuelta, pero bueno.. sarna con gusto no pica.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Dos jornadas con Enrique.

Estos dos últimos días lo he pasado en buena compañía, con y sin bici, la tarde de ayer y la mañana de hoy las he pasado con Enrique.

Ayer, aprovechando que había carrera de carretera en Hervás, que iban varios compañeros del equipo y de grupeta, y que no teníamos muchas ganas de competir, nos fuimos para allá después de comer a ver la carrera, animar a la gente y echar una fotillos.


Salida "Veteranos".

La carrera, a las 6 de la tarde, reunió buenos pelotones, tanto en cantidad como en calidad, ya fuera en cadetes, veteranos 40,50 y 60, o en el pelotón de los Sub23, Élite, Senior y Máster 30, donde entre cerca de los 90 ciclistas, entre los que teníamos que haber ido de haber corrido, andaban los Extremadura Spiuk, Díaz de la Peña y otros muchos corredores de los que andan a otro nivel.


Jacinto mentalizándose para la carrera.

Al llegar, le dimos una vuelta al circuito en coche, ya que no lo conocía, y es un circuito chulísimo. Entorno a 11km, una zona larga de ligera bajada, un falso llano, una subida dura que va de menos a más y ligerísimo descenso hasta meta. Todo ello en los alrededores de la preciosa localidad de Hervás y la espectacularidad del Valle del Ambroz  y las montañas que la rodean.


Los chicos vienen pisando fuerte.

Entre el circuito, ver a la gente preparando las bicis, el ambiente,... unas ganas tremendas de haber llevado la bici para poder correr, sin embargo, con el paso de las vueltas... ya no había tantas ganas. El que los Máster 30 tengan que correr junto a los Sub23 y los Élite corta bastante el punto, se forma un pelotón muy grande de un nivel increible en el que poco podríamos haber hecho, salvo sufrir.


Los buenos.

Después de toda la tarde viendo las carreras, de vuelta a casa y a cenar y descansar para hoy que teníamos salida más o menos larga por la mañana. Otra vez Enrique y yo, ya que Pachío, que iba a venir con nosotros, se retiró a última hora.

Con bastante frío, con algo de niebla, hemos salido a las 8.30 para no tener que soportar mucho el sol a última hora. Aunque con el día que ha salido, al principio lo he pasado un poco mal, a base de tiritones, menos mal que al rato de llevar dando a los pedales se me ha pasado.


Riberos de Monroy.

La ruta, una que no había hecho nunca completa, la vuelta a los riberos de Monroy, entrando a Santa Marta desde la carretera de Trujillo, y volviendo por la carretera de Torrejón el Rubio. Una ruta muy chula, de terreno rompepiernas en la que al final, tras dar un par de vueltas por el centro de la ciudad, nos han salido 110km en 4 horitas. No hemos forzado mucho, hemos ido hablando tranquilos y apretando un poquito en las subidas, aunque tampoco gran cosa que seguimos en microciclos de no mucha intensidad, otra cosa será lo que viene la semana próxima en la que me tocará quitar horas y meter pulsaciones.

sábado, 13 de agosto de 2011

Ruta circular del Trabuquete.

 Como ya os adelanté en la pasada entrada, ayer tocó otra ruta senderista por el norte de la provincia de Cáceres para desconectar un poco de la bici. Como mi padre tenía cuatro días libres en el trabajo y Almudena descansaba sólo el viernes, pues... ese tenía que ser el día.


Mapa "Ruta circular del Trabuquete".

Después de haber subido al "Circo de Gredos" teníamos que buscar otra ruta en condiciones para echar una buena caminata y como tenía ganas de hacer la "Ruta circular del Trabuquete", 12km encajonados en una preciosa garganta, de los que gran parte hay que patear hacia arriba.


Almu y yo. Inicio de la ruta.

Un corto viaje desde Cáceres hasta la comarca de "La Vera", concretamente hasta Guijo de Santa Bárbara, donde tiene comienzo la ruta. Antes, una pequeña parada a desayunar en Jaraiz de la Vera, en una terraza con vistas al circuito del Open. Así, hasta las 11.10h no estábamos en Guijo, dispuestos para comenzar la ruta, un poco más tarde de lo previsto pero... aún con tiempo suficiente para hacer la ruta sin problemas.


Comienza el sendero. Ruta del Trabuquete. 

Desde el propio pueblo, las vistas de la garganta con las grandes montañas al fondo son espectaculares. Salimos del pueblo y enseguida tomamos un senderito con piedras, entre helechos, con pequeñas subidas y bajadas que te hacen ir avanzando poco a poco por la ruta casi sin darte cuenta.


Sendero de piedra.

A la izquierda, las pequeñas cercas y los bancales nos muestran la modificación del paisaje por parte del hombre, a la derecha, un monte lleno de helechos y piedras. Durante gran parte del recorrido, muchos zarzales limitan el camino sirviendo sus moras de avituallamiento para los caminantes. Además, numerosos arroyos van a parar al camino con distintas fuentes en las que se pueden coger agua a pesar de estar en agosto. Es una ruta con gran cantidad de agua.



Seguimos ascendiendo y cruzamos el primer puente sobre la "Garganta de Jaranda", no será el último que pasemos en la ruta, hay muchísimo durante todo el recorrido, todos muy bonitos con distinta construcción. Después del primer puente, la ruta se vuelve un poco más empinada, nada del otro mundo, pero mezclada con el calor del sol, que ya viene apretando, nos hace comenzar a sudar. Practicamente llevamos la mitad de la subida al charco de "El Trabuquete", nos quedan un par de subidas un poco más fuertes y casi sin darnos cuenta estamos en él, pero... no estamos solo, está abarrotado.


Puente de "Los Tocinos".

A las 12.15h ya estamos sentados junto al charco, con los pies metidos dentro del agua. Aunque en un lugar así, habrá que pegarse un bañito por mucho que nos quede aún por caminar y por muy fría que esté el agua. El agua es totalmente cristalina, es un gusto bañarse en ella, además, con lo fría que está tonifica las piernas y viene genial para la circulación, practicamente es como una sesión de crioterapia.


El Trabuquete.

Una horita descansando, tomando un baño, comiéndonos el bocadillo y sobre todo, disfrutando de las impresionante vista y sonido de "El Trabuquete" y rumbo para adelante. Saliendo del hoyo en el que se encuentra el charco, volviendo al sendero, seguimos la ruta por las marcas perfectamente colocadas.


Un bañito.

A partir de aquí, las cosas se complican, la subida se vuelve un poco más abrupta, más piedras, más escalones, más desnivel, pero la misma o más belleza, además el sendero es sólo para nosotros, todo el mundo llega hasta el charo de "La Estaca", justo por encima de "El Trabuquete", de ahí en adelante, la montaña es nuestra.



Continuamos subiendo.
Cruzamos varios pontones hasta llegar al último en el que cambiamos de lado en la garganta, un pequeño avance más y vuelta para atrás por el lado derecho de la garganta, donde las cosas se ponen áun más duras. El sendero se inclina con fuerte desnivel, los helechos nos envuelven, las piedras hacen de escalones naturales y a sudar de lo lindo se ha dicho. Al menos, el sol se ha escondido entre unas nubes que han llegado de repente y alivian las temperaturas.


La garganta a nuestros pies.

Coronamos una primera loma y el sendero entra en un cañón increible de piedra en el que te sientes muy pequeño, hemos ascendido muchos metros de golpe, el sendero por el que habíamos ido subiendo por la garganta lo vamos quedando atrás a la derecha, muy abajo, los puentes se ven muy pequeños, las montañas se ven menos altas, la vegetación continúa muy espesa, aunque ya no son helechos, sino retamas y piornos.


Con "El campanario" detrás.

Llegamos a otro puente y de ahí al mirado de "El Campanario", un coloso de piedra en el que divisamos un rebaño de cabras montés descansando entre los robles. En el mirador, un bonito chozo de pastores nos sirve de pequeño refugio, ha empezado a llover, tenemos una tormenta casi encima, aunque decidimos seguir. El refugio de "Nuestra Señora de las Nieves" no está muy lejos, aunque aún queda una buena subida para llegar hasta él.


Dejamos las montañas atrás.

Proseguimos caminando, ya llevamos algo más de 3h de caminata, si descontamos la hora que hemos estado descansando en "El Trabuquete". Ahora tenemos una fuerte bajada, algo resbaladiza por el agua que nos lleva a otro pontón más. Una vez pasado el puente, rellenamos las botellas de agua y nueva subida más, la penúltima del día hasta el refugio. Por suerte ha dejado de llover.


Aún nos queda todo eso.

Llegamos arriba y ya vemos nuestro destino a lo lejos, la vuelta a Guijo de Santa Bárbara, aunque también vemos unas negrísimas nubes a lo lejos y una enorme tormenta que se va acercando. Empezamos a bajar por una ladera en la que la senda no es muy fácil de seguir, aunque sí los mojones y estacas.

Vamos descendiendo, acercandonos a un gran robledal, el pueblo cada vez está más cerca. Lo malo, que la tormenta cada vez se acerca más, los rayos caen y suenan los truenos 20 segundos después, luego 15, 10,... entramos en el robledal y comienza a llover como si no lo hubiera hecho nunca. Estamos a algo más de 3km para llegar a Guijo y eso da para calarnos bien.


La mano del hombre en el paisaje.

Después de 10 minutos de lluvia, que hemos podido medio evitar al ir andando en el robledal, salimos a una pista ancha que nos lleva al pueblo entre robles y castaños, con preciosas vistas a la garganta, al inicio de la ruta, a terrazas,...

Salimos de la vegetación, seguimos bajando, hay un viento fortísimo que nos seca la ropa, parece que no vamos a llegar tan mal. La tormenta la tenemos totalmente encima, el cielo está totalmente oscuro, estamos casi entrando en el pueblo cuando comienza a llover de nuevo, esta vez aún más fuerte, que con el vientazo parece que llueve aún más, ya se podía haber esperado un poquito. Entramos en el pueblo, las calles son muy estrechas, con grandes desniveles, el agua baja con un arroyo y hay que andar con cuidado para no resbalarse. Por suerte llegamos enseguida abajo y ya solo nos queda llegar al coche.


Y nos mojamos otra vez antes de llegar.

Finalmente llegamos al coche 6 horas después de haber salido y 5 horas de camina, 12km, entorno a mil metros de ascenso acumulado. Un buen pateo. A ver cuándo y cuál es la próxima.

jueves, 11 de agosto de 2011

Semana de recuperación.

Esta semana me la estoy tomando con mucha tranquilidad, la carrera del sábado me dejó con unas agujetas de espanto en las piernas. Hacía mucho que no montaba en mi bicicleta de montaña y 100km a fuego requieren un poquito más adaptación a la máquina, estuve un par de días con agujetas en músculos que por lo que se ve, no trabajo con la de carretera.

El domingo, además del dolor de piernas, manos y brazos, me levanté con un fuerte dolor en las costillas del trompazo, por lo que dejé la salida a soltar piernas para más tarde. Finalmente salí después de ver la Vuelta a Burgos, poca cosa, 23km en 1 hora, soltando piernas muy despacito.

El lúnes tocaba descanso total, la bici ni mirarla, no porque no me apeteciera, pero era lo que tocaba. A pesar de estar cansado, no soy de los que suele aborrecer la bici, si hay algo que me cuesta llevar bien, son los descansos. Aún así, me quedé sin salir con la bici, como debía.

El martes sí me tocaba volver a montar, iba a salir con la btt un ratillo, pero me apetecía salir con la gente de carretera y me fui a las 18.30h al punto de reunión pero... no había ni Cristo por allí, seguí rodando despacito, a ver si alguno que viniera retrasado me cogía y, así fue, Luís y Jacinto (Bicicletas Cáceres), me alcanzaron antes de llegar al Monte del Casar y me hiceron más amena la salida hasta el cruce de Garrovillas donde ellos siguieron para adelante y yo me di vuelta que tampoco había que abusar, 54km en aproximadamente 1h50m.

Ayer, nuevo descanso para seguir recuperando fuerzas y cuidar la musculatura, que nos tiene que durar por lo menos otro mes más para hacer la maratón de Monfragüe. Y esta mañana, he decidido salir a dar una vuelta. Las tardes se están poniendo muy feas en estos días, con temperaturas de más de 40º y he preferido salir con mejores temperaturas, 54km de nuevo por la N630 hacia el sur, 1h55m, 122ppm, de nuevo muy tranquilito. Eso sí, he llegado a las 12 y ya había 35º, hoy nos espera otro día caluroso.

Para mañana... día de relax, cambiaré las zapatillas de ciclismo por las de deporte para hacer una rutita de senderimo con mis padres y Almudena por la zona de la Vera, el Trabuquete nos espera, ese agua sí que recupera.

domingo, 7 de agosto de 2011

Camino a la perdición 2011.

Mapa y perfil.

Digamos que a medio recuperar y descanso de la panzada de dar pedales de ayer, ya con las ideas un poco más organizadas después de dejar atrás un poco el cansancio mental y físico de todo lo que conlleva hacer una prueba como la "Camino a la perdición", es hora de contar qué tal fue la cosa.

La carrera salía a las 9 de la mañana, recogida de dorsales desde las 7 a las 8.30, algo más de una hora de viaje, por lo tanto... a las 5.15 ya estaba en pie para desayunar, organizar las cosas, prepararme, meter todo en el coche e ir a buscar a Ángel a Pelín, que se venía conmigo en el coche, y encontrarnos con Pachío, que esta vez no nos acompañaba como espectador, sino como cicloturista en activo.


Ángel, Pachío y yo.

Entorno a las 7.45 estábamos ya en Villalba de los Barros, recogida de dorsales, vestirnos, preparar bicis, barritas, geles, agua,... esta vez íbamos a ir cargados de cosas hasta los ojos. La Camelback llena de agua, 2 cámaras, la bomba, desmontables, 6 barritas, 2 geles, 2 bidones con sales y teléfono móvil, quieras o no, todo eso es peso. jeje!

Antes de las 8.30 estábamos ya montados en la bici haciendo un pequeño calentamiento, saludando a unos y a otros, encontrándonos con amigos del Open, con todo ello, el tiempo para la salida se nos pasó rápido y enseguida nos estaban llamando para situarnos en el cajón que nos correspondiera. Los Máster 30 y Senior en el segundo cajón, Ángel, Nando y yo salíamos ahí, Víctor, Máster 40, en el cajó siguiente, Pachío... a él ni se le veía.

Salida "Neutralizada"

Después de desearnos suerte, suena el silbato y salimos por las calles del pueblo en salida neutralizada detrás del coche de la policía, no se si realmente era una salida neutralizada o simplemente que el coche nos abría la carrera porque ya desde las calles de Villalba íbamos a mil, metiendo codos, manillares, pegando frenazos,.. con el plato metido y piñones muy bajos, ya estábamos con el corazón en la boca, con mucho cuidado de no caernos ganando y perdiendo posiciones de una manera pasmosa en cada curva, tan pronto adelantaba a 20, como que me pasaban otros tantos. En una de estas, veo a Víctor que ya se había colocado a la altura de Ángel y Nando, voy un poco más retrasado, pero veo que toman un seto por el lado contrario que ha tomado la mayoria del pelotón, y como hay muchos espacios, aprovecho para acelerar y llegar hasta ellos, llegamos a una curva a la izquierda de 90º, que tomo muy cerrado y rápido y aparezco entre los 10-15 primeros, aunque enseguida viene otra curva igual a derecha, en la que me pasan un montón de gente y aparezco justo al lado de mis compañeros de equipo.


Buscando a Wally.

En los caminos

Entramos en los caminos, hay muchos nervios, muchos frenazos, derrapadas, el corazón sigue a mil voy a tope, pegado a la rueda Nando y Ángel, entra mucho viento de cara, pero con los baches del camino es complicado meterse a rueda, vamos muy rápido, no llevo cuentakilómetros y no sé a cuanto iríamos, pero seguro que cerca de 40km/h. Entramos en una serie de toboganes, entre los que han adelantado ellos y alguno que me ha pasado, se me han metido tres o cuatro bikers entre Ángel y yo, adelanto a alguno pero progresar es complicado, hacemos una pequeña bajada, y tras una curva, veo que un Avanzamos se ha apartado a un lado. Me abro a la derecha y paro un poco para ver quién es, veo que es Víctor, le pregunto que le ha pasado pero no le escucho si me dice algo, me quedo un momento viendo si me dice algo o si puede reincorporarse pero sigue allí parado por lo que sigo adelante pasando por debajo de un puente y acto seguido un repecho.

Al salir del puente ya no veo a mis otros dos compañeros, tengo delante a dos máster que suele correr en el Open, les pillo rueda pero veo que puedo ir más rápido y acelero a tope hasta coronar, al llegar arriba veo a Ángel a unos 300mts, entramos en una zona de viñedos en los que sopla muchísimo viento lateral, de cara, lateral, de cara, de cara,... pero aún así seguimos rapidísimo. En un repechito me pasan varios Fortius y me pego a su rueda, hacemos una bajada rapidísima y para arriba en el primer repecho serio, la gente comienza a quedarse clavada y adelantamos a muchos corredores, se que tengo que sufrir para no soltarme porque son una rueda muy buena. Corononamos y seguimos a mil, me llevan con el gancho hasta bajando, en una bajada superamos al líder del Open de España, Diaz de la Peña, que había pinchado y estaba parado con sus compañeros, ya me pasaría después. Con los Fortius avanzo muchísimo tanto que me están llevando hasta otro grupo donde va mi compañero de equipo que los tenemos a apenas 5-6 segundos, aunque nos cuesta recortar ese pequeño corte. En una curva cerrada al final de una bajada, iba tan fuerte que me hice un recto por el viñedo, esquivé un par de vides y volví rápido al camino, a penas había perdido 8-10 segundos, los tenía al lado, vi como en el siguiente repecho estaban ya practicamente entrando en el otro grupo, subí todo lo fuerte que pude, apreté a tope en el tramo siguiente de llano y bajada, sin embargo no sólo no les recortaba ni un metro, sino que se me iban un poco más.

Después de un rato con el viento de cara, dando todo lo que tenía pero viendo como se me iban, empecé a sentir la frustración de querer y no poder, en un curveo vi que detrás venía un grupito y levanté el pie para que me cogieran y poder resguardarme un poco. Cuando llegaron a mi altura, vi que en él venían dos senior con los que ya he compartido muchos kilómetros este año en todas las maratones, descansé un poco a rueda y enseguida empecé a pasar a los relevos, primero dos, luego tres y finalmente todos. Íbamos fortísimo, cogiendo a gente que soltaba el grupo de delante, uno de los que cogimos y se fue al suelo detrás de mí. El siguiente grupo estaba a unos 300-500mts, unas veces más cerca, otra más lejos, en este tira y afloja aguantamos hasta el km20. Después de un montón de km de llaneo, entrábamos en una zona de ribera muy ratonera, con múltiples subidas y bajadas, cuando coronábamos una, el grupo donde iba mi compañero coronaba la siguiente, así hasta que los perdimos de vista.

Caída y cambio de grupo

Había zonas muy complicadas en la ribera, casi me voy al suelo en una bajada brusca en la que me encontré parado a un ciclista tratando de coger un bidón que se le había caído, llegué a chocarme con el hombro, pero pude mantenerme montado, algo que no lograría unos minutos después. Sobre el km22, en una curva con fuerte pendiente entre un poco pasado y no vi que entre los juncos había una piedra que enchanché con el lateral de la rueda delantera y me fui al suelo sobre el costado izquierdo. Pegué un costalazo tremendo, menos mal que la camelback paró bastante el golpe aunque me hice daño en las costillas de la espalda. Me levanté, vi que estaba todo bien, salvo el dolor en la espalda y me monté otra vez.

Me pasaron un par de ciclistas, pero los alcancé y superé rápido sin poderme coger rueda, al grupo donde iba ya no los veia, salí a una zona más abierta y solo veia a corredores sueltos por delante. Fui tirando fuerte a ver si veia de nuevo a los dos senior, pero nada, solo superaba a gente que no me podían seguir. El viento seguía entrando muy fuerte de cara, en una recta larga cerca de llegar a Villalba, km30, vi que detrás venía un grupo grande con corredores del mismo equipo y paré para que me cogieran. En él venían 4 corredores del equipo de Jerez, un Máster con el que suelo estar peleando en todas las carreras (Antonio) y la líder del Open de España Féminas.

km45. 11.20h. 2h de pedaleo.


Con ellos fui durante muchísimos kilómetros, los del CC Jerez llevaban el ritmo, iban bastante fuerte y yo pasaba cada vez que podía, íbamos cogiendo a gente, llevábamos un ritmo muy bueno y hasta el inicio de las subidas fuimos juntos. En las subidas, al tirar de riñones, las costillas me dolían bastante, pero no me impedía pedalear en condiciones, peor eran unos calambres que me habían empezado por el km50 en los isquios, aunque pedaleando en la parte de atrás del sillín se me pasaban.

El grupo se rompió en una subida muy dura por carretera, cada uno subió a su ritmo, la fémina se había ido por delante un poco antes, Antonio un poco después y otro Máster con él, los otros tres fuimos a nuestro ritmo y al final acabamos juntos en el avituallamiento que separaba la ruta larga de la de 70km, llegamos justo cuando se iba Antonio y el otro máster.

En crisis

Pensando que habría un pequeño respiro, viendo que la flecha indicaba por una buena pista ascendente, comí bastante, un poco de sandía, plátano, llené los botes y cogí un bocadillito que empecé a comer al arrancar a pedalear, sin embargo, la carrera no iba por donde pensaba y había que girar por un camino muchísimo peor, por una subida muchísimo peor, con rampones, piedras,... y yo con la boca llena y el bocadillito en la mano. Tragué como pude, y en vez de tirar el resto, me lo metí en la boca también. Las pasé negrísimas para subir, hasta que me pasó otro corredor y me pegué a su rueda y pude seguirle. La subida rebajó pero me quedé tieso, no pude seguir el ritmo del otro ciclista y rapidamente me sacó mucho espacio, me cogieron otros dos y casi se me van antes de coronar, pero llegué arriba con ellos y en la bajada larga y peligrosa que venía después me la jugué y los dejé atrás, muy lejos.

En la siguiente subida me quedé solo y subí a buen ritmo, aunque sin referencias, creo que de haber llevado a alguien a la vista podría haber subido mucho más ràpido porque llegué arriba fresco pese a subir fuerte, paré a hacer un pis, que estaba que reventaba y me cogieron otros 3 corredores, con ellos hice la zona técnica hasta la que llamaré "el gran terraplen", una bajada por una ladera en perpendicular, con una rampa de más del 30%, entre sin conocerla y cuando me di cuenta iba derrapando con la bici hacia abajo, con más miedo que vergüenza. La gente estaba bajando con la bici a cuestas, a mi me hubiera gustado, pero ya no podía parar, solté a los que iban conmigo y cogí a tres o cuatro que iban andando, antes de poder parar en un momento y lograr bajarme.


Km80. 14.41h. 5h26m de pedaleo.

Aún me quedaban dos subidas más antes de ir hasta Feria, donde se acaba la parte dura, la primera, una subida por carretera (que también se hace en la maratón de Santa Marta), se me dió fatal. Los calambres volvieron y los tuve casi toda la subida, coroné y en el llano por camino hasta la siguiente subida casi me trago un coche que venia de frente, iba acoplado, descansando el cuello y por poco... Llegué a la subida y alcancé allí a otros dos corredores bajandome un poco más lejo que ellos, en la parte alta fui con ellos, pero los superé porque uno tuvo una avería. Empecé a bajar fuerte hasta que al paso por unas piedras clavé la rueda delantera y salí volando por delante, menos mal que caí de pie y pude salir corriendo hacia abajo, paré lo menos 10 metros de donde se habia quedado la bici. Subí a por ella y ya bajé más tranquilito y rebajé mucho los esfuerzos hasta el pueblo para guardar fuerzas para la parte final.

Subida a Feria y final.

Ya solo me quedaba una última subida, y qué subida, unos 100mts que no había manera a hacer montado, vamos, casi no habia manera de hacerlos empujando la bici, por lo menos a mi así me lo pareció. Pasé el tramo malo y me monté, dando alcance al Máster del Jerez que me había soltado kilómetros atrás y superándolo . Coroné y allí estaban mis padres dándome ánimos y fotografiando a todo el que pasaba.


Bajada de Feria. Fin tramo duro.

Bajé el poquito que me quedaba y 15km para meta por terreno descendente con alguna ondulación. Me habían dicho que se hacían muy duros si daba el viento de cara, pero entraba totalmente a favor, con lo que hasta meta fui volando, casi sin tener que dar pedales aunque con fuerzas para poder haber dado un poco en el tramo anterior a la última subida de haber sabido que la parte final iba a ser tan fácil.


Prueba superada.

Finalmente entré en meta, 6h17m, puesto 36 de 64 en categoria Máster. 3500kcal consumidas.

Desde aquí, felicitar a mi compañero y amigo, Nando que no sólo se proclamó Campeón de Extremadura, sino que ganó la prueba del Open de España en categoría Senior, también felicitar a Pachío por terminar la prueba después de más de 7 horas dándole a los pedales. Y a Ángel por pelear tanto durante la carrera pese a que no pudiera puntuar.


Nando, vencedor 3ª Open de España XM.

Mañana pondré alguna fotillo, de todas maneras, si quereis ver las fotos que hizo mi madre para Avanzamosciclismo, las podeis ver en http://www.avanzamosciclismo.com/.

viernes, 5 de agosto de 2011

Open de España de Maratón "Camino a la Perdición". Estreno equipaciones 2011.

Pues nada, menos de 12horas para echar a rodar en la maratón "Camino a la Perdición", menos de 8 horas para tener que levantarme y todavía ando por aquí. Hoy me parece que voy a dormir poco y no creo que vaya a ser por los nervios, que a estas alturas del año, con lo cansadísimo que estoy, no han hecho acto de aparición. Mañana vamos a terminar esta brutal maratón, a sufrir nuestro deporte, a disfrutar de nuestro deporte, la ruta, nuestros compañeros,... Si en la medida de lo posible puedo ayudar a Ángel a mantener su tercera posición en el Open de Extremadura, o a asaltar algún puesto más, ahí estaré, y sino... a hacer mi carrera, sino puedo estar con él, me la tomaré con mucha tranquilidad que seguro que se nos va a hacer muy larga a todos.



Como motivación extra, tenemos que mañana vamos a estrenar equipaciones. Por distintos motivos, se ha ido retrasando a lo largo de la temporada, han cambiando los fabricantes, patrocinadores, diseños,... y al final es practicamente la misma equipación con la incorporación de los nuevos patrocinadores, principalmente Caja España y Orbea.



No es muy bueno estrenar ropa el día de una cita en la que te vas a pegar 6-7 horas de bici, pero al ser el mismo modelo, no nos va a suponer muchos problemas.



Por cierto, desde aquí, quiero dar mi apoyo y ánimos a nuestro nuevo compañero de fatigas, y mi futuro pupilo, Francisco Ávalo, Pachío, que se estrena en competición para probar cómo es esto. El año que viene hará el Open de Extremadura con nosotros desde el principio con mejor preparación y dedicación, mañana su reto es acabar los 100km de este duro recorrido, ánimo Pachío.

jueves, 4 de agosto de 2011

Recargando glucógeno!

Como habreis visto, estos últimos días no he tenido mucho tiempo para actualizar el blog, mis funciones en Avanzamosciclismo me han supuesto agotar practicamente todas las horas que he tenido para el ordenador y publicar en el blog ha vuelto a pasar a un segundo plano. Aunque aún recuerdo que os debo un par de etapas de la ruta de la plata. jeje!

Sin embargo, al igual que mi tiempo ha disminuido, las cosas que contar han ido en aumento, si bien, alguna ya la conté, como fue el estreno de mi nueva sección en Avanzamosciclismo, "BiciRutas", que en parte han tenido mucha culpa de mi inactividad aquí. Al menos, las prácticas del curso de "Guía" ya las tengo finalizadas y ya sólo falta que me las validen para ser "Guía de itinerarios en bicicleta" con certificado de profesionalidad y todo, otra profesión más en la que engordar las listas del Inem junto a la de Maestro, Formador, Experto en RRHH, Comunicador en Lengua de Signos,... por curriculum académico que no sea. jeje!

Bien, pues esta semana, y gracias a Javier Flores, nuestro presi, he estado entrenando con una Orca que puede pesar aproximadamente el 40% menos de la que llevaba, aunque no voy el 40% más rápido de lo que iba. Quizás vaya un poquito más rápido, pero en cuanto a ahorro de energia y transmisión de fuerzas... He pasado de sentir que arrastraba la bici por el asfalto a ir flotando. Eso sí, pedales hay que seguir dando igual y las piernas acaban doliendo, casi que un poquito más por la falta de costumbre. Ya os hablaré de ella cuando tenga más tiempo.

En otro orden de cosas, el sábado correré la "Camino a la Perdición", con ese nombre ya os podeis imaginar la que me espera. Serán más de 100km, cerca de 2 mil metros de desnivel acumulado, mucho polvo, muchas horas, muchas pedaladas que dar,... aunque parece que un poquito menos calor del que sufrieron los participantes del año pasado, yo me la tuve que perder porque aún estaba convaleciente.

Así, estos días toca dieta de recarga, comiendo muchos hidratos de carbono (pasta, arroz, trigo, quinoa,...), bebiendo mucha agua, buscando los alimentos con potasio (plátano, almendra, patata asada) y meando una barbaridad. Luego dicen que las dietas para soltar líquidos, además de bastante tóxicas, son las hiperprotaicas, pues me río yo, que manera de vaciar. Con eso de que no paro de beber... también toca eliminar el sobrante. No se si llegaré a la carrera bien hidratado y alimentado, lo único que se es que voy a llegar quemadísimo de una temporada tan larga. La cabeza y las piernas me piden descansar, pero el cuerpo me pide salsa. Habrá que sudarla el sábado.

Y hablando de dietas, ese será mi próxima aspiración, en unos tres, cuatro meses seré un parado más entre los "Nutricionistas de la actividad deportiva". Si para entonces necesitais alguien que os lleve la alimentación... os haré precio de amigo. jeje!

¡Buenas noches!