miércoles, 27 de julio de 2011

Circo de Gredos. Ruta de la Laguna Grande

Ciclismo y más, no todo es darle a los pedales. Ayer tocó rutita de las buenas a pie, una larga caminata con mis padres, que les ha dado estas vacaciones por las rutas senderistas, a la Laguna Grande de Gredos, ruta que tenía muchas ganas de hacer.

Ahora que mi padre está de vacaciones, mi ama y él están aprovechando para salir al monte a andar y de paso hacer un poco de turismo rural conociendo un poco más de nuestras geografía interior. Para ésta semana, tenían programado subir hasta "Hoyos del Espino" para hacer la Ruta de la Laguna Grande, y como por unas cosas y otras no había podido ir aún con mis amigos, que mejor momento para aprovechar la ocasión. Así, ayer me apunté con ellos, cambié las zapatillas de ciclista por las de andar y al monte se ha dicho.


Ruta de la Laguna Grande

Para llegar al inicio de la ruta, desde Cáceres, hay que pegarse un buen rato en el coche, más de 2 horas. Por la A-66 hasta Bejar, Av-100 hasta Barco de Ávila, Av-941 hasta Hoyos del Espino, y allí, Carretera de la Plataforma de Gredos hasta la mismísima Plataforma donde se acaba el trayecto en cuatro ruedas y comienza el trayecto a dos pies. jeje!

Al llegar a la Plataforma, aquello parecía una feria, estaba lleno de coches, gente preparándose para subir, algunos aún dormidos en sus sacos en el refugio,... Para ser un martes, demasiada gente había decidido hacer "nuestra ruta", pero bueno, tampoco era problema, lo único que le quita bastante el misticismo de ir a andar a la montaña, aunque también es agradable compartir senda con más gente.


Iniciando la ruta.

Desde la Plataforma arranca la ruta por un caminito empedrado que le da la bienvenida a los senderistas con las primeras fuertes pendientes del día, las justas para que los más inadaptados comiencen a sufrir desde el principio y para que el resto rompa pronto a sudar. Entorno a 10-15 minutos de ejercicio intenso antes del primer respiro, cuando la pendiente afloja un poco antes de empinarse de nuevo para llegar al gran descanso previo a la subida más larga. Llevamos poco más de un kilómetro y las piernas ya pican.


Asusta, eh! Tras ella vien un descanso.

El sendero, después de haber cogido gran altura en pocos metros entra en una pequeña llanura en la que bajar pulsaciones e ir tomando ritmo para lo que viene a partir de ahí. Un puente sobre un arroyuelo pone fin a la llanura y comienza la subida de verdad, hemos tenido algo menos de 500 metros para respirar y ahora nos esperan unos 2km de fuertes pendientes hasta llegar a casi los 2.200 metos de altitud sin haber visto aún el Almanzor y el resto de picos que lo acompañan, sin embargo, la pendiente empieza a aflojar de repente, o peor parece haber pasado y el pico del Almanzaro aparece en el sendero. Al coronar, el Circo de Gredos se nos muestra con todo su esplendor.


El Almanzor aparece en el sendero.

A lo lejos, a la izquierda podemos ver ya la Laguna Grande, con el refugio Elola a su lado, aunque aún parece un casita en miniatura. Sin embargo, después de todo el esfuerzo de la subida, lo que se nos muestra por delante parece un pequeño paseo, una bajadita, un pequeño llano y estamos ahí. Nada más lejos de la realidad, la bajadita es una enorme pendiente con recurvas empedradas que hacen sufrir las rodillas a todos, el llanito es un tramo con subidas y bajadas de menor pendiente pero que nos hacen perder de vista la Laguna por bastantes momentos y finalmente, una fuerte bajada más para llegar a las frescas aguas de la laguna glaciar. Hemos llegado, 2h30m de caminata. Alzando la vista, los enormes picos nos hacen sentir muy pequeños, pero a su vez con una gran tranquilidad, ahora toca disfrutar del paisaje y del momento.


En la Laguna Grande.

Un pequeño baño, un ratillo sentados en la orilla, una buena merendola, pequeño reposo y... vuelta para abajo, a desandar lo andado. Sabiendo lo que nos queda, la vuelta se hace más sencilla, pero no por ello se hace solo, hay que dar muchas patadas para llegar de nuevo a la Plataforma. La subida se hace bastante bien, en apenas una hora estábamos arriba, en el mirador del Circo pese haber parado un rato en la fuente que hay en mitad de la subida.


Adiós al Circo.

En el mirador, unas amigas nos estaban esperando, la cabra montés de Gredos no suele esconderse mucho, especialmente por las tardes, y es facilmente de encontrar en esta ruta. Allí pudimos disfrutar de su compañía un rato, haciéndonos unas fotos, contemplando la belleza de estos animales, aunque ningún macho se había dejado ver hasta ahora. Mala suerte.


Con una amiga.

De nuevo a caminar, ahora tocaba bajar, hacerlo por una calzada empedrada no se hace muy sencillo, las rodillas y los tobillos se cargan bastante, no es muy recomendable ir muy rápido, sobre todo si se quiere ir contemplando el paisaje que tenemos alrededor. Llegamos a la Fuente de los Cavadores, donde estuvimos un rato sentados y nada más empezar a bajar... entre los piornos apareció una enorme cornamenta de un gran macho montés, un animal espléndido, allí estaba acostado tranquilamente y se movió justo para que pudiéramos verlo, un poco más adelante veríamos otro más pequeño, mucho más lejos, casi llegando a la llanura, al final no nos íbamos a ir sin ver uno de los emblemas de Gredos.


Macho montés, no se dejo ver mucho más.

Últimos tramos de bajada, llanito, última bajada fuerte y... la plataforma. Estábamos abajo, casi 3 horas desde que salimos de la Laguna, aunque poco más de 2h de caminata.

De vuelta a Cáceres, parada en Barco de Ávila para tomar algo y en la Covatilla para ver dónde podemos ir a ver la Vuelta a España cuando acabe la etapa allí y para casa. Habíamos salido a las 6.30 de la mañana y llegamos a las 8 de la tarde, todo el día por ahí, el sol, la caminata, el viaje, te deja fundido. Una duchita y al sofá a descansar mientras llegaba la moza de trabajar. ;)

En La Covatilla.

1 comentario:

David dijo...

Linda ruta te hiciste, las fotos espectyaculares.
Saludos y por acá me quedo