martes, 5 de julio de 2011

Ruta de Granadilla

Esto es un no parar, si ayer os describía lo que fue una curiosa ruta entre el Valle de Ambroz y el Valle del Jerte, hoy os traigo una nueva rutita, la misma que hemos hecho esta mañana desde "El Anillo" hasta Granadilla para volver de nuevo a "El Anillo".


Ruta de Granadilla

Los guías del día eran Rafa, Julián, Fran y Uvaldo, así que hoy las consignas las daban ellos. Desde "La Comarca" (como llamamos a nuestro centro formativo) íbamos a salir antes de las 9 de la mañana e ir bordeando el Embalse de Gabriel y Galán hasta la localidad de Zarza de Granadilla. En esta primera parte de la ruta, los bancos de arena no nos iban a poner las cosas fáciles y tendríamos que ir "surfeando" con nuestras bici sobre pequeñas dunas de cerca de una "cuarta" de altura y varios metros de longuitud, un bancal de arena tras otro, poco a poco íbamos avanzando en el embalse y las dehesas de la zona.


Al fin algo de sombra.

Tras varias paradas técnicas, para reagrupar, volver a reagrupar, reagrupar una vez más, y alguna explicación que otra, cambio de dirección a la derecha rumbo a Zarza de Granadilla, dejamos atrás el embalse y sus bancos de arena para meternos de lleno en la dehesa con alguna pequeña subida de entidad con bastante roderas, raíces y piedras sueltas. Ya casi en el pueblo, en la última bajada, cuando ya practicamente todo el grupo había salido del camino y entrado en una pista de hormigón de acceso al pueblo, Susi saltaba una rodera ancha y algo profunda, pero la rueda trasera se le quedaba justo en el borde de la rodera, derrapada fuerte y... al suelo. Un poquito de chapa y pintura, reventón de la rueda de atrás y parada algo larga para recuperar al "herido" (pequeños raspones) y arreglar el pinchazo. A esas alturas, el sol ya calentaba de lo lindo pese a no ser mucho más allá de las 10 de la mañana.


Jero Racing.

De nuevo en ruta, pasamos por el pueblo y camino pestosísimo a la izquierda de pocos kilómetros pero plagado de piedra suelta y surcos, aunque sobre todo mucha, mucha piedra suelta que nos ha dejado a todos con los brazos y manos dormidas, todos menos a José, que se había llevado su doble, una preciosa Specialized Epic que en terreno así es una ventaja grandísima ante la rígidas, más con las rígidas que llevamos en el curso. ¡jeje!

Tras la tortura, pequeño paso por carretera y bajada rápida con muchas roderas en la que Jero, en su línea, llantazo y nueva parada a arreglar el pinchazo con un calor asfixiante en un auténtico horno, metidos en una zona encajonada rodeados de jaras. Subida y bajada fuertes y un pequeño respiro, entramos en una zona de pinos junto al embalse en la que la temperatura era un poquito más agradable. Estábamos ya cerca de Granadilla, aunque aún quedaba un último tramo de toboganes y un nuevo llantazo, esta vez Uvaldo, que comandaba el grupo pasando fuerte por una regatera seca, con grandes piedras y... a parar un ratillo, poco, porque como era uno de los guías... allí lo dejamos arreglando su pinchazo con un par de componentes del grupo. El resto, de avanzadilla hasta el pueblo a toda velocidad por la carretera.


Fuente en Granadilla

Granadilla

Granadilla era una población que en 1964 perdió a todos sus habitantes por unas expropiaciones al construir el embalse e inundar todas las zonas circundantes. El pueblo se quedaba así sin recursos y sus habitantes tenían que emigrar a pueblos cercanos. Despues de varios años, en los que el pueblo se fue quedando en ruinas, un proyecto de recuperación de poblaciones comenzó a restaurar la localidad con programas de campamentos para niños y adolescentes que iban allí a aprender oficios, vivir de otra manera,.... Así estuvo varios años hasta que dejaron de restaurar y ahora ya solo se dedican a mantener, tanto lo que ya hay, como el propio programa educativo que tienen montado.



Granadilla
La población es muy bonita, toda amurallada, con una torre medieval, recuerdos almohades... un lugar muy recomendable para ser visitado, tanto por la propia localidad, como por la ubicación en la que está emplazada.

Tras una pequeña explicación por parte de la coordinadora del proyecto, hemos subido a la torre a disfrutar de sus vistas, hacernos unas fotos y ejercer un poco de turistas. Visita a la plaza, reunión para comentar lo que llevábamos de ruta y de vuelta a "El Anillo".


Desde la Torre.

La vuelta ha sido lo peor, cada vez era más tarde, cada vez hacía más calor, cada vez la gente estaba más cansada, y... se nos ha hecho eterno. Más de 5 horas por ahí danzando con la bici en pleno julio, en un auténtico desierto es demasiado, especialmente para gente que no está acostumbrada a montar tanto. Si yo he llegado hasta las... de bici, no me quiero ni imaginar cómo habrán llegado mis compañeros. Además, para rematar, a poco más de 2km de llegar, nuevo pinchazo, mi rueda de atrás, un pequeño pinchito que me ha hecho hinchar la rueda tres o cuatro veces para no ponerme a cambiarla al sol estando tan cercas las instalaciones.


Carlos y Cía en la torre.

Una ruta, bonita por momentos, pesada por otros, y muy rápida si se hace en plan salida con la grupeta, pero en estas condiciones... una tortura. Para ir de domingueo es mejor hacerla en otra época, en julio es un horno humano.

Mañana.... ruta en la Sierra de Gata, me toca hacer de guía, aunque lo tendré que hacer de apoyo porque no conozco la ruta, ayudaré a mis compañeros (que la han diseñado ellos) a que el grupo no se desmadre y que se haga con total normalidad y la gente disfrute. A ver como se encuentran después de dos días seguidos.

No hay comentarios: