lunes, 23 de mayo de 2011

¡Descansa en paz, Xavi Tondo!

Mes de mayo terrible para el mundo del ciclismo. Si hace apenas unos días, Wouter Weylandt nos demostraba que los ciclistas somos muchísimos más débiles de lo que pensamos y que no hace falta que venga un coche y nos arrolle para quitarnos la vida, sino que cualquier despiste que podamos tener, cualquier mala trazada, cualquier pequeña tontería,.... nos puede hacer desaparecer en un instante, hoy, Xavi Tondo nos ha enseñado que la vida hay que vivirla como si cada momento pudiera ser el último. Su trágica muerte, por un fatídico cúmulo de circunstancias, cuando salía con su coche del garaje para ir a entrenar, ha sido un mazazo demasiado duro para todos, esta vez no fue compitiendo, esta vez no fue entrenando, la parca le estaba esperando donde menos se lo podía esperar. Somos muy débiles, somos muy frágiles.


Xavi Tondo

Descansa en paz, Xavi Tondo, un tipo excelente, alegre como pocos, siempre con una sonrisa en su cara, demostrando al mundo que estaba viviendo la vida que una vez soñó. El éxito le llegó tardío, un gran corredor al que le faltó la suerte de recalar en un grande mucho antes que cuando lo consiguió, a los 32 años había encontrado su mejor momento, en un mes iba a disputar como líder del Movistar Team el Tour de Francia, por primera vez iba a poder luchar con los grandes en la gran boucle, una vez lo soñó y estaba a punto de lograrlo, tendrá que ser en la otra vida, una mala suerte terrible se lo ha llevado. ;(

Cuando he recibido la noticia me he quedado helado, en estado de shock, sin podermelo creer, hace poquísimo tiempo pudimos disfrutar de él en AvanzamosTV y ahora...

Con todo esto, lo que venía a contar hoy queda en un plano tan inferior que casi me da cosa contarlo. La alergia ha tomado mi cuerpo en los últimos días, las horas y los trabajos en el parque de "El Rodeo" durante este fin de semana han sido demasiada exposición de mi cuerpo al polen de las gramineas y me han dejado bajo mínimos, hoy he salido a entrenar con Ángel y Óscar y casi no lo cuento, en la ida he moquedado lo que pensaba que serían todos los mocos que pudiera haber dentro de mí, lo peor estaba por llegar. En la vuelta, dolor de pecho, tos, me han hecho que tuviera que levantar el pie porque estaba totalmente asfixiado, pensaba que no podría llegar a casa, nos quedaba todavía por subir "el mortirolo", me han tenido que esperar mis compañeros, alcanzándolos justo al inicio de la subida. Ahí, no sé si por la bajada de velocidad, de pulsaciones, o porque en esa zona había mucho menos polen, he subido bastante bien, con mucha tos, pero al menos sin asfixiarme y he podido llegar arriba con ellos sin sufrir tanto como pensaba que lo haría.

Al llegar a casa, destrozado, me duele todo, los pulmones, la garganta, la cabeza,... tengo mocos en los mocos, y todo de dos días para acá, lo dicho no somos nada, y cualquier cosa puede hacer que pasemos de una persona fuerte y saludable a arrastranos para poder respirar, o como en los casos de los dos compañeros ciclistas desaparecidos, a un estado muchísimo peor.

¡Descansad en paz, compañeros!

No hay comentarios: