jueves, 26 de mayo de 2011

De alergias, pájaras y paseos.

Va avanzando la semana, pasan los días, pero las consecuencias mejoran muy poco a poco. Continúo casi con la misma mucosidad en la nariz, garganta, pecho, cabeza,... , la misma sensación de asfixia y un abatimiento que me tiene derrotado. Los "antihistamínicos" me tienen totalmente fuera de combate.

Tras haberlo pasado un poco mal con Ángel y Óscar en la salida del lunes, el martes decidí tomármelo con calma y no salir a entrenar por el mediodía y sí salir a dar una vuelta con Almudena después de las clases de portugués.



Después de mucho tiempo sin tocar la bicicleta, parece que vuelve a tener un poco de interés, el domingo fué a por su btt a casa de sus padres y se vino a casa con ella, el lunes hizo un poco de spinning y el martes logramos hacer 14km por el carril bici sin cansarse mucho. No fuimos muy rápido, pero algo es algo, a ver si le da un poco de continuidad y la vemos el año que viene en el Open, jeje!



Ayer sí me tocaba salir a entrenar, en principio 3 horas, afrontando los repechos de menos a más, acabándolos a sprint y lanzando la bici a tope en la baja, para luego ir recuperando hasta el siguiente repecho en el que habría que repetir la misma operación.

Durante las dos primeras horas, sin problemas, todo iba como se esperaba. Muy buen ritmo pese al ligero viento desfavorable, siempre por encima de los 30km/h de media, teniendo cerca de 30km al final de la ruta con viento favorable y terreno muy bueno para rodar fuerte. Sin embargo... tuve una petada como no recuerdo haber tenido en bicicleta.


Aliseda-Ex100

Antes de petar, ya noté que cada vez tosía más y me costaba más respirar, pero podía mantener el ritmo sin problemas y me sentía con fuerza. De repente tras coronar un repecho, lancé la bici en la bajada, pero como daba el viento un poco de cara, empecé notar que me costaba mover el desarrollo y mantener el ritmo, cada vez un poco más, hasta el siguiente repecho donde en vez de ir de menos a más, fui de menos a menos, encendiéndose todas las alarmas y teniendo que bajar la velocidad a límites insospechados. Me quedaban 26-27km y no podía dar pedales, notaba que tenía fuerzas en las piernas, pero no lograba trasmitirlas a los pedales. Así fueron pasando los kilómetros cada vez a peor, cuanto más me acercaba a Cáceres más me costaba avanzar. Paré a comer y beber en una gasolinera, pero ni por esas, no tenía nada que ver con eso, sino por los efectos de las pastillas o del polen. Finalmente pude llegar a casa, había recorrido los últimos 26-27km en más de 1h30m, increible, una petada en toda regla.

2 comentarios:

Nevado dijo...

Mucho ánimo Ángel, ya verás que cuando pase todo esto seguro que vas a andar como un tiro!!!

Un saludo

Andeza dijo...

Pues que se de prisa que las dos próximas semanas tengo las dos última carreras y no quiero ir como un tiro en la temporada de descanso. jeje! Gracias, Jorge! Por cierto, felicidades por ese tiempazo en "Los Lagos", el año que viene a petarlo en "Senior". ;)