sábado, 15 de enero de 2011

La prueba de esfuerzo.

Esta semana me la había planteado de recuperación tras los esfuerzos de las últimas semanas. Iban a ser un par de salidas, aderezadas con un par de días de musculación y uno de descanso total. Así llegaría al fin de semana, donde las cosas se pondrían un poco más serias, un poco más fresco de lo normal.

Pero como las cosas no siempre son lineales y tal cual se plantean inicialmente... Mi amigo, y compañero de equipo, Ángel (ver su blog), movió los hilos necesarios para formalizar una cita express en la Facultad de Ciencias del Deporte de Cáceres para realizarme una prueba de esfuerzo y pasar así el reconocimiento médico que completara los requisitos para sacarme la licencia federativa de cara al inminente inicio de temporada. Así el día señalado para la prueba sería el jueves 13 a las 11 de la mañana.

Con la prueba de esfuerzo concertada, el miércoles tocaría descanso total y el jueves a darle fuerte a los pedales.

Pero... ¿QUÉ ES UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

Digamos que para empezar es un reconocimiento médico, y para finalizar un chequeo práctico deportivo. En los últimos años cada vez suena con más fuerza en el mundo del deporte este tipo de pruebas en el que un médico deportivo te da el visto bueno para la práctica de nuestro deporte y unas directrices de cómo deberíamos hacerlo.

¿DE QUÉ CONSTA UNA PRUEBA DE ESFUERZO?

En otras pruebas no lo se, por eso voy a detallar en lo que consistió la que realicé el pasado jueves.

En primer lugar, llegamos Ángel y yo al Departamento de Fisiología de la Facultad cargados con la bici y "MI MOCHILAAAA". Si quieres hacerlo con tu bici, la tienes que llevar, sino a correr en la cinta. Después de las presentaciones y saludos, a la tarea.

PRIMERO. RECONOCIMIENTO MÉDICO:

Tronco bici y yo.
Tallaje y pesaje, 1,82m, 75kg (el desayuno y el agua que he bebido me pesa un poquito más que en casa, jeje). Toma de tensión, pruebas de elasticidad, espirometría, electrocardiograma, medida de los pliegues grasos (alguno que otro me encontró), medidas variadas: gemelo, biceps,... Todo correcto. De momento vamos pasando la prueba.

Mientras tanto, Angel ayuda a Carmen (quien me iba a realizar la prueba de esfuerzo) a montar la bici en el rodillo (sí, otra vez rodillo, jeje) donde pasaré inmediatamente a realizar la prueba. El rodillo pese a parecer nada del otro mundo, ya lo quisiera yo en mi casa, la bici rueda que da gusto y el tener todos los datos en pantalla...



SEGUNDA FASE. CALENTAMIENTO.
Calentando.
Una vez pasado el reconocimiento, es hora de empezar a dar pedales. Voy para el rodillo y me subo a la bici para sudar un rato. Mientras se prepara la máquina y caliento yo, me plantan 100 Watios y a rodar suavemente unos 20-30 minutos sin aparatejos enchufados, ni máscara colocada ni nada. Así sí que se puede hacer una prueba, no con todos los chismes puestos. jeje! De charleta, con mi compi haciendo aguador y Carmencita haciéndome más amenos el rato, contándonos historias, se pasa el calentamiento y la prueba está a punto de comenzar.

TERCERA FASE. PRUEBA DE ESFUERZO.

Dando el callo.
Sin bajarme de la bici, Carmen comienza a colocarme cosas, primero me monitoriza el pulso, enchufa el rodillo al ordenador, y por último me coloca la tan querida máscara de plástico que te deja respirar tan bien mientras estas echando el hígado sobre la bici (como agobia la jodía). 

Una vez todo en su sitio... 100 watios y dos minutos por delantes...125w y 2 minutos más, 150w, 175w, 200w, la cosa se va poniendo calentita, el público animando desde el principio, vamos campeón que enganchas con el grupo, venga que tienes los coches ahí al lado, que esto es coronar y ya está.... 225, 250, y así van pasando los minutos y los watios hasta que te encuentras de sopetón con la gran petada, la mente te dice que es el momento de soltarte, de dejar de trabajar caldo de la mascarillas de las narices y prueba de esfuerzo finalizada. Máscara y aparatejos fuera y a pedalear tranquilo para volver a la calma.

CUARTA FASE. ÚLTIMAS CUESTIONES Y REVISIÓN DE ANALÍTICA.

Ya con el pulso recuperado, parado de sudar y con la ropa puesta, últimas cuestiones, kilómetros realizados al año, antecedentes, comprobación de últimas medidas físicas, comprobación del pulso,... revisión y explicación de algunos parámetros de la analítica y una vez obtenido el visto bueno... Buenos deseos, recogida de bártulos y hasta la próxima.

La semana que viene me mandarán los resultados y veremos si con los nuevos datos y consejos de entrenamiento podremos seguir mejorando.

!E é todo! ¡Boa noite!

Agradecer a Ángel, a su amigo Paco, por conseguirme la cita en tan poco tiempo y a Carmen por su buen trato durante la prueba. Fue un placer y una buena paliza. ;)

No hay comentarios: