lunes, 6 de junio de 2011

Indolencia en Plasencia!

Han pasado más de 24 horas desde que llegáramos a casa después de "correr" en Plasencia la novena y penúltima prueba del Open de Extremadura de XC en el que acabé en 11ª posición después de hacer una discretísima carrera sin ritmo, chispa, ni espíritu.

Hace unos días, Víctor nos escribía en su blog sobre la "MOTIVACIÓN", o tal vez sobre la falta de ella. Pues ahí ando yo también, me falta esa motivación competitiva que es la que te hace soportar ciertos umbrales de sufrimiento cuando las cosas se ponen duras en carrera. Con la vuelta a la competición después de superar la lesión de rodilla no acabo de encontrar ni la motivación para entrenar fuerte, ni las ganas de competir, ni la fuerza mental en carrera para ir metido en carrera todas las vueltas. Durante el parón que tuve, en vez de seguir con la progresión que llevaba estando cada vez más cerca de mejores posiciones, perdí un poco más y parece que con las pocas carreras que quedaban no acabé de motivarme para luchar otra vez por mejorar. Ahora me apetece salir mucho con la bici, hacer mucho fondo,... tal vez porque mi cabeza pasara ya a pensar más en carreras alejadas en el tiempo que en las que hemos estado corriendo y la que queda el domingo que viene. Se que lo que me pasa es puramente mental, pero tampoco me apetece mucho pensar en ello para cambiarlo. Que pase Hervás y ya veremos cómo afrontamos lo que venga después.


Avanzamos en Plasencia.

Ayer, en Plasencia, llegué a la carrera, con mis compañeros Ángel, Victor, Nando y Enrique (aunque este solo como acompañante a ver si lo ganamos para la causa como biker) muy cansado de toda la semana montando mucho, con mucho dolor de piernas, sin ganas de sufrir, sin ganas de arriesgar,... en la vuelta de calentamiento tampoco llegué a activar la mente para salir enchufado pese a que el circuito me gustó mucho y no me pareció tan peligroso como se preveia. Una salida por terreno ondulado, subida y bajada fuerte, una subida muy larga sin gran pendiente pero muy dura por las piedras, bajadas técnicas, nuevo terreno ondulado, última bajada técnica, zona rápida por sendero sinuoso y dos subidas para acabar.


Coronando el repecho de salida.

La salida se hizo en una subida empedrada que se hizo muy complicada, con casi todo el mundo buscando los laterales, dando muchos botes, tratando de evitar las piedras más grandes y escalones más altos que te pudieran frenar mucho o hacerte caer. Salí en la parte trasera del grupo, pero enseguida encontré un hueco por el lado izquierdo y podía volver a ponerme entre los 4-5 primeros de salida, sin embargo, a los dos que estaba adelantando vieron que esa zona era mejor y se fueron a la izquierda cerrándome y teniendo que frenar y dejarlos pasar cuando los tenía casi superados. Frenar y arrancar me costó un sofreesfuerzo que me hizo llegar arriba con bastante dolor de piernas pero aún bien colocado, aunque con el grupo muy estirado.


Fin de la 1ª Vuelta.

En el terreno ondulado todo siguió igual y fue la primera subida dura con final técnico la que puso a cada uno en su sitio, llegué lo más arriba que pude pero enganché una piedra con la rueda delantera casi arriba y me caí hacia un lado perdiendo una posición. Arriba vi que venían los primeros de otras categorias y los dejé pasar antes de meterme en la primera bajada técnica que en la vuelta de calentamiento había hecho bajado, por un momento pensé que estaba perdiendo mucho tiempo y me tiré para abajo sin dejar pasar a todo el grupito que venía. Abajo escuché a Victor que me pedía paso y me aparté para que pasara.


Arranqué la subida larga pensando que había hecho el tonto regalandole al 10º un tiempo que me iba a costar recortar y empecé a subir fuerte bajando piñones y llegando arriba un poco chamuscado, las bajadas las hice sin problemas y al llegar abajo incluso me eché encima de gente de otra categoria que me habían pasado antes, me fui con ellos y me pareció ver que delante iba el 10º, en la subida de antes de meta le pregunté a Enrique si lo llevaba cerca y me dijo que sí, por lo que apreté más y al paso por meta lo vi un poco más adelante.


Primera bajada técnica.

En el inicio de la segunda vuelta regulé para no llegar muy tostado a las subidas y guardé las distancias, durante toda la subida lo mantuve entorno a los 30 segundos sufriendo bastante porque iba fuerte en ese tramo y no quería que se me fuera, aunque tampoco llegando a forzar a tope para no petar ya que en la bajada pensaba que podría cogerlo. En la bajada empecé a echarme encima de él, pero al acabar una zona de piedras con muchos botes, al empezar a dar pedales me quedé dándolos en el aire porque se me había salido la cadena. Me bajé a colocarla y perdí unos segundos que me fastidiaron bastante, salí otra vez disparado para abajo, me la empecé a jugar y me salí en una curva yendome al suelo aunque sin llegar a caer yo al poner un pie y la mano. Al volver al sendero ya me lo empecé a pensar mejor al bajar el trozo que quedaba y al llegar a la zona abierta del valle ya no lo vi por delante, empecé a pensar que faltando una vuelta ya no iba a poder darle caza aunque hiciera mi mejor vuelta y la cabeza..., simplemente, se me fue. Desconecte del todo haciendo esa zona rápida bastante lenta, al llegar a Enrique me animó pero ya iba totalmente desconectado y fuera de carrera.


Meta.

En la última las cosas no cambiaron mucho, la primera parte la hice muy tranquilo, la subida larga de menos a más porque me fui encontrando muy bien de piernas, sobre todo al ir media vuelta relajado, y me fui animando, bajando rápido el descenso de la Ermita de la Virgen del Puerto, viendo que estaba alcanzando a un Élite. En el final del tramo de piedras me encontré a mi madre y como no llevaba agua me paré a cambiar el bote y me dijo que no arriesgara que el siguiente máster estaba lejos y por detrás lo mismo y bajé de nuevo el ritmo disfrutando de lo que quedaba de circuito.

Al llegar a casa y ahora, me queda la espina de haber desconectado tan pronto, de haber llegado a meta con fuerza y con buenas piernas,... en fin, que la cabeza es muy importante en el deporte y cuando esta desconecta, o no te dice que sigas sufriendo... no hay nada que hacer. De todas maneras, la rabia me da, no porque hubiera podido superar a otros corredores, sino por no haberlo dado todo porque realmente la gente está muy fuerte y el siguiente escalón, la lucha por el 8º-9º está fuera de mi alcance por mucho que tuviera la mentalidad de Rafa Nadal, jeje!

En estos días trataré de irme motivando para la carrera del domingo y acabar el Open en Hervás lo mejor posible y llevándome un mejor sabor de boca. Ya os iré contando.

Desde aquí mis felicitaciones a mis compañeros de equipo, a Victor por su segundo puesto en Máster 40, y a Ángel por su grandísima carrera en Máster 30 quedando en el 5º puesto y muy cerca del podio, y animar a Nando para vuelva por sus fueros y pueda subirse de nuevo al podio.

1 comentario:

Víctor dijo...

Mucho ánimo compañero, estos baches forman parte del juego y tambien hay que aprender de ellos... además en mi próximo du voy a ver sin corro con la misma indolencia que tu y acabo eo 11º!!!!
Piensa que si el cuerpo te pide que pienses en las próximas carreras, es por que sabe más que tu!!