lunes, 13 de junio de 2011

Noveno en "La Décima". Open de Hervás

Como ya sabeis, ayer disputamos la 10ª y última carrera del Open de Extremadura de XC en Btt en la que finalicé en 9ª posición tras cuatro largas y exigentes vueltas al remodelado "Circuito de San Antón" en la preciosa localidad cacereña de Hervás.

Enclavado en un marco expcepcional, rodeado de montañas, el trazado se encuentra dentro de un espeso pinar en el que el circuito va buscando senderos de abruptos desniveles, cambios de dirección, y sorteo de árboles, arbustos, raices,...


José, Ángel y yo antes de empezar.

Como llevaba desde el día anterior en Hervás, por la mañana no tuve que madrugar mucho, el despertador me sonó a las 8 de la mañana y me dió tiempo de darme una ducha, desayunar tranquilamente en la terraza viendo como llegaban los corredores al circuito y salir a reconocer el circuito y calentar un poco antes de la llegada de mis compañeros para describirles un poco los cambios del circuito.

A pesar de tener el apartamento a 400mts del circuito, dí un rodeo un poco más largo para entrar en el circuito con 10 minutos de pedaleo encima por lo menos para no empezar la vuelta muy en frío. Siguiendo las cintas fuí viendo todo el inicio del trazado, aunque muchas partes ya las había visto o hecho el día anterior, sino en una dirección, en otra. Después de finalizar toda la parte nueva y llegar a contra meta, me encontré con mis compañeros, Víctor y Ángel, y aborté la vuelta de reconocimiento, total la parte que quedaba ya la conocía del día anterior y del año pasado.


Fin vuelta de calentamiento.

Una vez listos, a dar la vuelta de reconocimiento, para ellos, y calentamiento para mi. Nos encontramos con Alberto, que también la iba a hacer y nos fuimos los cuatro. Al final de la vuelta todos coincidíamos, hasta dando la vuelta tranquilos, las pulsaciones se nos habían ido por momentos a ritmos de carrera. Esos rampones explosivos no permitían guardarse mucho.


Salida Máster 30.

Llamada a filas y... 3, 2, 1,... al lío. Salida descendente por una pista ancha, esta vez no vamos muy deprisa y, pese a salir tranquilo, veo como progreso posiciones sin querer, me quedo en la 7ª con mi compañero a la derecha y bajo intensidad para mantenerme a esa altura. Como llevo el lado bueno, veo como a muchos de los que llevo delante se van comiendo los baches, de haberlo querido podría haber pasado al tercer y cuarto puesto, pero me mantengo para no pegarme un calentón, total tarde o temprano me van a pasar.

Llegamos al giro y pierdo una posición, veo que Dani me mete la bici y me abro para dejarle pasar sin problemas, lo que aprovecha otro de su equipo para adelantarme, voy noveno y veo una posibilidad de adelantar un puesto de un Ex-Aequo que en Plasencia me había superado con creces, pero equivocadamente me quedo detrás mostrándome demasido conservador para no petar. Nos metemos en los senderos y ya no se puede adelantar, primeras bajadas y subidas todos pegados, pero comienzo a ver que el corredor que llevo delante no va igual de fino que otras veces, empiezan a bajarme las pulsaciones. Empiezo a pensar que si me mantengo un tiempo ahí, igual le puedo ganar, sintiéndome en inferioridad. Avanzamos un poco más y veo como empieza a perder comba con el grupo, yo me veo con fuerzas en esos momentos como para seguir, me está taponando y pienso que tengo opciones de hacer un 8º puesto que sería la leche para mi. Durante un rato trato de pegarme a su rueda para intentar meterme en cualquier hueco pero tras varios intentos entiendo que es imposible, necesitaría más técnica o fuerza para hacerlo, vuelvo a tomar aire y espero el momento, aunque noto la presencia de un corredor a mi espalda que va también muy fresco. Esto se complica, tengo que pasarle.


Aún 8º.

Llega el primero de los junior y le dejo paso justo antes de una subida fuerte con piedras sueltas, me pasa y al llegar a la subida, el junior y el máster que llevo delante se quedan clavados y no suben, me bajo de la bici para no llevármelos por delante y la subo de dos saltos adelantando a los dos, aunque dejo pasar al junior antes de subirme. Voy octavo y aprieto a tope para abrir hueco, con un poco de suerte el otro máster se ha quedado taponado por el Ex-Aequo y me puedo marchar. Tiro con todo durante la subida y bajo a tope, en una curva cerrada me abro para que pase otro junior y al tomar el sendero veo al máster justo detrás, ha podido pasar y lo tengo pegado, a ver que puedo hacer. Entramos en otra zona muy estrecha y otro junior me pide paso a gritos, es un sitio donde no puedo apartarme sin pararme y le digo que ahora es imposible, que en cuanto pueda, me insiste de malas maneras, me caliento y lo despacho de igual modo (le pido disculpas, pero hay que pedir las cosas mejor, de malos modos lo único que se consigue es el efecto contrario. Siempre que puedo dejo pasar a la gente, apartándome o parándome o como pueda, pero no todos tenemos la misma técnica y en ciertos sitios no podemos ni apartarnos, ni pararnos ni dejar sitio porque bastante tenemos con ir subidos en la bici y no dejarnos los dientes por ahí, va lo mismo para su jefe de filas, que también lo hizo en Plasencia con el mismo resultado.), además que voy metido en carrera y que una caida o traspies por dejarle pasar me puede suponer un perjuicio para mi y todos vamos compitiendo. Al final en cuanto puedo me aporto y pasa, al que llevo detrás le pasa lo mismo con otros corredores y contesta similar que yo, aunque con menos dureza. ;)

Llegamos a la subida pestosa junto al camino y cada vez lo noto más cerca y respirando más tranquilo, se que tengo que levantar el pie, a sabiendas que lo voy frenando, pero lo que quiero es tomar aire para intentar agarrarme cuando me pase en contra meta, porque seguro que lo hará en esa zona. Además, así lo separo de mi compañero de equipo, que seguro que le viene bien no tener a otro corredor pegado a la espalda. Como podemos vamos dejando pasar M40 en esa zona, aunque manteniendo las posiciones y lo que estaba claro que iba a pasar llega en la subida fuerte de llegada a contra meta, a media subida me derrapa la rueda trasera, me tengo que bajar, él también, pero me pasa. Se monta antes que yo y ya no puedo volver a recuperar la posición. De ahí al paso por meta cada vez me va sacando más pese a pilotar lo mejor que puedo en las zonas reviradas de ese tramo. Paso por meta y lo veo al fondo del camino, se me ha ido definitivamente, es momento de apretar todo lo posible para mantener el 9º puesto y esperar si alguien tiene un problema o peta.


¡Disfrutando!

Pasa la segunda vuelta sin novedad, salvo que la hago con la horquilla bloqueada al olvidárseme abrirla, sigo tirando fuerte hasta la mitad de la tercera en la que veo al 10º y lo llevo muy lejos, del 8º no hay rastro y me puedo serenar y disfrutar del circuito. Salvo en algunos repechones en los que la cadena me pega chupones y me hace poner pie a tierra varias veces, el haber bajado unas pulsaciones y dejar de arriesgar en las bajadas me hace pasármelo muy bien hasta meta. Tomo al 4º senior como referencia, que lo llevo cerca y me voy acercándo a él hasta alcanzarlo en el tramo final de la cuarta vuelta y vamos hablando hasta meta.

9º Máster de la carrera y 7º en la general del Open, no puedo pedir más para lo que ha dado de sí mis piernas y mi técnica. La mejora con el año anterior es bastante notable, pese a los 5 meses que estuve fuera de circulación por el accidente y me doy por bastante satisfecho. Aunque los análisis de la temporada ya vendrán en otras entradas.


Últimos metros del Open.

Desde aquí, agradecer a todos los que hacen posible el Open de Extremadura, a Paco Muñoz, a los organizadores, espectadores, corredores, familiares,... y especialmente a mis padres y abuelos (entre ellos "el delegado de España") por haberme seguido, apoyado y animado en todas las carreras, además de ser a ellos a los que les tenemos que agradecer las fotos de todo el Open, y a Almudena por aguantar mi afición y toda la guerra que le damos con la bicicleta y que también ha ejercido de fotógrafa y animadora en algunas carreras.

Y como no, felicitar a todos los campeones del Open, a todos los segundos, terceros, cuartos,... y así hasta el último de los participantes, que si los primeros tienen mérito, el mismo o más tienen los últimos que seguramente hayan pasado más penurias por esos circuitos de Diós tratando de acabar carreras e ir aprendiendo poco a poco cómo acabar cada prueba sin escoñarse en el intento. Valga mis felecitaciones a ellos.

Y para finalizar, felicitar a mis compañeros de equipo, Nando (aunque no haya ido a muchas, dejó su sello en algunas), Víctor (que pese a no poder con Óscar Romero, le plantó cara en todas las carreras) y especialmente a Ángel, mi compañero de viajes y fatigas que ha dado un salto de calidad y esta temporada a finalizado en tercer lugar en Máster 30, algo de mucho valor pero que al no llevar foto ni trofeo asociado parece que luce menos, ya conseguirá subirme a uno en alguna carrera, tiene que ser así porque está haciendo las cosas muy bien.

Hasta aquí el Open de Extremadura 2011, ahora a por nuevos objetivos y sobre todo a seguir divirtiéndonos con lo que nos gusta. En unos días mi análisis de la temporada de XC.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por tan buenos dias y felicidades por tu puesto 7 en la general

Víctor dijo...

Muy buena la cronica Angel. Enhorabuena por el resultado, creo que tienes que estar muy orgulloso de acabar la temporada con u top 10 tanto en la carrera como en la general del campeonato, ha demostrado una fuerza y saber estar como pocos.

El año que viene más y mejor!!!

Andeza dijo...

Muchas gracias, se ha hecho todo lo que se ha podido.