domingo, 12 de junio de 2011

Finde en Hervás!

Ya estamos de vuelta en Cáceres, cansando, muy cansado, pero al mismo tiempo más contento y feliz que el grado de agotamiento que pueda tener. Ha sido un fin de semana fantástico para cerrar la que ha sido una semana de sorpresas y cambios en mi rutina vital y, a su vez, cerrar una serie de fines de semana en la el Open de Extremadura de XC nos ha tenido viajando por toda la región durante 10 semanas. Han sido muchos kilómetros recorridos, muchas horas de viaje, muchos madrugones, sufrimiento, alegrías, caídas, días de calor, de lluvía,... Pero hoy, todo esto ha llegado a su fin por esta temporada y ya el Open de Extremadura 2011 es cosa del pasado, a partir de ahora habrá que analizar los resultados, clasificar los recuerdos y empezar a almacenar los buenos momentos, las experiencias, los aprendizajes,... para empezar a pasar página y plantearnos nuevos objetivos, planes de mejora,...

Como ya os he comentado, el fin de semana ha sido fantástico. Aprovechando que Almudena hacía hoy los años y que teníamos carrera, mis padres nos propusieron hace tiempo celebrar el cumpleaños en un "apartamento rural" con ellos y mis abuelos. Así podíamos pasar todo el sábado viendo Hervás y podía conocer el circuito sin tantas prisas como normalmente. Hervás es una localidad que me encanta, con sus parques, sus montañas, sus calles, sus vistas,... por tanto, ¿Por qué no?


Descansando en la terraza.

Ayer por la mañana salimos temprano para no llegar muy tarde, a eso de las 10.30 estábamos en Hervás, nos tomamos algo y nos fuimos al apartamento a subir las cosas. El apartamento no podía estar más cerca del circuito, 300-400mts del inicio, desde la terraza podríamos ver parte de la carrera si quisíeramos quedarnos allí en su momento. A las 11 estaba montado en la bici dispuesto a dar unas vueltas por el circuito, me metí en el pinar y vi que el circuito todavía no estaba listo. Empecé a hacer el circuito del año pasado, pero cuando llevaba una parte vi que había unas marcas rojas en algunos árboles y algunas estacas, imaginé que ese sería el circuito y me tiré a la aventura a intentar seguirlas, algo que no fue nada fácil. Buscar las marcas mientras estás sorteando fuertes desniveles, raíces, árboles,... se hace bastante complicado, muchas veces tuve que ir para adelante y para atrás, desandar lo andado, encontrarme con subidas imposibles, que luego serían bajadas en carrera,... al final, me pegué una buena paliza en aproximadamente una hora de salida y poco más de 10km. Llegué a casa cansadísimo, una ducha y a buscar a mi familia para tomarnos algo, dar una vuelta por Hervás.


Almu en el circuito.

Por la tarde, después de estar un rato tumbado en la terraza y ver Dauphine me fui a dar una vuelta por el circuito con Almudena, ya que empecé a ver que ya había gente trabajando en el desbroce y marcado del circuito. Fuimos para allá y pude comprobar que había muchos cambios en el inicio, muchas zonas nuevas muy ratoneras, muchos cambios de ritmo,... De repente apareció por allí Alberto que había estado marcando el circuito y se disponía a dar una vuelta para ver todo el circuito, lo mismo que algunos Extremadura-Orbea y Ex-Aequos.


Alberto en acción.

A continuación, a encontrarnos con mi familia para ir a ver el barrio judío, la gargantilla, la iglesia,... buen paseo de cerca de 3horas. Hervás tiene muchísimo para ver, para disfrutar y... buenos sitios para comer. Nos sentamos en una terraza y estuvimos medio cenando, aunque luego un poquito de arroz en casa antes de acostarnos y pronto a la cama con las piernas muy cansadas de la salida de la mañana y la caminata de por la tarde.


Turismo en Hervás.

Por la mañana, tempranito arriba, desayuno fuerte y a ver el circuito. Gran parte de la vuelta inspeccionaba, encuentro con mis compañeros del Pelín-Avanzamos, Ángel y Víctor, y a calentar un poco mientras se preparaban y dar una vuelta con ellos al circuito. Carrera, y fin de fiesta. Aunque eso será el tema de otra entrada que ya publicaré mañana. Aunque como adelanto os diré que he quedado 9º en una carrera que considero muy buena para mí.

Después de la carrera, ducha en el apartamento, comida en un restaurante de la localidad con mucho más sueño y cansancio que hambre y para casa a reventar después de comer entremeses, paella, solomillo de cerdo con patatas y piña de postre. Lo que viene a ser un gran fin de fiesta. ;)

Alguna fotillo más del finde:

Otro que descansa.

Extremaduras inspeccionando.
Montando el circuito.

2 comentarios:

VICTOR dijo...

Buen fin de semana no?? es un lujo esa zona, ami me encanta irme a entrenar por alli!!!! y disfrutar (todo lo k se puede disfrutar a 170ppmm) de aquella zona!!

Andeza dijo...

Y que lo digas, es un sitio guapísimo para salir a entrenar, sufrir como un perro por la mañana y luego tirarte a la bartola por la tarde en alguna garganta, piscina,....